Jueves 24 Abril de 2014
  ATANDO CABOS
MORELIA
Sistema de gestión ambiental municipal
La finalidad de la gestión ambiental es impulsar procesos de cambio y transformación política, social, económica e institucional, para que la calidad de vida ciudadana sea una tendencia de mejora continua
Javier López Osorio
Miércoles 22 de Agosto de 2007 • Enviar nota    • Imprimir

¿Qué es la riqueza? Nada, si no se gasta;nada, si se malgasta.
André Breton

La gestión ambiental es un proceso para alcanzar un aprovechamiento óptimo de la oferta ambiental existente en el municipio, y minimizar al mismo tiem-
po los impactos ambientales negativos, asociados a las acciones de desarrollo de su territorio. Sus principales componentes son la política, el derecho y la administración ambientales. La gestión ambiental es principalmente una función pública, sin embargo no es una función exclusivamente pública ya que debiera existir una corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil.
La finalidad de la gestión ambiental es impulsar procesos de cambio y transformación política, social, económica e institucional, que se exigen constitucionalmente, para que la calidad de vida ciudadana sea una tendencia de mejora continua, además de promover el desarrollo sociocultural y económico a nivel regional y local, regulando el uso de los recursos para que su riqueza sea bien utilizada y distribuida, alentando los esfuerzos de cooperación social y corresponsabilidad en favor de acciones de conservación de los recursos naturales y la protección del ambiente, haciendo los arreglos institucionales pertinentes para regular y fomentar, bajo reglas acordadas en común, la participación ciudadana.
Para ello existe una metodología preestablecida para el diseño y operación del Sistema Municipal de Gestión Ambiental (Sigam), que es un conjunto de elementos administrativos y normativos que dentro de la estructura orgánica del municipio llevarán a cabo la formulación de la planeación y la instrumentación, control, evaluación y seguimiento de las acciones de protección y conservación del ambiente, y de manejo adecuado de los recursos naturales, en coordinación con las instancias estatales y federales y con el sector social organizado del municipio. Existiendo recursos económicos para ello.
El Sigam se organiza para llevar a cabo las acciones en materia de protección y restauración ambiental, así como el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, siendo conveniente que los municipios organicen su sistema de gestión tomando en consideración: su estructura administrativa; el personal disponible; los tipos de ecosistemas de la región, el tipo de problemas y oportunidades ambientales y el modo en que los grupos sociales pueden participar en el manejo, conservación y preservación del medio ambiente.
Existiendo -cuando menos- las siguientes instancias que deberían participar en su diseño y aplicación, a saber:
1. La autoridad encargada del diseño y aplicación de la política ambiental que recae en el presidente municipal.
2. La unidad operativa encargada de elaborar y reglamentar la política ecológica municipal. Encabezada por uno o más de los Regidores, quien se coordinarían con el Cabildo.
3. Los órganos de participación ciudadana, a través de los cuales la comunidad participa en la toma de decisiones en materia de política ambiental.
4. Un órgano mixto descentralizado que procura la obtención de recursos y apoyos que demanda el cuidado ambiental. Con participación tripartita; gobierno, IP y sociedad.

En este sentido, el municipio podrá diseñar programas que respondan a las atribuciones que éste tiene conferidas conforme al actual marco de descentralización de la gestión ambiental, como son:

- Gestión del agua, aire y tierra. Regular el servicio público de alcantarillado y tratamiento de aguas residuales. Prevenir y controlar la contaminación de aguas, de conformidad a las disposiciones legales en la materia. Regular la planeación urbana y los cambios de uso del suelo.
- Gestión de residuos sólidos. Vigilar las actividades altamente riesgosas. Autorizar el funcionamiento de los sistemas de manejo integral de los residuos sólidos domésticos y otros considerados no peligrosos. Establecer medidas de control y seguridad para realizar tareas de inspección y vigilancia; ordenar el decomiso de materiales o sustancias contaminantes, clausura temporal, parcial o total, de las fuentes contaminantes.
- Gestión de flora y fauna silvestres. Participar en la protección, investigación y preservación de la flora y fauna silvestres en el nivel local, y en el control y supervisión de las especies amenazadas y en peligro de extinción.
- Gestión de la biodiversidad y áreas naturales protegidas. Creación y administración de zonas de conservación ecológica de los centros de población, parques urbanos, jardines públicos y demás áreas análogas previstas por la legislación local.

Y la gestión de otros aspectos generales como:

- Fijar y aplicar medidas de prevención y control de emergencias ecológicas.
- Regular las licencias de construcción para impedir impacto negativo al ambiente.
- Preservar, restaurar y proteger las áreas urbanas como son: parques y jardines, calles, mercados, cementerios, rastro, sistemas de transporte y reforestación.
- Evaluar el impacto ambiental.
- Proteger los parques urbanos y las zonas sujetas a conservación ecológica.
- Atender la emisión de ruidos, vibraciones, energía térmica, lumínica, olores perjudiciales al ambiente, emitida por fuentes fijas o móviles en establecimientos industriales, comercio o de servicios.
- Crear y administrar museos, zoológicos, jardines botánicos y otras instalaciones para promover la educación ambiental y la conciencia ecológica.
- Elaborar el ordenamiento ecológico territorial.
- Ordenando las actividades económicas en el municipio que no afecte al ambiente.
- Promover que la industria, comercio y de servicios instalen equipos de control de contaminantes.
- Vigilar y regular el transporte público y vehículos oficiales para que no contaminen.
- Impulsar y normar la participación ciudadana en la solución de los problemas.
- Atender la denuncia popular o dar seguimiento cuando sean de competencia estatal o federal, según lo establezca la ley.
- Disponer en el Bando de Policía y Buen Gobierno sanciones a los delitos ambientales.

Cabos sueltos

¿Quién parará esta locura? No bastó que el Ayuntamiento moreliano «donara» un predio del mil 200 metros cuadrados, del Bosque de San Pedro (Bosque Cuauhtémoc) a un particular -Arturo Magaña Medina-, por la cantidad de 500 mil pesos, ahora se ha empeñado en gastar dinero del erario en una supuesta remodelación que da al traste con la fisonomía y función social de ese bello parque urbano. Como lo podemos constatar en las realizadas en plazas públicas. La aparente eficiencia empresarial de los «administradores» de Morelia deja muchas dudas y sí para ellos jugosas ganancias, explotando ahora, no a los trabajadores, sino las propiedades de los morelianos. Las necesidades de servicios públicos en colonias populares y tenencias de Morelia pueden esperar, ¿verdad? Quién parará esta locura… parará.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus




© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados