Mundo

Incrementa a 25 la cifra de muertos por coronavirus en China; suman 830 infectados
Redacción Jueves 23 de Enero de 2020
A- A A+

Ciudad de México.- China informó que las muertes por el nuevo coronavirus aumentaron a 25 y a 830 los casos infectados, en momentos en que se apresura a detener la enfermedad similar al SARS, incluso cuando la Organización Mundial de la Salud no llegó a llamar a la infección una emergencia de salud global.

Se han implementado restricciones en viajes y reuniones públicas en Wuhan, la ciudad en el centro de China donde se detectó el virus por primera vez, así como en varios municipios cercanos. Hong Kong y Beijing están cancelando las actividades festivas planificadas, según funcionarios locales y medios estatales.

Según El Financiero, con 830 casos confirmados, la presión para contener el virus está creciendo. A la urgencia de reducir la propagación se suma el comienzo del Año Nuevo Lunar el viernes, cuando millones de chinos viajan por todo el país y el extranjero.

Tanto el virus Wuhan, conocido como 2019-nCoV, como el SARS pertenecen a la familia de los coronavirus, llamados así por su forma de corona
Tanto el virus Wuhan, conocido como 2019-nCoV, como el SARS pertenecen a la familia de los coronavirus, llamados así por su forma de corona
(Foto: Especial)

Las preocupaciones sobre el virus se extienden, más allá de la salud, a su impacto en la economía, con advertencias de que la frágil estabilidad de China podría estar en riesgo. Los crecientes temores sobre el brote han afectado a los mercados financieros, y el Índice Compuesto de Shanghai tuvo el peor final para un Año Lunar en sus tres décadas de historia.

Los expertos en salud pública reunidos por la agencia de las Naciones Unidas para revisar la situación se dividieron sobre si deberían recomendar declarar una crisis de salud pública de interés internacional y, al final, optaron por continuar monitoreando el brote. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, dijo que volvería a convocar al comité dentro de los 10 días, o en cualquier momento, en caso de que la situación empeorara.

"No se equivoquen, esta es una emergencia en China, pero aún no se ha convertido en una emergencia de salud global", dijo Tedros en una sesión informativa en Ginebra este jueves. "Todavía puede convertirse en una".

El número de casos nuevos ha seguido creciendo dentro de China, y los pacientes con la infección se han encontrado en países de Asia, con Singapur y Vietnam informando casos, mientras que Japón informó un segundo paciente. Si bien la mayoría de los casos se han mantenido leves, aproximadamente una cuarta parte de los infectados han desarrollado una enfermedad grave, dijeron las autoridades.

La mayoría de los que murieron tenían otras afecciones de salud, como diabetes y enfermedades cardíacas, que debilitaron su sistema inmunológico. Los síntomas incluyen fiebre, tos o opresión en el pecho y dificultad para respirar.

Se cree que el virus surgió el mes pasado en un mercado de mariscos y vida silvestre en Wuhan, propagándose de animales infectados a humanos.

Si bien el virus se está moviendo de humano a humano, una situación que preocupa a los funcionarios de salud pública, parece que la exposición cercana es crítica. La mayoría de los casos se han trasladado de pacientes a familiares cercanos o a trabajadores de la salud que los cuidaban.

Es crítico que los funcionarios de salud pública vigilen de cerca la situación, dijo Jeremy Farrar, director del Wellcome Trust, una asociación filantrópica de investigación médica con sede en Londres. Todavía no está claro cómo se mueve el virus de persona a persona, cuándo los pacientes son infecciosos o cuál es la mejor forma de tratarlos, dijo.

"Este brote y la velocidad con la que este nuevo virus se ha propagado en China y ha cruzado las fronteras, es un recordatorio de cuán vulnerables somos globalmente a los brotes de enfermedades infecciosas conocidas y desconocidas", dijo Farrar en un comunicado. "Las restricciones de viaje pueden ser importantes para ganar tiempo, para indicar la gravedad de la situación y pueden ayudar a reducir el impacto, pero es poco probable que detengan esta epidemia".

Una declaración de emergencia de la OMS habría permitido a la agencia comenzar a coordinar las respuestas del gobierno. También podría haber recomendado restricciones de viaje y comercio para detener la propagación de la infección.

La OMS ha sido objeto de críticas en el pasado por alertar demasiado pronto y demasiado tarde. La última enfermedad respiratoria que provocó una emergencia de salud pública fue la pandemia de gripe de 2009, que causó una alarma generalizada pero terminó siendo relativamente leve.

En 2014, por el contrario, la OMS fue criticada por no hacer sonar la alarma con la suficiente anticipación, ya que el Ébola azotó África Occidental. Otro brote de esa enfermedad en julio pasado en la República Democrática del Congo también se consideró una emergencia de salud pública, casi un año después de que estalló el contagio.

Bajo la sombra de su mal manejo de la pandemia del SARS hace 17 años, China quiere mostrarle al mundo que está lidiando con la crisis de manera transparente y efectiva, mientras lucha por comprender un patógeno que es difícil de detectar.

Tanto el virus Wuhan, conocido como 2019-nCoV, como el SARS pertenecen a la familia de los coronavirus, llamados así por su forma de corona.

En tanto, hoy se confirmó que una víctima falleció en la provincia de Hebei, que es la primera muerte fuera del epicentro del brote.