Sábado 26 Julio de 2014
 
En México, mil mujeres al día son víctimas de la violencia
Redacción
Domingo 2 de Enero de 2011 • Enviar nota    • Imprimir

México, Distrito Federal.- Más de 365 mil mujeres fueron víctimas de la violencia durante el año pasado; de ellas, al menos 65 mil tuvieron que ser hospitalizadas por la gravedad de sus lesiones en alguno de los tres sistemas de salud pública: IMSS, ISSSTE o Salubridad, de acuerdo con cálculos de organizaciones civiles y de apoyo a víctimas.

Asimismo, estudios y estadísticas tanto del gobierno como de organismos internacionales, como el Banco Mundial, documentan los altos índices de agresión y maltrato hacia las mujeres en el país, aunque el porcentaje de denuncia sigue siendo bajo.

Según el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve), cada 15 minutos una mujer es agredida y cada 35 minutos una pide ayuda. En tanto, el Instituto Nacional de las Mujeres reporta que cada 24 horas mueren seis mexicanas por violencia, cuatro por homicidio y dos por suicidio.

La Línea Pro Ayuda a la Mujer recibe un promedio de 100 llamadas diarias, a causa de la violencia. Tan sólo en 2010 “recibimos un total de 26 mil 813”, afirmó Mariana Baños, directora general de la Fundación Origen.

“Las cifras que se nos presentan parecen indicar que la violencia va en aumento, aunque queremos atribuirlas a que hoy las mujeres tienen más información y conocen las distintas alternativas para pedir ayuda y eso las lleva a romper más el silencio, a recurrir más a instancias a solicitar apoyo o a levantar denuncias”, explicó.

La mayor proporción de personas receptoras de violencia física son las mujeres, con 61.4% de los casos, según la Encuesta Nacional de Violencia en el Noviazgo 2007. Las edades más comunes para sufrir agresiones o maltrato son de 5 a 19 años y de 20 a 44 años, es decir, cuando se es hija y cuando se es pareja.

A la que agreden primero, agreden más de dos veces

Más de 365 mil mujeres fueron víctimas de la violencia durante 2010. De las cuales, 65 mil tuvieron que ser hospitalizadas por la gravedad de sus lesiones, en alguno de los tres centros de salud pública: IMSS, ISSSTE o Salubridad.

De hecho, una mexicana corre mayor riesgo de ser violada o maltratada en su propio hogar que de sufrir cáncer, una de las enfermedades que provocan más muertes a este género, de acuerdo con el Banco Mundial.

La Línea Pro Ayuda a la Mujer recibe un promedio de 100 llamadas diarias, a causa de la violencia. “Tan sólo este año (2010), recibimos un total de 26 mil 813”, afirmó Mariana Baños, directora general de la Fundación Origen, que trabaja para la atención y rehabilitación de las mujeres víctimas de violencia.

Los lunes es el día en que esta línea recibe más llamadas. Tal vez el comienzo de semana impulsa a las mujeres a terminar con una vida de maltrato y a denunciar a su agresor, o la otra hipótesis es que como en los fines de semana sus parejas consumen más alcohol también son más violentadas.

Cuando su marido o pareja están ausentes (de diez de la mañana a dos de la tarde) es la hora en que las mujeres se arman de valor para tomar el teléfono y denunciar; 20 minutos en promedio duran en la línea con un asesor que las escucha para que se desahoguen, pero también para informarles sobre sus derechos y las alternativas que tienen en caso de sufrir agresión.

“Las cifras que se nos presentan parecen indicar que la violencia va en aumento, aunque queremos atribuirlas a que hoy las mujeres tienen más información y conocen las distintas alternativas para pedir ayuda y eso las lleva a romper más el silencio, a recurrir más a instancias, a solicitar apoyo o a levantar denuncias”, explicó Baños.

Cada 15 minutos una mujer es agredida y cada 35 minutos una pide ayuda, según el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve).

El Instituto Nacional de la Mujeres reporta que cada 24 horas mueren seis mexicanas por violencia, cuatro por homicidio y dos por suicidio.

Parejas peligrosas

Donde ocurre el mayor porcentaje de violencia contra las mujeres es en las relaciones de pareja; por eso, el principal agresor es el esposo o el novio.

Y como muchas veces el “amor” está de por medio, sólo 35 por ciento de las entrevistadas por la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los hogares, ENDIREH, 2006, se atrevió a recurrir a alguna autoridad para denunciar la agresión.

En tanto, 34.2 por ciento consideró que se trató de algo sin importancia; 31.8 por ciento no denunció cuando sufrió violencia sexual supuestamente por sus hijos, pero también 12 por ciento guardó silencio por desconfianza hacia las autoridades y al sistema de justicia penal.

Se cree que la violencia es un móvil que tienen las mujeres para separarse de su pareja, pues las divorciadas, separadas y viudas reportaron en la encuesta mayores niveles de violencia conyugal, que las casadas, unidas o que las solteras.

De hija a esposa maltratada

La mayor proporción de personas receptoras de violencia física en México son las mujeres, con 61.4 por ciento de los casos, según la Encuesta Nacional de Violencia en las Relaciones de Noviazgo (Envinov) 2007.

La edad más común para sufrir agresiones o maltrato es de cinco a 19 años y de 20 a 44 años, es decir, cuando se es hija y cuando se es pareja.

La mujer maltratada tiene en promedio 2.5 hijos. Su nivel de educación es de secundaria y es más común que reciba violencia una mujer laboralmente activa, que una dedicada a los quehaceres del hogar.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reporta que los estados con mayor índice de violencia son: Jalisco, Estado de México, Distrito Federal, Colima, Aguascalientes, Durango, Puebla, Morelos, Sonora y Chihuahua.

Los tipos de violencia más comunes son: emocional con 34.8 por ciento, económico con un 29.3 por ciento, física con un 9.3 por ciento y sexual con 7.8 por ciento.

La mujer que es maltratada como esposa, muy probablemente lo fue como hija, de acuerdo con Mariana Baños.

“Tal vez recibió agresiones por parte de alguno o ambos padres o fue testigo de abusos. Aprendió a someterse a la voluntad del hombre, representado por una figura autoritaria”.

Otra característica común es su baja autoestima. El amor para ella significa dependencia absoluta de su pareja y está dispuesta a sacrificarlo todo por un hombre.

El dolor físico o moral momentáneo por la violencia es nada más una pequeña parte del deterioro en su salud, pueden presentar recurrentes como: somatizaciones, dolores de cabeza, problemas de sueño y agotamiento.

Las cifras de las agresiones hacia las mujeres alarman, pero también indigna el concepto que todavía se tiene sobre su género en pleno siglo XXI y 50 años después de gestarse los movimientos feministas en el país: “40 por ciento de las mujeres opina que una buena esposa debe obedecer a su pareja en todo lo que él ordene”, afirma el Imjuve. Y 12.6 por ciento, está de acuerdo en que “a las mujeres se les debe prohibir más cosas que a los hombres.

Rasgos de la agresión

Información oficial y datos de organizaciones civiles indican que ha aumentado la cifra de mujeres maltratadas, aunque señalan que esa tendencia es porque ahora las víctimas saben cómo pedir ayuda.

-De acuerdo con organizaciones civiles y cifras oficiales, 65 mil mujeres tuvieron que ser hospitalizadas por la gravedad de las lesiones.

-La Línea Pro Ayuda a la Mujer recibe, en promedio, 100 llamadas al día.

-Los lunes es el día en que reciben más llamados de auxilio por parte de las mujeres.

-De diez de la mañana a las dos de tarde es el horario más común en que ellas deciden llamar para pedir ayuda.

-En promedio, duran 20 minutos las llamadas, donde se desahogan y reciben información sobre sus derechos.

-Cada 15 minutos una mujer es agredida y cada 35 minutos una pide ayuda.

-El Instituto Nacional de las Mujeres reporta que cada día mueren seis mexicanas por violencia, cuatro por homicidio y dos por suicidio.

-Donde ocurre el mayor porcentaje de violencia contra las mujeres es en las relaciones de pareja.

Tendencia crónica

Las que son maltratadas tanto física como sicológicamente cuentan con características en común; entre ellas se identifican:

-Maltrato por alguno o ambos padres de manera física, sicológica o sexual, o fue testigo de estos abusos por parte de ellos.

-Aprendió a someterse a la voluntad del hombre, representado por la figura autoritaria y castigadora de sus padres; por ello tienen un rol pasivo, de sumisión, dependencia y sometimiento en sus relaciones.

-Está acostumbrada a conductas violentas, pues éstas han sido su medio de vida y las ve como normales.

-Tiene baja autoestima y la desvalorización como persona y como mujer.

-El amor significa para ella sacrificio y dependencia absoluta de su pareja. Da todo por su pareja.

-Necesita la aprobación de su pareja, no tiene autonomía, vive para hacer feliz a su contraparte.

-No tolera la idea del fracaso debido a su desvalorización y baja autoestima.

-Intenta convertir a su pareja en un ideal aunque esto signifique culparse de todos los problemas.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus


Hijas o parejas son las más propensas a recibir maltrato, de acuerdo con estadísticas oficiales; cada 15 minutos una mujer es lastimada
Hijas o parejas son las más propensas a recibir maltrato, de acuerdo con estadísticas oficiales; cada 15 minutos una mujer es lastimada (2011-01-02)


© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados