Municipios

Recorte presupuestal del 50% a CONAFOR afecta a comunidades y ejidos en Uruapan
Grecia Ponce Jueves 21 de Marzo de 2019
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Perjudica a comunidades y ejidos un recorte presupuestal del 50 por ciento, que afectó los programas de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR).

De por sí los recursos eran limitados, pero con el cambio de gobierno, la situación empeoró, lamentó el integrante y asesor de la comunidad indígena del barrio de San Miguel, Carlos Reza Chávez.

El entrevistado explicó que en el caso de los 170 comuneros de San Miguel, poseedores de 6565 hectáreas del cerro de La Cruz, el principal pulmón de Uruapan, la mayoría son de escasos recursos y no pueden destinar el dinero que requieren para subsistir a tareas de mantenimiento, reforestación y preservación forestal.

Los incendios forestales acaban con ese renuevo y no nos permiten la regeneración natural
Los incendios forestales acaban con ese renuevo y no nos permiten la regeneración natural
(Foto: Grecia Ponce)

Manifestó que "nosotros no tenemos los recursos, la CONAFOR no los provee y nosotros carecemos de ellos. Necesitamos siempre la ayuda de los programas de esta comisión, los cuales son limitados. En este año por el cambio de gobierno hubo un recorte presupuesta y los recursos se reducen".

Reza Chávez estimó que el recorte en el financiamiento de programas de la mencionada comisión es del "50 por ciento. De por sí eran pocos e insuficientes para lo que se requiere en los trabajos de reforestación; sin embargo, al reducirlos hace que todos los ejidos y comunidades que participamos anteriormente, ahora no tengamos acceso".

Por otra parte explicó el entrevistado que a veces la población critica a los comuneros, cuando hay algún incendio, pero que se desconoce las labores que los poseedores del bosque realizan para evitar plagas, tala o incendios.

Resaltó que los comuneros son de escasos recursos y algunos sin grados académicos, pero que desarrollan diversas labores de conservación.

Agregó que la mejor forma de la regeneración del bosque es la natural, a través de la dispersión de semillas, que producen pinos aclimatados al sitio y altura en la que germinan.

Sin embargo "los incendios forestales acaban con ese renuevo y no nos permiten la regeneración natural, por lo que tenemos que recurrir a la regeneración inducida".

Añadió que esta comunidad no acepta la reforestación social, que es aquella que realizan ciudadanos en general, porque este tipo de plantaciones no se llevan a cabo con las debidas especificaciones técnicas.

Dijo que se agradece la ayuda, pero que los comuneros desean apegarse estrictamente a los criterios de la CONAFOR.

Comentó que la gente de la comunidad realizan chaponeo, labores de seguimiento y hasta riego por hidroponia, pero que "esto es muy caro, nosotros no tenemos los recursos y la CONAFOR no nos provee".

Finalmente, Carlos Reza dio a conocer que aunque existe un acuerdo de los comuneros para rechazar cualquier tipo de cambio de uso del suelo, ya sea mediante la siembra de árboles frutales o uso urbano para vivienda, ha llegado a haber casos en los que productores de aguacate desean comprar derechos comunales para ir introduciendo el cultivo de esta fruta, en los terrenos del cerro, que son forestales.