Miércoles 27 Agosto de 2014
  Dóctor en Geología
Las fallas geológicas de Morelia, ignoradas por autoridades: Victor Garduño
Humberto Castillo
Martes 9 de Febrero de 2010 • Enviar nota    • Imprimir

Morelia, Michoacán.- El investigador Víctor Garduño Monrroy del Instituto de Investigaciones Metalúrgicas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, consideró que el riesgo de las fallas geológicas en Morelia, “es una verdad que todos sabemos”, pero que las autoridades han ignorado.

En la capital michoacana, las zonas más afectadas son las colonias Colina, Tres Puentes y Avenida Héroes de Nocupétaro.

En 1988 se habían identificado en la Ciudad de Morelia las fallas: La Colina, Central Camionera, Chapultepec y La Paloma.

Para 1993 el número de fallas aumentó a cinco cuando se observó desplazamiento en la falla de Torremolinos y hasta la fecha se han identificado dos fallas más: Cuautla y Ventura Puente, las cuales iniciaron su movimiento a finales de los años noventas.

De acuerdo con el también ganador de la presea Generalísimo Morelos 2008 -que otorga el Ayuntamiento de Morelia-, las fallas de la ciudad son de dos tipos: fallas geológicas que se han reactivado por la actividad humana

y fallas tectónicas potencialmente sísmicas.

Desde hace un año, el investigador, informó que en el último monitoreo realizado por investigadores se encontró que la ciudad se hunde de tres a cuatro centímetros anuales debido a las fallas, con lo que se corre el riesgo de que poco a poco va a haber construcciones que se van a ir deformando, las cuales de ocurrir un sismo serían muy vulnerables al colapso.

A pesar de que Morelia se encuentra frente a una bomba de tiempo debido a la cantidad de fallas geológicas e inestabilidad de taludes existentes en su territorio, las autoridades municipales no han tomado en cuenta el Atlas de Riesgo realizado por geocientíficos de la Universidad Michoacana para el desarrollo de la ciudad.

Hundimiento de cuatro centímetros por año

«Nos hundimos cuatro centímetros por año, lo cual podría causar dentro de poco tiempo que las construcciones se deformen y con un sismo se pudieran colapsar muchas de estas»,dijo el investigador.

Una de las fallas más riesgosa es la denominada «La Paloma», ubicada en la loma de Santa María, la cual involucra dos tipos de peligro, el de derrumbes, es decir que se derribe parte de La Paloma, ya que es una falla sísmicamente activa, es el epicentro de muchos sismos ocurridos en la ciudad, lo cual ya se ha manifestado desde hace 20 años.

Tanto el estudio presentado por el Seguro Social hecho por un despacho privado de la Ciudad de México, como el realizado por los investigadores de la Universidad Michoacana, la UNAM y el Politécnico Nacional, refieren el incremento de las fallas geológicas a la sobreexplotación de los mantos acuíferos.

En la Revista Mexicana de Ciencias Geológicas, Víctor Hugo Garduño y otros investigadores, publicó, “Efectos de las fallas asociadas a sobreexplotación de acuíferos y la presencia de fallas potencialmente sísmicas en Morelia”, en donde se señala que en la capital michoacana este tipo de fenómeno inició en 1983, primero como grietas con desplazamientos casi imperceptibles, que poco a poco evolucionaron hasta alcanzar una geometría de fallas de tipo normal con movimientos diferenciales acumulados hasta de 100 centímetros.

Los movimientos verticales en las fallas debidas a sobreexplotación son de 4 a 6 centímetros anuales. Desde 1983 estas fallas han afectado a un gran número de construcciones, algunas de las cuales se han tenido que demoler.

También han dañado obras de infraestructura como calles, tuberías de drenaje y de agua potable.

Entre las fallas de Morelia, dos son tectónicas y potencialmente sísmicas; ellas forman parte del sistema de Morelia-Acambay en donde se han registrado eventos sísmicos en tiempos históricos.

Las fallas geológicas de la ciudad de Morelia, como en otras ciudades de México, como Celaya, Querétaro, Salamanca, Irapuato y Aguascalientes, afectan a sectores de distintos estratos sociales a zonas industriales, hospitales, colonias de escasos recursos y zonas de tipo residencial.

Desde 1984 investigadores de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) y del Instituto Politécnico Nacional iniciaron el estudio de una serie de fallas que afectan a las obras civiles de las poblaciones de Santa Ana Maya,Tarímbaro y de la ciudad de Morelia.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus




© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados