Sábado 12 Julio de 2014
  Historia
LA PIEDAD
Exhibirán leyenda de la imagen del Señor de La Piedad
Que la gente conozca el árbol en cuya madera fue encontrada la imagen del santo patrono, el objetivo: Yadira Rodríguez, la bari purépecha
María Trinidad Zaragoza
Martes 16 de Enero de 2007 • Enviar nota    • Imprimir

Con el objetivo de que la ciudadanía conozca un poco más acerca de la procedencia de la imagen del Señor de La Piedad, instalarán en el atrio del templo mayor, un tepame con una leyenda que indique cómo apareció la sagrada imagen.

Lo anterior, dijo Yadira Rodríguez, la bari purépecha, con el objetivo de que la gente conozca el árbol en cuya madera fue encontrada la imagen del santo patrono de La Piedad.

Indicó que el árbol del tepame es muy peculiar y se caracteriza por la calidad de la madera, además de que posee unas hojas que abren a la claridad del sol y se ocultan al atardecer.

Yadira Rodríguez señaló que esta idea surgió a raíz de que la mayoría de los piedadenses desconocen el árbol en el que se plasmó la sagrada imagen del Señor de La Piedad y para que lo ubiquen y conozcan un poco más de la historia se mostrará en una especie de monumento que contenga una leyenda.

Repuso que este proyecto ya fue llevado ante las autoridades de la Iglesia y una vez que en ese seno lo aprueben, de inmediato se instalará para atractivo del turismo en esta localidad.

Expuso que se pretendía estuviera listo este trabajo para las fiestas patronales que recién concluyeron, sin embargo no fue posible pero afirmó que a más tardar en un mes estarían concretando el proyecto.

Historia

A las orillas del Río Grande, a la parte del oriente de La Huerta (municipio de Yurécuaro), se deja ver en aquel monte un corto collado no muy distante de las casas, llegaron a él los enviados Juan de la Cruz y Juan de Aparicio y se encontraron luego con un tronco o frútex especie de espino que llaman tepame. Tenía poco más de una vara de altura, se abrazó a él Juan de Aparicio y a pocos impulsos que hizo se aflojó de la tierra y se le vino a los brazos, como que a él venía.

Luego Juan Aparicio lo pasó a los brazos de Juan de la Cruz, quien cargando con él en sus hombros lo trajo hasta su casa para utilizarlo como leña.

Llegaron los expresados Juanes con su tronco al hombro y hallaron en medio del patio de su casa una hoguera de trozos varios de madera y lo arrojaron en medio de las llamas.

Enseguida entraron a la sala a gozar del festín de los pastores y pasado algún tiempo salió Aparicio a calentarse al calor del fuego de la luminaria y observó, que así los primeros trozos, como otros que echaron después estaban convertidos en brasas ardientes y que el tepame estaba sin quemarse y sólo se le habían quemado algunas ramas y por una punta estaba chamuscado.

Lo sacó del fuego y lo tiró a un lado y tomando el hacha para trozarlo de por medio, tiró el golpe y al mismo impulso que hizo se le fue el filo por el lado derecho y arrancándole la corteza del medio lado, se descubrió medio cuerpo o un tanto de la efigie.

Quedó absorto a la vista de tanto prodigio, quitó con sus manos el resto de la cáscara y se descubrió un pie, luego quitando toda la corteza del madero descubrió una imagen de un Señor crucificado, como se ve hasta hoy en el santuario que fue edificado a su nombre en Aramutarillo (hoy La Piedad).

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus




© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados