Municipios

Lagunillas albergó la XXIX Reunión de Cronistas por Michoacán A. C.
Ángel Ramírez Ortuño Martes 12 de Noviembre de 2019
A- A A+

Huetamo, Michoacán.- Hasta Lagunillas arribaron cronistas de Huetamo para estar presentes en la XXIX Reunión de Cronistas por Michoacán A. C., y donde fue gentil anfitriona la presidenta municipal Macarena Chávez Flores, quien estuvo acompañada por el alcalde de Buenavista, Gordiano Cepeda, el director de Archivos del Poder Ejecutivo, Ulises Romero Hernández, el presidente de la Asociación de Cronistas por Michoacán, Arturo Villaseñor y diversos invitados de honor, y sobre la marcha se le entregaba el nombramiento de Cronista Municipal a señor Salvador Martínez y se procedía a iniciar las participaciones del día que arrancaron con el tema del historial taurino de Lagunillas, por parte de la ganadera Claudia Chávez, experta en la materia.

Enorme sorpresa fue saber que ese municipio cuenta con cinco ganaderías, siendo la de Santa Martha la más famosa, y de cómo se empezó con la compra de 20 vaquillas y un semental de la vecina Queréndaro, de cómo fueron atacadas las reses bravas por la garrapata, de la primera compra de becerros por parte del “Bombero Torero”, lo que les marcó la pauta a seguir por esa ruta que con el paso del tiempo se convirtió en una de las más afamadas del país, y se exhibió un documental con el debut como novillero en 1966 en la Plaza México del chamaco Eloy Cavazos, gran admirador de esa ganadería michoacana en Lagunillas.


Hasta Lagunillas arribaron cronistas para estar presentes en la XXIX Reunión de Cronistas por Michoacán A. C.
Hasta Lagunillas arribaron cronistas para estar presentes en la XXIX Reunión de Cronistas por Michoacán A. C.
(Foto: Ángel Ramírez Ortuño)

Vino el turno del MVZ, Ezequiel García Troncoso, quien expuso de forma brillante el tema, “Las Piedras que hablan”, una serie de petroglifos localizados en ese municipio de Lagunillas, y donde sorprende un juego prehispánico llamado “Patolli”, que tiene gran similitud con descubrimientos en Zinapécuaro, y sobre la marcha la jornada cronística se enriqueció de valiosos datos sobre lo que significan los grabados sobre las piedras, algunos con tendencias cosmogónicas, la alineación del sistema solar y otros temas que invitan a regresar de inmediato a los cronistas a escudriñar por esos lugares muy cercanos a la zona lacustre de Pátzcuaro.

Caso particular sucedió con el académico local Igor Cerda Farías, personaje que incursionó sobre el trabajo del cronista, papel hasta hoy desdeñado en México, y sobre la importancia de las aportaciones de la historia oral de los pueblos, y recalcó que el papel del cronista lo deben ejercer personajes originarios del pueblo, y no precisamente académicos o recomendados de los alcaldes en turno, y dejó entrever su pasión por la historia de Lagunillas, desde tiempos de la colonia, la reforma, revolución y la cristiada, y mostró valiosos hallazgos epistolares familiares, de tal forma que a cada paso quedaba al descubierto un pueblo, agrícola, luchador y taurino hasta la médula.

Por su parte, Arturo Villaseñor Gómez, presidente de la Asociación de Cronistas por Michoacán, emitió un mensaje de unidad y de trabajo al grupo de historiadores locales de diversas regiones de la entidad, y se trató el tema del próximo reconocimiento al Doctor Alfonso Morales, los festejos del 192° aniversario de inicio archivístico en Michoacán, un próximo viaje a Colima en diciembre, vino una rica comida y al final se visitó una céntrica hacienda de Lagunillas que deja entrever la grandeza de esa comunidad vecina de Tiripetío y Coapa, con los silbidos del tren y la gran hospitalidad del amigo cronista local Salvador Martínez. ¡Venga Mataor!