Municipios

Pagará CAPASU 17 mdp anuales por operar la planta tratadora San Antonio en Uruapan
Grecia Ponce Martes 19 de Marzo de 2019
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- A la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Uruapan (CAPASU), le costará unos 17 millones de pesos al año operar la planta tratadora de aguas residuales San Antonio.

Sin embargo Uruapan es el único municipio de Michoacán, al cual el Congreso del Estado no le autorizó un ajuste inflacionario del 4 por ciento, lo cual le hubiera ayudado al organismo operador de agua a atenuar el impacto que representará el desembolso por dicha planta y al mismo tiempo seguir garantizando el abasto de agua para los habitantes de Uruapan.

De esto habló el presidente municipal, Víctor Manuel Manríquez González, luego de haber inaugurado el primer museo interactivo del agua de la entidad, en el marco de la cuarta Semana del Agua.

Si no entra en operación la planta San Antonio no se podrá sanear el río Cupatitzio
Si no entra en operación la planta San Antonio no se podrá sanear el río Cupatitzio
(Foto: Grecia Ponce)

El edil destacó además que mientras legisladores locales no autorizaron el ajuste inflacionario del cuatro por ciento a la Capasu --única institución descentralizada del Ayuntamiento en todo el estado, que fue vetada en ese sentido--, esta comisión tendrán que sortear un incremento del 40 por ciento por concepto de energía eléctrica.

Como se sabe la energía eléctrica es uno de los insumos más costosos para la CAPASU, la cual tiene que dotar de agua a casi la mitad de la población, mediante sistemas de bombeo.

Sin embargo, la Capasu se mantiene como uno de los siete organismos operadores descentralizados del Michoacán, que funcionan en números negros, a diferencia de los resto del estado.

Para analizar estas cuestiones y otras relacionadas con el tema del agua, el presidente municipal propuso la realización de un foro de nivel nacional, al cual asistan diputados federales, locales y a los representantes de los diferentes organismos operadores del agua.

Evocó que la Junta de Gobierno de CAPASU le propuso al Ayuntamiento, un incremento del 4 por ciento en las tarifas, lo cual nada más equivalía a un ajuste inflacionario, pero esta propuesta fue desechada por el Congreso del Estado.

Manifestó que este ajuste era sumamente necesario para seguir llevándole agua a la población, sobre todo si se toma en cuenta que al entrar en operaciones la planta de tratamiento San Antonio, le costará al organismo operador un millón 400 mil pesos al mes.

Con la negativa impulsada por algunos diputados, se produjo un déficit de 25 millones de pesos y una situación aún más complicada por el incremento del 40 por ciento en energía eléctrica.

Sin embargo, si no entra en operación la planta San Antonio no se podrá sanear el río Cupatitzio y si CAPASU falla en el Pago de Derechos por Aguas Nacionales, en automático se le descontará al Ayuntamiento de las participaciones federales.