Domingo 26 Octubre de 2014
 
Muros teñidos de abuso, la otra cara en el Internado España-México de Morelia
La institución presenta facetas oscuras en las que los menores son víctimas
Patricia Monreal Vázquez
Miércoles 2 de Diciembre de 2009 • Enviar nota    • Imprimir

Morelia, Michoacán.- Abuso y acoso sexual, patadas, vejaciones, amenazas y omisiones contra los menores, así como un conflicto laboral generado a raíz de la llegada de los nuevos directivos a la institución, es el panorama que tiñe los muros del Internado España-México, institución creada en épocas cardenistas para dar refugio a los niños exiliados por la guerra civil en España.

A 72 años de su creación, la institución considerada hasta hace algún tiempo con los más altos valores, como el abigarrado propósito de exaltar el amor y cuidado a la niñez, hoy presenta facetas oscuras en las que los menores internos son las víctimas directas.

A la par del abuso a menores al interior del internado, se vive una pugna laboral entre trabajadores, directivos y maestros, sobre la cual personal de la institución ha emitido oficios a la titular de la Secretaría de Educación en el Estado, Graciela Carmina Andrade García-Peláez, para que tome cartas al respecto.

Los padres de familia, algunos maestros y trabajadores del lugar se quejan de la permanencia de Avimael Tapia Cruz como director de la institución, por considerar que a lo largo de su gestión ha solapado abusos contra los menores, amedrentándolos y condicionando su permanencia en el plantel a cambio de su silencio.

Los abusos a los menores están documentados en diversos procesos iniciados por los padres de familia en instituciones como el DIF, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el Congreso del Estado y la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Recientemente el diputado Juan Carlos Campos Ponce presentaría a nombre de la bancada del PRI en el Congreso el expediente del caso, y propuso un punto de acuerdo ante el pleno legislativo para urgir a las autoridades atención a la problemática del lugar.

El pasado 16 de octubre la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia del DIF estatal recibiría la denuncia presentada por el padre de Sofía, de once años de edad, que cursa el sexto grado en la institución, en ella da cuenta de cómo su hija fue acosada por Aarón Soria, intendente del internado.

“El día viernes 4 de septiembre del año en curso (2009), al salir del internado, mi menor hija se me acercó un poco nerviosa, se sentó a mi lado y me dijo que el señor Aarón, que trabaja en la cocina del internado, la había ofendido, y le pregunté: ¿de qué manera te ofendió?, a lo que ella me contestó, el señor Aarón me dijo que me iba a meter el pito”.

El incidente narrado por la madre de familia fue presenciado por una trabajadora del internado, la señora Laura, quien le reclamó al intendente su proceder, y fue en compañía de otras niñas a denunciar lo sucedido al director Tapia Cruz, quien restando importancia al asunto les dijo que “no se creyeran de chismes”.

El asunto no quedaría ahí, ante la insistencia de los padres en una reunión interna en la que se careó a Aarón Soria con la menor, éste negó los hechos, pero debido a que éstos fueron atestiguados por otras personas acabó aceptando lo sucedido, como resultado Sofía tuvo una crisis nerviosa, por lo que tuvo que ser trasladada al servicio médico.

El intendente sería cesado desde octubre según declararon en su momento las autoridades educativas, pero el asunto no paró ahí, ya que algunos profesores tomaron represalias contra la menor culpándola y haciéndola responsable de lo que le pasara a Aarón Soria, incluso algunos profesores exigieron la expulsión de la menor del plantel, entre ellos Teófilo Ruiz Bolaños, Jorge Eduardo Villa y Laura Parra, mientras que la profesora del sexto “A”, María de Jesús Saucedo, aconsejaba a los menores mantenerse callados.

Aunado al acoso sexual y la complicidad de algunos maestros y el director del plantel para mantener el asunto en secrecía, se denuncian otro tipo de abusos entre los menores.

“Se ejerce violencia y agresiones a los niños por parte del prefecto de nombre Serafín, ya que si los niños por alguna razón se cansan de estar parados y se sientan, ello es motivo para que esta persona los patee en el piso y les exija que se levanten.

“Asimismo se aplican castigos infames a los niños, con lo cual se atenta contra su dignidad y sano desarrollo integral, como son que: los dejan parados en el sol por varias horas, los mandan a lavar los baños de forma caprichosa, arbitraria y sin medidas de protección, y lo más grave es que si el niño no obedece, se le puede dejar inclusive sin comer, todo esto con la anuencia del director del plantel”.

Otra denuncia presentada por padres de familia da cuenta de abuso sexual entre alumnos, ésta data del año 2007 -cuando la dirección del internado estaba a cargo de Luz Alejandra Zamora Montaño- ante la Subprocuraduría Regional de Justicia de Morelia.

En términos generales la denuncia da cuenta del cambio de comportamiento de Antonio del sexto grado, quien manifestaba vocabulario y actos obscenos, ante lo cual su madre al empezar a indagar sobre los cambios de su hijo, se enteró que éste había sido víctima de abuso sexual por parte de uno de sus compañeros.

“... yo le dije a mi hijo que no tuviera miedo porque para todo iba a haber una solución y él empezó a llorar, y me comentó que el niño José Luis lo había violado, y yo le dije que violado en qué sentido, y él me decía que lo normal y yo le pregunté que qué era para él lo normal, y él me dijo que con su parte se lo ponía en las pompas, que no sabía si se lo ponía en las pompas a donde hace del baño y fue que yo le pregunté si lo había penetrado, y él me dijo que sí”.

Para el diputado Juan Carlos Campos Ponce, un grupo tan vulnerable como lo son los menores de edad no pueden quedar desprotegidos, y la simple presunción de algún acto que atente contra sus derechos y desarrollo psicológico, físico o sexual debe atenderse; y no dejarse como letra muerta la Ley de los Derechos de las Niñas y Niños del Estado aprobada por el Congreso.

A decir del legislador, los padres y familiares de los menores tienen derecho a quedar plenamente satisfechos en su reclamo de que se conozca la verdad, no exista impunidad y se haga justicia, al tiempo de que se coadyuve a que la sociedad tenga la certeza de lo que sucede; así como de la oportunidad y efectividad o no de las medidas adoptadas por las diferentes autoridades; y con ello restaurar la confianza en las instituciones y autoridades relacionadas con este caso.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus


Aspecto del interior del Internado España-Mexico en la ciudad de Morelia.
Aspecto del interior del Internado España-Mexico en la ciudad de Morelia. (2009-12-01)


© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados