Lunes 28 Julio de 2014
  Ola de violencia
MORELIA
Ejecutan a 2 sujetos en Zamora
En los instantes en que se desplazaban a bordo de una motocicleta fueron baleadas las víctimas por un comando armado que logró huir
Marco Antonio Duarte
Sábado 12 de Agosto de 2006 • Enviar nota    • Imprimir

En los instantes en que se desplazaban a bordo de una motocicleta en la ciudad de Zamora, dos hombres fueron ejecutados a balazos ayer por un comando armado que logró huir; una de las víctimas es propietario de un lote de vehículos donde en el mes de junio supuestos sicarios asesinaron a tres individuos que ahí jugaban dominó.

Este crimen, de acuerdo a las investigaciones que desarrollan en conjunto las procuradurías de Justicia de Michoacán y Jalisco, así como la General de la República, tiene relación con catorce homicidios más perpetrados en tres acciones diferentes desde noviembre del 2005 a la fecha en la zona limítrofe de Michoacán y Jalisco; los ahora extintos son familiares entre sí.

Doble ejecución

Eran las 08:30 horas cuando las víctimas identificadas como Pedro Valencia Ochoa y Luis Armando Morales Pimentel, de 58 y 33 años de edad, respectivamente, se desplazaban por vialidades de la colonia Las Fuentes en el municipio de Zamora, a bordo de una motocicleta marca Scober Baj, de color azul y con matrícula de circulación número JTD-68.

Sin embargo, al llegar a la intersección que forman la Avenida del Bosque y la calle Obrero, a las afueras de la delegación de la Unidad Estatal de Protección Civil, un comando armado que viajaba a bordo de una camioneta marca Jeep, tipo Liberty color negro, disparó rifles de alto poder contra los infortunados, quienes perdieron el equilibrio y cayeron mal heridos.

Luego de ello los presuntos asesinos a sueldo huyeron, mientras que paramédicos que atestiguaron el suceso de inmediato auxiliaron a los lesionados, quienes murieron segundos después.

Valencia Ochoa recibió siete impactos en el tórax, extremidades superiores e inferiores, mientras que Morales Pimentel fue el blanco de seis balas que le perforaron la caja torácica, los brazos y pies.

En la escena del crimen peritos en criminalística localizaron 16 casquillos percutidos calibres .223 –AR-15- y 7.62 –AK-47-. La fiscalía estatal integró la averiguación previa penal número 219/2006-IV.

Crímenes relacionados

El 20 de noviembre del 2005, los cadáveres de cuatro hombres aparecieron torturados, maniatados, con el tiro de gracia y cubiertos bajo ramas de pino en las inmediaciones de la comunidad de Tizapán, en el estado de Jalisco.

Ese mismo día, cinco cuerpos más con las mismas características fueron encontrados en el interior de una camioneta marca Jeep, tipo Cherokee, color vino y sin placas de circulación, estacionada sobre una brecha en el poblado de Mazamitla, del referido estado.

Sin embargo, siete de de los nueve infortunados eran parientes entre sí y fueron identificados como José Valencia Chávez, padre de Ramiro, Guadalupe y Gustavo Valencia Andrade, quienes a su vez eran primos de Luis Armando Valencia Barajas y Jaime Eduardo Barbosa Valencia; todos eran originarios del municipio de Zamora.

No obstante, dos cuerpos más corresponden a Luis García Romero y Eduardo Alvarado Morales, el noveno permanece sin identificar. José Valencia Chávez fue detenido en marzo del 2005 en Washington, Estados Unidos, acusado del homicidio de Maricela Pulido Álvarez cometido en el municipio de Coalcomán, en Michoacán; luego de varias diligencias fue dejado en libertad.

En otro hecho registrado el miércoles 23 de noviembre de 2005 fue ejecutado a balazos Jesús González Islas, en la comunidad jalisciense de La Manzanilla, cerca de Mazamitla, él era cuñado, yerno y primo de los seis extintos de la familia Valencia asesinados el 20 de noviembre.

Ya en 2006 y durante el miércoles 25 de enero fue asesinado a balazos en la colonia Jardines de Catedral, en Zamora, Michoacán, Carlos Alberto Barbosa Valencia, de 24 años de edad y apodado como El Kiny, quien era hermano de Jaime Eduardo Barbosa Valencia, asesinado el 20 de abril de 2005.

Empero, el 19 de junio del 2006 cuatro sujetos vestidos de negro y armados con rifles de asalto AK-47 y AR-15 asesinaron a José Ignacio Orozco Torres, Reynaldo Rodríguez Mendoza e Isidro Orozco Orozco, de 63, 50 y 60, quienes jugaban dominó en un lote de autos ubicado en la Avenida del Bosque, en la colonia Jacinto López de Zamora, propiedad de Pedro Valencia.

Los presumibles sicarios hirieron también a Santos Chávez Barajas, de 50 años de edad, para luego darse a la fuga a bordo de una camioneta marca Jeep, tipo Liberty, color gris y con matrículas tapatías.

La fiscalía estatal informó que en el lugar fueron encontrados 50 cascajos percutidos calibre .223 –AR 15- y 7.62 -AK 47-, esparcidos en un radio de 20 metros; también confirmó que el ataque iba dirigido contra Pedro Valencia, quien en esos momentos no se encontraba en su negocio.

Es de citar que Santos Chávez es pariente de los siete integrantes de la familia Valencia asesinados en la zona limítrofe entre Michoacán y Jalisco.

Catean fincas

Luego de las múltiples ejecuciones en Jalisco, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco cateó las fincas marcadas con los números 72 y 73 de la calle Bellavista, en la comunidad de Tesistán, en el municipio de Zapopan; ambas propiedad de Luis García Romero, ejecutado el 20 de abril de este año.

En la primera finca, con una extensión de 17 por 50 metros, autoridades encontraron mil 170 cartuchos útiles de diversos calibres, un rifle de asalto y una camioneta.

En el segundo inmueble, con extensión de dos hectáreas, los representantes de la ley localizaron tres prensas hidráulicas, un sinnúmero de latas de acero -chileras-, una fotocopiadora, rollos de cinta color canela y transparente, así como etiquetas de una marca comercial de productos de tomate.

Ahí también fueron encontrados residuos de marihuana, un tambo con ácido clorhídrico, una caja con efedrina, seis vehículos y dos motocicletas.

Las autoridades investigan la posibilidad de que diversas drogas eran empacadas dentro de las latas para ser trasladadas al vecino país del norte.

Las investigaciones de la fiscalía jalisciense permitieron también el arresto de Antonio Villanueva Madriz, quincuagenario velador de un conjunto de cabañas de la comunidad de El Encinal, donde presuntamente fueron asesinados los miembros de la familia Valencia. Villanueva Madriz, al ser interrogado reveló que el 18 de marzo del 2005 el dueño del lugar -identidad no revelada por las autoridades-, le indicó que iba a «haber fiesta» en las cabañas, utilizando la frase para advertir al hombre de múltiples ejecuciones.

Sin embargo, un día después el ahora detenido agregó que varios individuos llegaron a las cabañas, donde escuchó diversas detonaciones de arma de fuego y posteriormente encontró varios cadáveres que, por órdenes de su jefe, subió a una camioneta que abandonó en la comunidad de Mazamitla.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus




© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados