Jueves 17 Abril de 2014
 
Los antivalores que se inculcan en el hogar
Viridiana López
Domingo 6 de Agosto de 2006 • Enviar nota    • Imprimir

Entre otros significados la palabra valor, según la Real Academia Española y su diccionario, indican, «cualidad del ánimo, que mueve a acometer resueltamente grandes empresas y a arrostrar los peligros», y en sentido peyorativo señala, «denotando osadía, y hasta desvergüenza. ¿Cómo tienes valor para eso? Tuvo valor de negarlo», pero la palabra antivalor no existe, a pesar de ello es un término que usualmente se utiliza para expresar la falta de valores, que la sociedad señala no tienen los jóvenes en estos tiempos.



Precisamente en esta edición platicamos con varios jóvenes de la capital del estado, en torno a los antivalores que se inculcan en el hogar.



El primero en opinar fue Samuel Cintora, empleado de una importante compañía refresquera, «lo que los genera es que los padres desde chicos le van inculcando a uno malas cosas, de que no hagas esto, no lo hace uno», situación que a la larga puede traer consecuencias que los jóvenes crezcan con desobediencia «que hagan lo que quieren».



Y es que para este joven de 23 años de edad, los antivalores llevados como una forma de vida llevan «algunas veces al reformatorio, a la cárcel, la calle, cosas así».



Por su parte Herwin Zamora, un estudiante de 20 años de edad, destacó que es a través del ejemplo como se inculcan y transmiten los antivalores, ocasionados por «los padres de familia, la sociedad». Mientras así opina Herwin, una amiga de él, Esmeralda Ángeles, consideró que «el alcoholismo, la drogadicción en algún miembro de la familia».



Al abundar en torno a las consecuencias generadas por los antivalores, Herwin comentó «que una familia se destruya, se puede destruirse una familia completa».



Por su parte Esmeralda externó: «La delincuencia en los jóvenes, también se ve mucho la prostitución».



Para precisar más lo que ocurre una vez que los antivalores están sembrados en un hogar, Herwin Zamora relató un lamentable caso en el que ahora son evidentes las consecuencias que esto ha traído, «ahorita una familia se está destruyendo porque no hubo respeto desde esposo a esposa y ahorita no hay respeto de hijos a padres y de hermanos a hermanas, ahora la familia está por un lado el papá, por otro la mamá y los hijos a la voluntad de Dios».



Previo a esta historia, Esmeralda Ángeles aclaró que el alcoholismo y la drogadicción son dos antivalores aceptados socialmente.



En un recorrido por los portales de la ciudad de Morelia, Laura Magaña Flores se encontraba acompañada de su hermano, frente a un puesto de periódicos, lugar en donde vertió su opinión con esta reportera con relación al tema, «se inculcan con el ejemplo, si los padres dan los valores o los realizan con eso es más suficiente para que los hijos los sigan».



Para Magaña Flores, el estilo de vida que lleva una familia influye para que los jóvenes crezcan con valores o con antivalores, «a veces también la situación económica en la que vivan las personas, porque muchas veces la situación hace que hagan cosas indebidas y eso afecta los valores de las personas», acciones que traen por consecuencia que «los hijos se refugien en las drogas, que roben, que lastimen a la gente y dañen a las personas». Tras hacer estos señalamientos la joven de 23 años se enorgulleció de su familia al indicar, «en mi casa hay puros valores buenos».



María Elena Gómez es una estudiante de 19 años de edad, quien al igual que los entrevistados anteriores dio su punto de vista en torno a cómo se inculcan los antivalores en el hogar, «con el ejemplo, más que nada, por ejemplo si tienes un padre golpeador, pues es lógico que tú como hijo vas a seguir su ejemplo, a lo mejor inconscientemente, yo digo que con el ejemplo nace todo lo que se puede inculcar».



Estas situaciones, dijo María Elena, se generan por una cadena cuyo ejemplo se transmite de una generación a otra, sin embargo los jóvenes hoy en día poseen criterios para discernir lo que les conviene de lo que no, «a lo mejor yo quiero algo mejor para mí y por lo mismo no voy a fomentar estos malos ejemplos o antivalores, para poder llevar yo una vida tranquila y llevar al país a un mejor desarrollo».

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus




© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados