Municipios

Durante homenaje luctuoso a los mártires de Uruapan, evocan a 'mandatarios miopes' que dividen a las personas entre buenos y malos
>>No hubo ciudadanos de a pie, ni representante presidencial, por primera vez en 126 años
Grecia Ponce Lunes 21 de Octubre de 2019
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Con una evocación de mandatarios miopes que dividen a las personas entre buenos y malos, sin matices intermedios, se le rindió tributo al sacrificio de los militares juaristas, en la plaza donde hace 154 años fueron asesinados por combatir un sistema totalitario.

De esto habló el secretario de Gobierno, Carlos Herrera Tello, quien fungió como orador oficial, durante la conmemoración luctuosa en honor de José María Arteaga, Carlos Salazar, Trinidad Villagómez, Jesús Díaz y Juan González; ritual que cada año tiene menos de cívico, puesto que no participa en él la población.

En esta ocasión, como ha venido ocurriendo durante los últimos años, en la ceremonia nada más se presentan gobernantes, funcionarios, políticos, empleados del Ayuntamiento y otras dependencias y en esta edición, niños y jóvenes de planteles diversos que sirvieron de relleno.

Se le rindió tributo al sacrificio de los militares juaristas, en la plaza donde hace 154 años fueron asesinados por combatir un sistema totalitario
Se le rindió tributo al sacrificio de los militares juaristas, en la plaza donde hace 154 años fueron asesinados por combatir un sistema totalitario
(Foto: Grecia Ponce)

En realidad los ciudadanos quedaron excluidos del centro histórico, cinco horas antes de la hora programada para la ceremonia patria, la cual se convocó para las 11:00 horas. El primero y segundo cuadros se cerraron, tanto al tráfico vehicular como al peatonal, desde las seis de la mañana.

Las personas que tenían sus negocios o sus viviendas en esa área nada más podían ingresar mediante un salvoconducto y los empleados, estudiantes o personas que planeaban realizar algún trámite, no pudieron ejercer a su derecho constitucional al libre tránsito.

Por lo que toca a los comercios, algunos abrieron sus puertas, pero la apertura fue más bien simbólica, ya que no había clientes, puesto que los únicos que podían atravesar los dos filtros que se colocaron, uno externo y uno interno, eran los invitados a la ceremonia cívica y éstos no acudieron al centro histórico a comprar nada.

Lo anterior se tradujo en pérdidas, pues los comercios no vendieron de las 9:00 a las 13:00 horas aproximadamente. También les fue mal a los comerciantes callejeros.

Ya una vez que empezó el ritual, una media hora después de lo programado, el secretario de Gobierno, Carlos Herrera, trazó un contexto del momento histórico que le tocó vivir a los militares juaristas, conocidos como los mártires de Uruapan.

Rememoró que hace 159 años el emperador Maximiliano de Habsburgo,