Municipios

Consejo de la Crónica de Uruapan: secuestrado e inundado de ilegalidades
Grecia Ponce Lunes 9 de Diciembre de 2019
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- No nada más secuestrado, sino inundado de ilegalidades funciona el Consejo de la Crónica de la Ciudad de Uruapan.

En este organismo, la pinza cada día se cierra más, como lo demuestran las modificaciones al actual reglamento que se están imponiendo, y que han causado la molestia de los habitantes de los barrios fundadores, por la exclusión de la que serán objeto los asentamientos constituyentes, las comunidades y tenencias.

De esto habló precisamente uno de los integrantes de esta organización honoraria, Sergio Ramos Chávez, quien recordó que dicho consejo se propuso, durante la administración del ex presidente municipal, Aldo Macías Alejandres, en el 2012, con el propósito de incluir a la sociedad, en el registro de la historia local.

El historiador, escritor e investigador independiente, Sergio Ramos
El historiador, escritor e investigador independiente, Sergio Ramos
(Foto: Grecia Ponce)

El historiador, escritor e investigador independiente, Sergio Ramos, explicó que este organismo se encuentra secuestrado y que cuando se intentó incluir al único auxiliar de dicho consejo que se incorporó de acuerdo a la ley, se le bloqueó, como si el mencionado consejo fuese propiedad de una sola persona.

Agregó el entrevistado, al responder a las interrogantes que han salido a flote, durante los últimos días, que desde la pasada administración el funcionamiento del consejo ha estado viciado, pues mientras que el reglamento dice una cosa, se hace otra.

Un ejemplo son los auxiliares, los cuales tendrían que ser electos, pero que fueron impuestos por supuestas cuestiones de premura, como lo habría argumentado en su momento la ex regidora panista y ahora síndica municipal, Adriana Magaña.

Otra ilegalidad es que a pesar de que el reglamento indica que la sede oficial del Consejo es la Casa de la Cultura, el presidente del mismo, Arturo Ávila Val, se llevó las sesiones a un recinto ajeno.

Aparte, ahora se pretende acotar aún más, la participación de los habitantes de los barrios, las tenencias y las comunidades, a quienes se les reconocía nada más como auxiliares sin voto, pero con la obligación de aportar datos históricos para que los consejeros los procesasen.

Y es que en la propuesta del nuevo reglamento, en el cual se trabajaba en lo oscurito hasta que gente de los barrios se dio cuenta, en el artículo 22, la sociedad quedó prácticamente fuera.

Ante esta situación, dirigentes culturales de los barrios publicaron una carta abierta denunciando esta maniobra y protestando por la misma.

Finalmente Ramos Chávez, se pronunció, porque se reconozca el trabajo de investigación y documentación que hacen los consejeros, pues hay personas que se apropian de esta propiedad intelectual para presentarla como propia.