Especiales

Convoca Tinoco Rubí a ex gobernadores para deslindar irregularidades en deuda pública de Michoacán
Samuel Ponce Morales Jueves 18 de Agosto de 2016
A- A A+

Víctor Manuel Tinoco considera que es un juego que “si no fuera tan serio daría risa”
Víctor Manuel Tinoco considera que es un juego que “si no fuera tan serio daría risa”
(Foto: Carmen Hernández )

Morelia, Michoacán.- En la ya pasada propuesta de algunos legisladores locales para que se investigara desde su gobierno el origen de la deuda pública del estado, Víctor Manuel Tinoco considera que es un juego que “si no fuera tan serio daría risa”, e insistió en que, en su caso, tiene las pruebas que acreditan que las cuentas públicas de su administración fueron aprobadas “no sólo por el Congreso (del Estado), sino por auditores externos, del despacho de Castillo Miranda”.

Y recordó que en lo que se refiere a este tema específico, todo partió de la fiscalización que realizó el despacho que ordenó el entonces gobernador Salvador Jara Guerrero y que determinó que el quebranto financiero se generó desde 2003.

Se hizo lo anterior porque, prosigue el también ex senador de la República, Banobras le dijo a Salvador Jara: “¿Quieres renegociar la deuda?”, “sí”, “ah, bueno, acepta hacer una auditoría a las cuentas públicas de 2011 a 2014”, y se hizo por parte del despacho Crown Horwart Gossier.

En ese año, 2003, abundó, en el gobierno de Lázaro Cárdenas Batel se inventó el rubro "Cargos por aplicar", al cual le llamaban la licuadora, ahí se deposito el primer empréstito de mil 500 millones de pesos.

Pero señala que en general los resultados de la auditoría citada arrojaron que “hubo un quebranto en contra del patrimonio del estado por 17 mil millones de pesos; ahí lo que procedía, era simple y sencillamente, deslindar responsabilidades”.

Dijo que esa cuenta siguió en los gobiernos subsecuentes al de Lázaro Cárdenas Batel, como los del perredista Leonel Godoy Rangel, los priistas Fausto Vallejo Figueroa y Jesús Reyna García, así como del apartidista Salvador Jara Guerrero.

Luego, la actual legislatura local exhorto al actual gobierno estatal, presidido por Silvano Aureoles Conejo, que desapareciera esa cuenta, el de “cargos por aplicar” o la denominada “licuadora”.

Se defendió de las voces congresistas locales que claman por indagar el origen de la deuda pública a partir de su administración, y que es que, sostiene, “en mi periodo no existía esa cuenta”.

“Tan no existía, que el informe de la propia Auditoria Superior de Michoacán, señala que dicha cuenta registraba ceros en la cuenta pública nuestra, porque en ese tiempo simplemente no existía”, pondera quien llegó a ser integrante del Congreso del Estado.

–Entonces ¿usted no tendría problema en que pudieran investigar otra vez sus cuentas?

Víctor Manuel Tinoco.- No, por supuesto, inclusive, que bueno que me incluyeran en forma de parche, porque el exhorto que le enviaron al gobernador era auditar a partir del 2003 a la fecha, con base a los resultados de la auditoria del 2014 que ordenó Salvador Jara.

“ Al legislativo se le ocurrió incluirme; y, hasta cierto punto, me siento satisfecho por eso; me dan la oportunidad de hacer otra propuesta y es que (Leonel) Godoy hizo aquí otra, en el sentido de que compareciéramos los ex gobernadores ante el Congreso local.

Estableció que “está bien” que los ex mandatarios acudan y aporten elementos, pero dada la facultad limitada de la comisión especial creada por el Congreso local, para indagar sobre la deuda pública, considero mas contundente recurrir a la Auditoria Superior de la Federación (ASF).

“La Comisión local, no va a llegar a nada porque sus integrantes ni son especialistas, ni tienen facultades para convocar y resolver,” y, añadió, el órgano fiscalizador federal aludido si las tiene.

Entonces, concretiza, “yo invito a que suscribamos todos (los ex gobernadores) una petición para que la Auditoría Superior de la Federación venga a Michoacán y supervise bien lo de los gastos y lo del quebranto de los 17 mil millones de pesos”.

–Sería su gobierno, el Lázaro Cárdenas, el de Leonel Godoy, el de Fausto Vallejo...

“Insisto, yo creo que hasta más atrás para ver cómo se administró la deuda, pues si vamos a buscar los orígenes, pues ¿por qué no vamos a buscarlos desde antes?, pero, la verdad, sería contradictorio porque inclusive el propio auditor (superior de Michoacán) ha señalado que el quebranto se originó desde hace doce años”.

“No tengo ningún inconveniente”, dijo, y manifestó él heredó una deuda de quince millones de pesos, así como la forma de solventar pasivos, por ello considera falso, como lo señaló Godoy, que dejó gastos a proveedores por mil 500 millones de pesos.

Tinoco Rubí Se defendió de las voces congresistas locales que claman por indagar el origen de la deuda pública a partir de su administración
Tinoco Rubí Se defendió de las voces congresistas locales que claman por indagar el origen de la deuda pública a partir de su administración
(Foto: Carmen Hernández )


Y enumeró lo que dejó a su sucesor, al perredista Lázaro Cárdenas Batel:

“1- Cuenta de proveedores por trece millones de pesos para ser liquidados en junio de 2002, ya no me tocaba a mí pero les dejé los activos.

“2- También tengo el documento donde está establecido que dejé en cuenta de cheques 340 millones.

“3.- además, quedaron pendientes cuentas por cobrar como acreedores diversos, cerca de 634 (millones) que eran a cargo de la Secretaría de Educación y que tenía que pagarse con fundamento en el convenio de descentralización al gobierno entrante y de hecho los entrego en agosto del 2002 para que lo aplicaran al gasto educativo.
“¿Qué hicieron?, no sé pero ahí está, yo tengo la forma de acreditar que los activos superaban muchísimo a los pasivos”.
–Se debería investigar el caso de la famosa licuadora, llegar a fondo…

“Sí, por supuesto, por eso estoy pidiendo que con el nuevo Sistema Anticorrupción y con base en la Ley de Fiscalización se le dé vista y se le pida a la Auditoría Superior de la Federación que analice y maneje cómo están las auditorías que se mandaron hacer, dónde está ese recurso, pero no nada más como un dictamen, si no ya una facultad ejecutiva como marca la nueva ley”.

No acepta que la propuesta de investigar el origen de la deuda pública desde su gobierno sea un distractor para zanjear la lupa puesta en el ex gobernador Salvador Jara, lo que sí está cierto es que “lo hicieron con el afán de salpicar”.

–Pese a todo, a sus comprobantes de que no debe nada, ¿lo pueden investigar?

“No, yo inclusive, en el sentido estricto, cuando un diputado (local) me menciona puedo hasta reservarme el derecho de difamación, pero eso no es lo importante”.
Y volvió a subrayar su convocatoria para que todos los ex gobernadores suscriban un documento para que sea la Auditoría Superior de la Federación la que investigue el caso de la deuda pública en Michoacán.

Para él se justifica la intervención de la ASF porque en la deuda pública del estado están mezclados recursos federales y puede ir más allá, en tanto que la comisión especial del Congreso del Estado puede alegar que el asunto está prescrito.
–¿Tendrá efecto retroactivo?

“Sí, si no son efectos retroactivos, simplemente hay recursos federales que no se conoce el destino de ellos porque se supone que la deuda está avalada por las participaciones federales y por lo mismo hay que investigar que se hizo con ese recurso público. A diferencia de la comisión especial del Congreso local, que no tiene facultades para realizar acciones que establezcan responsabilidades, se puede alegar la prescripción, se puede alegar que ya las cuentas públicas se aprobaron, pero insisto quien si tiene facultades ejecutivas es la Auditoria Superior teniendo como fuente de información la auditoria de Howard, eso es exactamente lo que la sociedad reclama.

“Y con la auditoría sí hay posibilidades de establecer responsabilidades y no me refiero exactamente a los titulares del Ejecutivo, sino a los funcionarios que estuvieron bajo su función el manejo de las Unidades Programáticas”.

–Entonces aquí se trata de voluntades políticas, voluntad de los ex gobernadores, voluntad de los diputados locales y voluntad de la Federación…
“Antes del Sistema Anticorrupción y de la nueva Ley de Fiscalización podríamos decir que es de voluntad, pero ya ahora es de obligatoriedad, le da facultades a la Auditoría de participar y revisar las cuentas públicas de los estados”.


Su paso sin estigmas



“La gente me saluda con respeto”, dice el ex gobernador michoacano Víctor Manuel Tinoco Rubí, quien brevemente habla de su vida después de dejar el Solio de Ocampo, la principal sede del Ejecutivo del estado.

Señala que terminó el mandato con el privilegio y la satisfacción de haber ostentado el cargo y que es el tiempo y la gente la que juzga como gobernó. “No me ido del estado, estoy aquí con mi familia y mis amigos, hago una vida normal”.

Sin embargo, acepta que “no todo el mundo va a estar de acuerdo con lo que hicimos, por intereses personales o partidistas”, pero pondera que parte de lo importante es que tiene amigos en todos los partidos políticos.

Sobre su gobierno, insistió que está satisfecho, aunque reconoce que “quizá hubiéramos podido hacer más. En términos generales entregamos una administración en un clima de paz y tranquilidad, así como con finanzas sanas, lo cual nos da seguridad para defenderla ante quien trate de impugnarla.

“Nosotros tuvimos la satisfacción de que todas nuestras cuentas públicas fueran aprobadas y la satisfacción enorme del finiquito de que nos dio el auditor Superior de Michoacán; son documentos y hechos que están a la luz pública”.

En lo que se refiere a otros temas, como el de seguridad pública, ataja cualquier crítica prácticamente presumiendo los dos reconocimientos estadounidenses y uno del gobierno federal que tuvo en su administración estatal.

Y es que, acota, “no he visto otro caso en el tiempo que tengo de estar en la función pública, que instituciones como la DEA o el FBI haya hecho un reconocimiento a una entidad como lo hizo en Michoacán”.

En cuanto al conflicto magisterial, estableció que su gobierno no se salió del esquema institucional de la descentralización educativa, pese a que estaba en desacuerdo porque la Federación se reservó facultades en el tema de recursos.

“Nosotros nunca nos salimos del esquema del convenio porque si lo hacíamos simple y sencillamente el gobierno federal no nos apoyaba”, y da cuenta de que en su sexenio sólo hubo dos bloqueos magisteriales.

Dijo que cualquier convenio con la Federación él lo revisaba con el titular de la política educativa del país en ese entonces, Miguel Limón Rojas, y con el que estaba en ese tiempo como líder magisterial legal, Raúl Morón Orozco.

UMSNH



Sin pregunta de por medio, por igual habla de cómo se recuperó la tranquilidad en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), donde el rector era Marco Antonio Aguilar Cortés.

Indicó que al inicio de su gobierno la práctica de un sector de los jóvenes era presionar a través del secuestrar y quemar vehículos oficiales de la Comisión Federal de Electricidad y de Teléfonos de México.

Pero, apunta, apegados a la ley, hicimos un operativo específico y recuperamos los vehículos secuestrados y que se encontraban en una casa del estudiante, “de ahí en adelante ya no hubo más acciones de ese tipo”.

El hubiera…



–Y haciendo el recuento de su gobierno, me queda como duda: ¿qué es lo que le hubiera gustado hacer con mayor énfasis?
“Regularizar el transporte público. Nos faltó el tiempo necesario para hacerlo, desgraciadamente nos quedamos a la mitad de la regularización de los permisos provisionales, donde sabíamos que eso era una fuente de corrupción importante”.

Presume pluralidad



Para él no hay duda: su administración demostró que hasta el momento ha sido la única realmente plural al integrar a verdaderas figuras de partidos opositores al suyo, el Revolucionario Institucional.

Y ejemplificó con los casos de quien fuera líder nacional del PRD, Roberto Robles Garnica, del también militante del sol azteca Jaime Hernández Díaz y de los panistas, ex legisladores locales, Esperanza Morelos Borja y Germán Tena.

Dos de los anteriores como parte del gabinete tinoquista en las titularidad de las áreas de Salud y de Desarrollo Social; la blanquiazul, puntualizó el ex mandatario priista, excelente secretaria, así como una militante distinguida de su instituto.



Convoca Tinoco Rubí a ex gobernadores para deslindar irregularidades en deuda pública de Michoacán

La licuadora



Al pedirle que nos explicara en qué consistía la licuadora, el ex titular del Ejecutivo michoacano de entrada ilustró que era un fondo opaco que “no rendía cuentas a nadie y ahí se metía todos los recursos que venían de Cuenta Pública y de otros ingresos”.

Ahí, enfatiza, se revolvían los recursos y se distribuían a discreción, sin ni siquiera darle cuentas al Congreso del Estado; esto era algo que se hacía de forma muy especial de acuerdo con la propuesta que hacía el secretario de Finanzas.

–Por ejemplo, ¿llegaba un recurso a Finanzas y éste se desviaba a través de la licuadora?

“Sí y sin avisarle al Congreso, o bien el Congreso sin pedir las aclaraciones correspondientes, por eso es ilegal y por eso la auditoría realizada por Crown Horwart Gossier se enfocó a ese rubro, a ese concepto, lo importante era señalar que esa cuenta se estuvo manejando como un activo cuando en realidad se debería haber reportado como pasivos, esto se fue acumulando, se fue acumulando, se fue acumulando y llegó al grado de que ya no sabían dónde estaba el recurso acumulado en dicha cuenta, por eso también se hizo el exhorto al actual Ejecutivo estatal para que desapareciera esa cuenta en su próxima Cuenta Pública”.

Comentarios