Sociedad

Nuevos lineamientos para el
Redacción Miércoles 17 de Julio de 2019
A- A A+

Los lineamientos para la operación del Programa Jóvenes Construyendo el Futuro que entraron en vigor el 28 de junio pasado evitarán la distorsión de estos subsidios, consideró Marcela Calderón, socia de Seguridad Social y Servicios Fiscales en Remuneraciones de KPMG en México.

“Los nuevos lineamientos, los cuales derogan a los publicados el 10 de enero de 2019, dan mayor certidumbre a la población sobre el uso de los recursos públicos en este programa, ya que estipula como causas de suspensión los abusos por parte de becarios o empresas que acontecieron durante los primeros seis meses que estuvo a prueba”.

De acuerdo con lo publicado en el Diario Oficial de la Federación, las causales de baja para los jóvenes son desde proporcionar datos o documentos falsos; consentir que acuda alguna persona distinta a recibir la capacitación y/o que reciba la beca en su nombre; tolerar que se simule su capacitación, especialmente a cambio de entregar dinero al tutor y/o a cualquier otra persona involucrada; hasta tener más de una baja en el programa.

En tanto que los centros de trabajos, a través de sus representantes, administradores o tutores, quedarán suspendidos cuando proporcionen datos o documentos falsos; simulen la capacitación; pidan dinero a los becarios; reemplacen trabajadores por aprendices, y terminen una relación laboral y comiencen una de aprendiz con la misma persona.

“Los nuevos lineamientos, además de fortalecer el marco regulatorio, también dan mayor transparencia al uso de los recursos públicos”, indicó Calderón.

El Programa Jóvenes Construyendo el Futuro pretende crear las condiciones para que al menos dos millones 300 mil jóvenes que hasta hoy no han sido partícipes de los procesos económicamente productivos de la sociedad mexicana se perciban a sí mismos como copartícipes en ellos e incluidos en el crecimiento del país.

Importante analizar cambios para la promoción, operación y supervisión del programa Jóvenes Construyendo el Futuro
Importante analizar cambios para la promoción, operación y supervisión del programa Jóvenes Construyendo el Futuro
(Foto: Especial)

Es por ello que se le incorpora a un taller, comercio, empresa, institución de gobierno u organización social para desarrollar nuevas habilidades, por lo que el gobierno les otorga una beca de tres mil 600 pesos mensuales hasta por un año, además de cobertura médica.

A cambio, los beneficiados deben asistir al centro de trabajo ajustándose a los lineamientos de capacitación determinados por el tutor.

Consideraciones

Las reglas del programa especifican que, al ser aceptados en un centro de trabajo, los aprendices deben acordar con sus tutores los horarios en que se llevará a cabo la capacitación, lo que de acuerdo con la especialista es necesario asumir con responsabilidad, dado que el objetivo es prepararlos para el mercado laboral real.

“Los aprendices deberán respetar lo establecido en el reglamento interior del centro de trabajo, cuidar y mantener en buen estado las instalaciones, equipo y herramienta que utilicen en las prácticas de capacitación. Además de realizar todas las actividades de aprendizaje teóricas y prácticas que se les indiquen”, detalló.

El objetivo es que puedan desarrollar sus conocimientos, habilidades, destrezas y aptitudes bajo la guía de su tutor durante su permanencia en el programa.

Asimismo, durante el periodo de aprendizaje, los jóvenes serán evaluados por sus tutores como parte integral del proceso de capacitación; al tiempo que ellos también tendrán que evaluar mensualmente el desempeño del tutor.

Una vez concluida la capacitación, el centro de trabajo emitirá una constancia que se debe tramitar en la plataforma digital del programa y que contará con el aval de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. En caso de que si el centro de trabajo desee otorgar otro tipo de constancia, certificación o acreditación lo podrá hacer, en el entendido de que, está prohibido exigir cualquier tipo de pago al becario por la misma.

Los premios, reconocimientos y ayudas que en efectivo o en especie otorguen los tutores, para incentivar a su personal no implicará subordinación o dependencia del centro de trabajo y “en consecuencia no podrán ser considerados como elementos que integren una relación laboral. Sólo buscan disminuir la deserción”.

A seis meses que arrancó el programa ya son alrededor de 730 mil jóvenes quienes se encuentran desarrollando sus habilidades en algún centro de trabajo dentro de la República Mexicana. La meta para este año es llegar al millón de becarios, para que el próximo año se sumen un millón 300 mil más y en total sean 2.3 millones los beneficiados de Jóvenes Construyendo el Futuro.

Los nuevos lineamientos establecidos para el programa, además de fortalecer el marco regulatorio, también dan mayor transparencia al uso de los recursos públicos.”

Marcela Calderón

Socia de Seguridad Social y Servicios Fiscales en Remuneraciones de KPMG
en México

Las principales características del programa:

Está dirigido a Jóvenes
de 18 a 29 años.
Contarán con un seguro médico del IMSS que cubrirá enfermedades, riesgos en el trabajo y maternidad.

El apoyo mensual que recibirán los aprendices por esa labor desempeñada es de 3 mil 600 pesos al mes, sin intermediarios y por un periodo máximo de un año, que aporta el gobierno de México.

La jornada presencial de capacitación es de cinco a ocho horas diarias, durante cinco días a la semana.

Deberán respetar lo establecido en el reglamento interior del centro de trabajo, cuidar y mantener en buen estado las instalaciones, equipo y herramienta que utilicen en las prácticas de capacitación.

Deberán recibir un trato digno, respetuoso, oportuno, con calidad y equitativo, sin discriminación alguna.

Una vez concluida la capacitación, el centro de trabajo emitirá una constancia que se debe tramitar en la plataforma digital del programa y que contará con el aval de la STPS.

Información de www.excelsior.com.mx