Jueves 27 Noviembre de 2014
 
Comuneros náhuatl acusan a narco-paramilitares de hostigamientos y ataques
Patricia Monreal
Jueves 22 de Abril de 2010 • Enviar nota    • Imprimir

Morelia, Michoacán.- Una ola de violencia contra la comunidad de Ostula, es denunciada por habitantes del lugar quienes exigen la aparición de sus compañeros detenidos, así como el respeto a la posesión que la comunidad guarda sobre las tierras “que recuperó el pasado 29 de junio en el paraje conocido como Xayakalan”.

Luego de que Francisco de Asís, jefe de Bienes Comunales de la comunidad fuera “levantado”, mediante una carta pública dirigida a los medios de comunicación y a la sociedad en general los comuneros alertan sobre lo que consideran una ola de violencia en su contra.

“Desde el pasado 29 de junio de 2009, día en que pacíficamente los comuneros recuperaron las tierras que legítimamente les correspondía, en el predio hoy conocido como Xayakalan, no ha cesado sobre la heroica comunidad el hostigamiento y la violencia por parte de los supuestos pequeños propietarios, particularmente de los grupos armados de narco-paramilitares de la Placita, Michoacán”.

Apuntan que la escalada de violencia comenzó el día 26 de julio de 2008 con el violento asesinato del profesor Diego Ramírez Domínguez, comunero de Ostula y coordinador, hasta su muerte, de la comisión especial que la asamblea general de la comunidad había nombrado para la defensa y recuperación de las tierras de Xayakalan.

“Otro hecho condenable fue el día 29 de junio, cuando se realizo la recuperación de las tierras, ese día los comuneros fueron recibidos por un grupo fuertemente armado que realizó un cobarde ataque, disparando abiertamente a hombres y mujeres de Ostula, resultando gravemente herido el comunero Manuel Serrano, este grupo de choque fue contratado por el supuesto pequeño propietario de La Placita J. Refugio Díaz.

“Aunado a esto recientemente el día 23 de febrero del presente año, alrededor de las 3:30 horas de la tarde, los comuneros Javier Martínez Robles, quien además es regidor indígena del municipio de Aquila, y el profesor Gerardo Vera Orcino, fueron levantados y secuestrados en el centro de la cabecera municipal de Aquila por un grupo narco-paramilitar fuertemente armado, y de quienes hasta el momento se desconoce su paradero”.

Apuntan que esta situación se suma al hecho de que desde el pasado 18 de agosto hasta hoy ocho comuneros de Ostula y El Coire “han sido violentamente asesinados sin que nadie realice las investigaciones y finque las responsabilidades correspondientes”.

“Esta escalada de violencia hoy nos vuelve a cimbrar, al enterarnos de que nuestro hermano, Francisco de Asís, Jefe de Bienes Comunales de la Comunidad indígena de Ostula, fue secuestrado por un grupo fuertemente armado que llego a su domicilio y lo subió a un vehículo la madrugada de este miércoles 21 de Abril de 2010.

“Fue el mismo Francisco de Asís a nombre de la comunidad, quien después del secuestro de Javier Martínez y Gerardo Vera, exigiera a las autoridades Federales y Estatales el desarme de ese grupo Narco-paramilitar. El secuestro de Don Francisco de Asís es una muestra clara de que estos grupos siguen operando en la total impunidad”.

Es así como se exige la presentación con vida de los comuneros Francisco de Asis, Javier Martínez Robles y Gerardo vera Orcino; así como el esclarecimiento del asesinato del profesor Diego Ramírez Domínguez y el castigo a los autores intelectuales y materiales de su muerte; además de la investigación de los asesinatos hasta hoy impunes de ocho comuneros pertenecientes a las comunidades nahuas de la Costa.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus


Mediante una carta pública dirigida a los medios de comunicación y a la sociedad en general los comuneros alertan sobre lo que consideran una ola de violencia en su contra.
Mediante una carta pública dirigida a los medios de comunicación y a la sociedad en general los comuneros alertan sobre lo que consideran una ola de violencia en su contra. (2010-04-22)


© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados