Mundo

¿Cuál es el futuro de la catedral de Notre Dame?
Redacción Martes 16 de Abril de 2019
A- A A+

Ciudad de México.- Una vez que las cenizas se asienten en Notre Dame, el laborioso proceso de restauración puede comenzar. La reconstrucción de la catedral tomará años, de 10 a 20 años, de acuerdo con expertos. Sin embargo, esta podría ser simplemente la más reciente evolución de una estructura que tomó varias décadas construir y que ha cambiado de forma muchas veces a lo largo de sus 850 años de historia.

Quienes buscan esperanza en la tragedia se sentirán alentados ahora que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, garantizó que los franceses "reconstruirán juntos" y que se emprendieron esfuerzos inmediatos que desembocaron en la promesa de entrega de 50 millones de euros (unos 1,070 millones de pesos) de parte del Ayuntamiento de París y 200 millones de euros (alrededor de 4,300 millones de pesos) de parte de la casa de artículos de lujo, LVMH .

Estas donaciones tempranas indican que, probablemente, la parte más difícil de cualquier proyecto de restauración —el financiamiento— está cubierta. Los costos de la restauración variarán según las técnicas tradicionales o nuevas que podrían ser utilizadas, pero alcanzarán varios centenares de millones de euros, según los expertos.

Foyle explicó que las altas temperaturas pueden cambiar la composición química de la piedra caliza, así que podría haber calcificación que debilite la estructura
Foyle explicó que las altas temperaturas pueden cambiar la composición química de la piedra caliza, así que podría haber calcificación que debilite la estructura
(Foto: Especial)

Pero, si asumimos que se consiguen los recursos necesarios, ¿cómo se llevaría a cabo el proceso, exactamente?

Como ocurre con cualquier edificio dañado por incendio , la seguridad será la preocupación principal. La estructura principal (y dos campanarios) podrían haberse "salvado y preservado", según las autoridades francesas, pero podría haber partes de la catedral en riesgo de colapso y de caída de escombros.

Antes de distinguir lo salvable de lo irrecuperable, habrá que tomar medidas inmediatas para evitar más daños, de acuerdo con Jonathan Foyle, especialista en historia de la arquitectura y comunicador.

"Ya es un edificio húmedo por el agua que le han bombeado, así que tendrán que ponerle alguna especie de cubierta para protegerlo de los elementos", dijo en entrevista telefónica. "La función del techo era descargar miles de toneladas de agua, así que ¿a dónde irá todo eso? En este punto, habrá daños cada vez que llueva, así que ahora es una guerra de desgaste".

Tras proteger lo que queda del edificio, los equipos de restauración empezarán a evaluar el grado de daño. Parece que la bóveda se dañó parcialmente, pero la cantera podría estar más afectada de lo que parece.

Foyle explicó que las altas temperaturas pueden cambiar la composición química de la piedra caliza, así que podría haber calcificación que debilite la estructura. Además, echar agua fría sobre piedra caliente (como debió suceder inevitablemente cuando los bomberos combatían las llamas) pudo haber causado un choque térmico que pudo haber agrietado partes de la cantería de la catedral.

Más información en: https://expansion.mx/