Municipios

Saneamiento del río Cupatitzio y el Santa Bárbara costarían a Uruapan 37 mdp anuales
Grecia Ponce Lunes 22 de Abril de 2019
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Aunque Uruapan tiene dos plantas tratadoras de aguas, una funciona al 50 por ciento de su capacidad y la otra aún no opera, por lo que el río Cupatitzio y el Santa Bárbara continúan siendo un par de cloacas descomunales, que reciben todo tipo de descargas residuales.

En ese marco, los diputados locales rechazaron un ajuste inflacionario en saneamiento, lo que le estará costando a Uruapan unos 37 millones de pesos al año.

El no haber aprobado un incremento del 4 por ciento que el Ayuntamiento proponía, teniendo como base el índice inflacionario impide el desarrollo de infraestructura hidráulica.

Aunque Uruapan tiene dos plantas tratadoras de aguas, una funciona al 50 por ciento de su capacidad y la otra aún no opera
Aunque Uruapan tiene dos plantas tratadoras de aguas, una funciona al 50 por ciento de su capacidad y la otra aún no opera
(Foto: Grecia Ponce)

Por si fuera poco, sigue en litigio el terreno de 10 hectáreas que ocupa la planta tratadora de aguas residuales Santa Bárbara al oriente de la ciudad. El predio se adquirió con fondos públicos, pero un ex síndico Juan Carlos Robles Monroy la escrituró a su nombre y nada más no lo entrega.

Como se sabe, Uruapan tiene dos plantas tratadoras de aguas residuales, la más antigua es la Santa Bárbara, la cual opera al 50 por ciento de su capacidad, ya que trata solamente 220 litros de agua por segundo; a pesar de que tiene una capacidad de 420 litros por segundo.

Estos 420 litros por segundo equivaldrían al 40 por ciento de las aguas negras que se generan en la ciudad.

Lo que ocurre es que uno de los drenes de esta planta que ya tiene unos 20 años, no funciona y requiere de rehabilitación.

Por lo que toca a la segunda planta, la San Antonio, comenzó a construirse hace 10 años, fue inaugurada en febrero del 2018, pero aún no ha podido sanear ni una gota de aguas negras.

Para que esta planta trabaje, de acuerdo a un contrato pactado con una empresa particular, durante el trienio en el que gobernaron, los panistas, Antonio González y Mary Dóddoli Murguía, primero se tendrá que conseguir un crédito contingente, que garantice por seis meses el pago de los servicios de la empresa que la manejará y que estará ganando por ello casi 20 millones de pesos al año.

Dicho manejo podría ser ejecutado por la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Uruapan( CAPASU), como este organismo descentralizado del Ayuntamiento lo hace con la planta Santa Bárbara. Se espera que esta planta pueda sanear unos 300 litros por segundo.

Pero si llega a operar le saldrá muy caro al Ayuntamiento, pues los diputados locales, se negaron a aprobar un incremento del 4 por ciento en los servicios de dotación de agua potable y saneamiento que ofrece CAPASU; aumento que era proporcional nada más al crecimiento inflacionario.

Al no haberse aprobado ese ajuste del 4 por ciento, le está costando a Uruapan unos 20 millones de pesos que no se están recaudando; pero además al entrar en operaciones la planta San Antonio, lo que se espera sea en este año, se generará un gasto para el municipio de unos 17 millones de pesos al año.

Cabe destacar que otros municipios pusieron a consideración del Congreso del Estado incrementos de hasta el 10 por ciento en el servicio de agua y saneamiento y sí se le aprobó.