Sábado 1 Noviembre de 2014
 
Límites de Michoacán con Colima y Jalisco focos rojos en el robo a transporte de carga
Es riesgoso para transportistas y operarios movilizar por carreteras y vías de Colima 20 millones de toneladas de carga al año, con destino a diversos puntos del país
Redacción
Martes 16 de Marzo de 2010 • Enviar nota    • Imprimir

En la transportación de carga hacia la ciudad de México se reporta al sureste del país como la zona más conflictiva, junto con la sierra norte de Puebla y los límites de Michoacán con Colima y Jalisco, fundamentalmente en la parte costera, al igual que en tramos del Bajío, sobre todo por el rumbo de Celaya en Guanajuato y las áreas con focos rojos son las salidas del Distrito Federal, en especial las de Puebla, Pachuca y Querétaro.

De acuerdo a Milenio Colima, transportar un promedio anual de 20 millones de toneladas de mercancías de importación y exportación desde el puerto de Manzanillo a los diversos puntos del territorio nacional o viceversa, se convierte a menudo en una verdadera odisea para choferes del autotransporte de carga y operarios del ferrocarril, que como parte de su trabajo se enfrentan a una interminable ola de robos, saqueos y asaltos que no pocas veces ponen en riesgo su vida.

Para el estado de Colima es un privilegio que sea Manzanillo el único puerto del país que maneja anualmente más de un millón de contenedores de variadas cargas, como lo ha hecho durante los últimos cuatro años, en los que sumó 5 millones 180 mil TEU además de productos mineros y agrícolas a granel y carga general, que se movilizan en el puerto por parte de más de mil 500 buques comerciales que arriban o zarpan anualmente desde el muelle fiscal.

Y son precisamente esos altos volúmenes de mercaderías los que atraen a delincuentes que aprovechando la oscuridad de la noche o incluso a plena luz del día, se han especializado en emboscar a los traileros para despojarlos de la carga en algún punto solitario de las carreteras, como la autopista y la libre Colima-Guadalajara, o para saquear los carros de ferrocarril en el trayecto de 192 kilómetros de vías férreas desde Manzanillo a Ciudad Guzmán, Jalisco.

El hecho es que por ser Manzanillo un puerto de origen de mercancía a todo el país, su imagen internacional se ve afectada de manera indirecta cuando por causa de los robos en algún punto del trayecto, no llega completa la carga a su destino.

Quizás esa es una de las razones por las que en 2009 el puerto de Lázaro Cárdenas, en Michoacán, registró un importante crecimiento de carga contenerizada, mientras en Manzanillo se redujo a 18 millones de toneladas, contra los 22 millones captados en 2008, como consecuencia de que en 2009 ya no vinieron 186 buques comerciales (en 2008 se registraron mil 664 y un año después mil 478). También en términos de TEU, disminuyeron a un millón 110 mil en 2009 contra un millón 400 mil en 2008.

EL transporte de material peligroso es común en las carreteras pero constituye un riesgo para automovilistas

Milenio Colima realizó un sondeo entre 38 empresas de transportistas y muchos coincidieron en señalar que han tenido que reforzar sus medidas de seguridad ante la inseguridad existente en las carreteras; los choferes tienen indicaciones precisas de no detenerse en lugares considerados de alto riesgo, pero por fugas de información, muchas veces en los retenes, los ladrones ya los esperan en algún punto para robar artículos electrónicos, mercancía de vestir, telas y zapatos.

Se quejan de que las medidas de seguridad encarecen el servicio de carga, pues los tráileres están equipados con rastreador satelital, telefonía celular a bordo, póliza de seguro vigente y muchas veces con custodia, cuando así lo solicita el cliente, ya sea dentro de la unidad o en vehículos de seguridad privada de acompañamiento, que representa un 70 por ciento de sobreprecio a la tarifa.

Los transportistas consideran que otro de los factores que incide en la inseguridad es que muchos no utilizan las autopistas por su alto costo que les hace perder competitividad; “entre casetas y diésel se va el 50% del costo del flete”, y es más frecuente el robo en carreteras que por ferrocarril, en un porcentaje de 90% contra 10%, por lo que piden a la autoridad que se obligue a bajar los precios del peaje.

Jesús Jiménez Padilla/Milenio Colima

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus




© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados