Municipios

Pátzcuaro festeja su carnaval
Armando Martínez Lunes 4 de Marzo de 2019
A- A A+

Pátzcuaro, Michoacán.- El carnaval es herencia de culturas tan antiguas como la griega, respetuosas y amantes de la belleza armónica de las formas de origen. Al decir de la historiadora, Alma Gloria Chávez Castillo, el verdadero carnaval es una depuración mediante la cual el hombre se deshace de los sentimientos caóticos, liberándose de la violencia y de pasiones tumultuosas. La misma palabra “carnaval”, tiene su origen en el italiano antiguo, “carnelevaer”, es decir, dejar la carne, porque esta festividad se celebra antes de la cuaresma, que es el periodo de abstenerse.

Al decir de Chávez Castillo, en Michoacán las fiestas de carnaval se preparan con gran entusiasmo, desde días antes se preparan los famosos cascarones y sin duda lo más atractivo de esta tradición es el “torito de petate”, introducción hecha por los frailes agustinos y aceptada por los indígenas que sincretizaron esta danza y que a la fecha se sigue preservando.

El carnaval es herencia de culturas tan antiguas como la griega
El carnaval es herencia de culturas tan antiguas como la griega
(Foto: Especial)

La tradición, continúa diciendo la historiadora, refiere que los toritos de petate fueron introducidos en el siglo XVI a tierras michoacanas por Vasco de Quiroga, con el fin de llamar la atención y atraer a los indígenas que se habían refugiado en la sierra ante la presencia y crueldad de los españoles. Refieren que los primeros toritos estaban elaborados de pasta de caña, adornados sencillamente con papel de colores, posteriormente se hicieron con armazón de carrizo, piel y cuernos de res, como todavía se conserva la tradición en pueblos y comunidades de la Ribera del Lago de Pátzcuaro. En la actualidad, se utiliza también un armazón de carrizo o varas, forrada de tela o de cartón y adornada con papel de china de colores.

Por otra parte, se menciona que los toritos fueron inventados por los indígenas, para hacer burla de las corridas de toros practicadas por los españoles y que Vasco de Quiroga solamente los mejoró y organizó por barrios, quedando obligado cada pueblo y sus habitantes, en común, a ayudar en la elaboración del “toro” y a presentarlo los tres días antes al Miércoles de Ceniza.

La tradición de los toritos de petate fueron introducidos en el siglo XVI a tierras michoacanas por Vasco de Quiroga
La tradición de los toritos de petate fueron introducidos en el siglo XVI a tierras michoacanas por Vasco de Quiroga
(Foto: Especial)

Chávez Castillo, señala en su narración, que cada población de Michoacán fue adquiriendo y sigue conservando su forma especial de celebrar el carnaval, así como de elaborar sus “toritos”. La danza que bailan alrededor de diez personas (actualmente son más), todos varones, el torito que es una persona que se mete dentro del armazón en forma de toro y es quien se encarga de darle vida y movimientos con brincos y saltos, simula estar montado en un caballo hecho de carrizo y de cartón. La maringuía, que representa la mujer del pueblo y otro individuo disfrazado de diablo y uno más que representa a la muerte, además del caporal y los rancheros llevando la indumentaria campesina.

Por su parte, Enrique Soto Gonzáles, quien fuera por varios años y hasta su fallecimiento, cronista de la ciudad de Pátzcuaro, se refiere al torito de carnaval, que su origen se remonta al siglo XVI, donde el torito fue utilizado para evangelizar a las personas y se le conocía como “torito de petate”, los frailes franciscanos fueron los primeros en llegar a evangelizar a estas tierras a invitación de Tanganxoan.

Soto Gonzáles, dice que quien llegó a este lugar a hacer la misión de evangelizar, fue el padre de la iglesia michoacana, Fray Martin de la Coruña, quien encontró mucha resistencia y el modo de atraer a la gente (indígenas), era con una cosa novedosa que o se conocía como lo era el “toro”, entonces los franciscanos misioneros inventan un toro con un armazón, elaboran la cabeza con la escultura de un toro y lo forran con un petate, se hacen acompañar con la música de chirimías, pero en la actualidad el toro se hace acompañar con otro tipo de música, como son las bandas de viento.