Jueves 2 Octubre de 2014
 
Pueblos mágicos de Michoacán, ejemplos de enigmática belleza
Redacción
Sábado 3 de Abril de 2010 • Enviar nota    • Imprimir

Morelia, Michoacán.- En este periodo vacacional de Semana Santa, los pueblos mágicos de Michoacán aguardan al turismo con sus diversos atractivos y enigmática esencia que tiene el don de cautivar a quienes los visitan.

Cuitzeo, este municipio recibió durante la época prehispánica la influencia de las culturas Teotihuacana y Tolteca. En el siglo XVI adquirió especial importancia con la edificación del convento de Santa María Magdalena; en el siglo XVIII se consolidó su actual valor con el templo del Hospital Franciscano y los templos de Santa Magdalena, de la Concepción, de San Pablo y del Calvario, así como del Santuario de la Virgen de Guadalupe y la Iglesia Parroquial del Monasterio Agustino, entre otras muchas joyas arquitectónicas. En el cerro de la Manuna, muy cerca de su centro histórico, se encuentra una importante zona arqueológica.

Pátzcuaro, es el lugar elegido por los antiguos purépechas para el recreo de la nobleza indígena y como centro místico por excelencia. Su nombre puede significar "puerta del cielo" o "lugar donde se hace la negrura".

La basílica de Nuestra Señora de la Salud es el templo más grande e importante de Pátzcuaro, pensado para ser la sede catedralicia de Michoacán en el s. XVI edificado sobre antiguos templos prehispánicos. Cuenta con diversas etapas constructivas y es sin duda la muestra de fe de un pueblo por su Santa Patrona, la Virgen de la Salud, cuya escultura fue elaborada en el s. XVI con la técnica prehispánica de pasta de caña de maíz.

Tlalpujahua, es un pueblo mágico del que se dice, que se negó a morir, porque durante más de tres siglos fue un sitio de bonanza minera con minas de oro y plata. Actualmente destaca por contar con la fábrica de esferas navideñas más grande del mundo.

En ese Pueblo Mágico se encuentra la mina dos estrellas fue la más rica del mundo a principios del siglo XX con una producción de metales preciosos realmente sorprendente. Propiedad de un francés de apellido Fournier, actualmente está condicionada como un museo donde es posible ver como funcionaba una mina. Hay datos tan interesantes como el hecho de que la mina contaba con su propio banco, pero al mismo tiempo fue motivo de explotación sobrehumana para población que ahí laboraba.

Otro sitio ejemplar de la belleza de Michoacán, es el recién nombrado Pueblo Mágico, Santa Clara del Cobre, ahí donde se hace secularmente honor al metal que complementa a su santoral.

Situada en la región minera donde la riqueza cuprífera aflora por las ricas vetas de los minerales de Inguarán y Opopeo, desde el primer momento interesó a los españoles que conquistaban o catequiaban -ambas inseparables cosas con fuerza de la espada y bálsamo de la cruz- la región michoacana.

Existe en Santa Clara un Museo del Cobre, pero bien podría decirse que todo el pueblo es un museo vivo. Hay también una escuela-taller, y una coopertativa que lleva el nombre de Vasco de Quiroga. Es importante, para evitar el anquilosamiento sin demérito de lo aprendido en el curso de los siglos, el funcionamiento de una Casa del Artesano para la capacitación, preparación y desarrollo de la técnica.

Santa Clara del Cobre es también la sede de una Unión de Artesanos, vía jurídica para el apoyo crediticio a la producción y comercialización, por parte de los organismos oficiales que cuidan en el país la preservación y el desarrollo de las artesanías. En 1984, los artesanos de Santa Clara fueron nacionalmente distinguidos con el Premio Nacional de Artes y Tradiciones Populares, que festejaron en la Semana Nacional del Cobre Martillado, celebrada del 8 al 16 de diciembre de ese año.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus


Pátzcuaro, es el lugar elegido por los antiguos purépechas para el recreo de la nobleza indígena y como centro místico por excelencia. Su nombre puede significar "puerta del cielo" o "lugar donde se hace la negrura".
Pátzcuaro, es el lugar elegido por los antiguos purépechas para el recreo de la nobleza indígena y como centro místico por excelencia. Su nombre puede significar "puerta del cielo" o "lugar donde se hace la negrura". (2010-04-03)


© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados