Miércoles 17 Diciembre de 2014
 
Programa de estancias infantiles, opción para madres trabajadoras
En la actualidad ofrecen sus servicios en 59 de los 113 municipios del estado con una totalidad de 317 de estos centros
Omar Arriaga Garcés
Lunes 22 de Diciembre de 2008 • Enviar nota    • Imprimir

Para apoyar a madres que no tienen la posibilidad de cuidar a sus hijos al irse al trabajo, el gobierno federal implementó desde 2007 un programa de guarderías y estancias infantiles que, en la actualidad, ofrece sus servicios en 59 de los 113 municipios del estado de Michoacán, con una totalidad de 317 de estos centros.

Desde 2007, el gobierno federal, encabezado por el presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, se dio a la tarea de implementar, a través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), el Programa Guarderías y Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras, toda vez que la mayoría de las “mamás que trabajan no tienen prestaciones y no pueden hacer uso de las guarderías del IMSS por no cotizar dentro del mismo”, señaló Ofelia Martínez Alvarado, coordinadora estatal del programa.

En el estado de Michoacán el programa arrancó el año pasado con cero guarderías durante el mes de enero, y para principios de 2008 se tenía ya un número de 223 guarderías, la cuales operaban en 44 municipios, atendiendo a un promedio de cuatro mil 500 niños, cuya inversión fue de 22 millones y medio de pesos.

Durante 2008, el programa ha recibido 650 solicitudes para instalar guarderías o estancias infantiles, de las que 350 quedaron pendientes al agotarse los recursos. No obstante, el número se ha incrementado considerablemente, pues al día de hoy existen en el estado 317 guarderías que atienden a ocho mil 253 niños en 59 municipios.

El presupuesto con el que el Programa Guarderías y Estancias Infantiles inició actividades en 2008 fue de 52 millones de pesos, cifra que, debido a la alta demanda por parte de las madres trabajadoras para abrir nuevos centros, llegó a poco menos de 100 millones.

Se tiene contemplado que para 2009 la cantidad de estancias infantiles no aumente mucho, ya que el presupuesto inicial que se requiere para que las ya existentes cubran sus gastos de operación es de al menos 72 millones de pesos, con un promedio de seis millones por mes: “Si no nos dan ese presupuesto, estaremos en un gran problema”, indicó Martínez Alvarado.

Asimismo, explicó para Cambio de Michoacán los requisitos que deben cumplirse para instalar estos centros, comenzando con una valoración del lugar y su ubicación, tomando en cuenta que la guardería que se pretende emplazar no se halle muy cerca de alguna que ya opere; además de que debe tener cierto número de niños para que las estancias sean viables económicamente, toda vez que durante el 2007 se abrieron algunas muy cercanas entre sí, cuestión que no establecía la normatividad de ese año.

Posterior a ello se le aplica una evaluación a la persona que se va a hacer cargo de la estancia llamada “prueba de la tutora recibiente”, que consiste en una evaluación psicológica, diseñada específicamente para el programa por un despacho de especialistas en la materia.

Si la responsable acredita esta evaluación, el proceso de apertura continúa con una visita física de personal del programa para valorar la vivienda y ver el estado de los espacios propuestos para la estancia. El fallo que se puede dar es que el inmueble es viable, con adecuaciones para que sean atendidos los menores y no corran riesgos, o definitivamente inviable.

Al aprobar estos nuevos requisitos, la responsable debe tomar una serie de cursos de capacitación básica, de reglas de operación del programa, cuidados de los niños, su alimentación, primeros auxilios, así como de actividades recreativas a realizar con los menores y las formas de evitar el maltrato infantil y detectarlo; todo esto, antes de abrir la estancia.

Ya con la acreditación de estos cursos se da la entrega de presupuesto para las adecuaciones de la guardería, se entregan los recursos necesarios para su operación y se firma un convenio, tras lo cual, personal del programa efectúa otra visita de verificación para constatar que el equipamiento de la misma sea el correcto y que se hayan realizado, en efecto, las adecuaciones.

Posteriormente viene la asistencia de los niños, cuyas madres han realizado una solicitud previa de ingreso y se efectúa el pago mes a mes que se le hace a la encargada de la estancia infantil.

Las condiciones físicas de estos lugares varían mucho entre sí por el concepto de los mismos, instalándose generalmente en casas-habitación, pueden tener jardín, juegos, o ubicarse en espacios cerrados. No obstante, deben contar con todos los servicios, así como con cocina, baño, y dos espacios físicos por niño.

Al no tratarse de una guardería en el sentido tradicional, sino más bien de una estancia para los infantes, éstas ofrecen otros beneficios, como el llegar a diferentes tipos de poblaciones a los que a veces no se pueden llegar las guarderías del IMSS, que en el estado son apenas 39.

El concepto al que obedece el programa es simple: una persona que lo desee puede autoemplearse, atendiendo hasta diez niños que sean vecinos de su colonia, permitiendo de este modo que otras madres se vayan a trabajar. Si el número de niños aumenta debe haber al menos una asistente por cada ocho menores.

Para dejar a sus hijos en estas estancias, las mamás trabajadoras deben cubrir una cuota de corresponsabilidad con el programa, la cual varía dependiendo de la propia estancia, ya que la responsable es la que fija la asignación. El promedio en el estado es de mil pesos, de los que Sedesol otorga 450, 600 ó 700 pesos por el cuidado del niño para que la mamá cubra la diferencia.

La variación entre lo que la madre debe pagar depende del estudio socioeconómico que se aplica a las familias, que contempla los ingresos del hogar. Aparte, se contabilizan las asistencias que los menores tienen durante el mes y se fija la tarifa para estos centros que atienden a menores de uno a tres años de edad con once meses.

Cabe señalar que las bases de operación señaladas son las de 2008 y perderán vigencia en poco más de una semana, aunque se espera que no sea muy distinto el modo en que operen el año entrante.

Lo que sin lugar a dudas cambiará, como lo señaló la coordinadora estatal del Programa Guarderías y Estancias Infantiles, es el incremento que se sostuvo hasta la mitad del 2008, año en que el programa se propuso llegar a lugares donde no había estancias, para evitar que éstas cerraran por deserción o poca demanda.

El concepto de las estancias infantiles ha conquistado gran éxito entre la población, al grado de que ya hay personas que empiezan a construir espacios determinados para este fin, señaló Ofelia Martínez Alvarado, quien expresó su deseo de “tener presencia en todos los municipios”.

Por el programa pasaron alrededor de trece mil niños, si bien continuaron vigentes ocho mil 253. En una encuesta nacional, efectuada por la Sedesol, las responsables del programa otorgaron una calificación de nueve a la calidad del mismo, en tanto que las madres trabajadoras dieron un 9.4.

Durante 2008 solamente dos estancias cerraron sus puertas: la primera, en Morelia, por presentar un bajo índice de asistencia de infantes, y la segunda, en La Piedad, por motivos personales de la responsable que se fue a estudiar al extranjero.

A nivel municipal, Cuauhtémoc Solchaga, titular de la Secretaría de Desarrollo Social, señaló que no hay guarderías, ni guarderías participativas con el programa de estancias infantiles: “Todavía estamos haciendo una propuesta para ver de qué manera podemos ingresar al programa el próximo año en coordinación con los gobiernos federal y estatal”, dijo.

Por parte del IMSS son 39 las guarderías que hay en el estado, de las que 19 se concentran en la capital. Fabio Rosales, coordinador de Comunicación Social de la Delegación del IMSS en Michoacán, expuso que éstas ofrecen una atención integral que “va desde los 40 días de nacido a los cuatro años de edad, lo que incluye servicios médicos, educativo, de recreación y de salud.

También indicó que el servicio se extiende a los hijos de las madres trabajadoras que coticen en el IMSS o a un padre viudo a divorciado, que asimismo también lo haga. Pese a la diferencia en el número de centros entre el programa de estancias infantiles y las guarderías del IMSS, estas últimas atienden un total cinco mil 630 niños, con un costo de tres mil 600 pesos por niño mensualmente.

Las guarderías del IMSS son de tres tipos: ordinarias, de las que hay tres en el estado y las cuales son operadas por personal del instituto; de filial comunitaria, con 35 en Michoacán, que son administradas por particulares a los que, a su vez, inspecciona personal del Seguro Social; y las de campo, con sólo una en el estado, en el municipio de Tuxpan, que cuida a los niños de personas que trabajen en labores agrícolas.

Para 2009 se instalarán en Michoacán cuatro nuevas guarderías del IMSS, tres en Morelia y una en Uruapan, con lo que el número de infantes atendidos se disparará notablemente.

Es de resaltar el hecho de que una de las guarderías que se instalarán en Morelia, la que estará situada en el número 60 de la Privada Niños Héroes-Batallón de Matamoros, en la colonia Chapultepec Sur, será la primera Guardería Integradora del Estado, quinta a nivel nacional, que tendrá un cupo para 300 infantes, 50 de ellos con discapacidad.

Asimismo, Rosales destacó que cuatro de las guarderías del IMSS cuentan con el Sistema de Calidad ISO 9001, 2000.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus


El concepto de las estancias infantiles ha conquistado gran éxito entre la población, al grado de que ya hay personas que empiezan a construir espacios determinados para este fin.
El concepto de las estancias infantiles ha conquistado gran éxito entre la población, al grado de que ya hay personas que empiezan a construir espacios determinados para este fin. (2008-12-22)


© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados