Especiales

Todo mi proceso fue irregular: Jesús Reyna
Sandra Soraya Castro Lunes 11 de Febrero de 2019
A- A A+

El pasado 22 de diciembre Jesús Reyna García salió de prisión después de 40 días de arraigo, tres años, 2 meses en el Altiplano y 9 meses en el penal David Franco Rodríguez de Morelia.

El político huetamense de 66 años de edad salió en libertad luego de que la autoridad federal que lo perseguía se desistió de la acción penal por el delito de nexos con el narcotráfico que le fue adjudicado en abril del 2014, cuando fungía como Secretario de Gobierno, en la administración de Fausto Vallejo Figueroa.

«La decisión se basó en una ausencia de pruebas para acreditar una acción delictiva», dijo.

Su detención, análisis de la evidencia, pruebas, todo su proceso, presentó irregularidades de origen.

Jesús Reyna García salió de prisión después de 40 días de arraigo
Jesús Reyna García salió de prisión después de 40 días de arraigo
(Foto: Especial)

El video que fue presentado como principal prueba de su presunto nexo con el líder del grupo criminal de Los Caballeros Templarios, Servando Gómez alias La Tuta era obscuro y las palabras de quienes ahí aparecían eran inaudibles en varios puntos.

Un «No» y un «puta madre» son las únicas palabras que se escuchan con claridad de voz del ex funcionario, diputado, líder partidista y gobernador.
Aun así, se hicieron dos traducciones que ni siquiera coincidían.

«El encuentro con La Tuta si tuvo lugar. Se dio cuando yo no fungía como servidor público y se llevó a cabo de manera obligada», asegura Reyna García.

«Me contactó un hombre que me dijo que su patrón me quería ver en Las Cruces. No había alternativa, no se me dio a escoger entre ir o no. Tenía que hacerlo. Fue un encuentro corto, diez minutos, no más», recuerda.

La incomodidad de la entrevista, el nerviosismo que esta le generaba y la incertidumbre de no saber si se saldría vivo del lugar jugaron un papel importante en el hecho de ni siquiera haber notado que se estaba grabando el encuentro.

Meses después, cuando arribó al estado la ayuda federal en el nombre de Alfredo Castillo, que fue nombrado Comisionado para le Seguridad y Desarrollo de Michoacán, fue cuando se dio cuenta que existía ese material.

«Cuando fui llamado al despacho del gobernador (Fausto Vallejo) y él mismo me pidió que aclarara el asunto, acepté gustoso. Accedí a trasladarme a la Ciudad de México donde pensé que comparecería».

No fue así. Jesús Reyna fue detenido y arraigado. En unos minutos había pasado de ser un funcionario de alto rango a indiciado.

El ex gobernador de Michoacán durante su entrevista con Sandra Soraya Castro
El ex gobernador de Michoacán durante su entrevista con Sandra Soraya Castro
(Foto: Especial)

A partir de ese momento, recuerda, el tiempo empezó a contarse de otra forma. Los segundos, minutos, horas, días, semanas, meses y finalmente años cobraron otro sentido.

Una casa cómoda, su ropa, su portafolios…ya no estaban. Todo fue sustituido por una celda y un uniforme en uno de los penales de más alta seguridad en el país: el Altiplano.

Durante más de dos años no tuvo acceso a periódicos ni revistas. Perdió el hilo del acontecer en el país, en Michoacán.

Sus días transcurrían en el rígido horario carcelario que incluye un espacio para el aseo, las comidas, unos minutos en el exterior y nada más.

Recuerda que durante años no pudo ver la luna o un árbol. Sólo concreto gris. Recuerda también haber visto a integrantes de la élite criminal y aun incrédulo señala «fui recluido junto a ellos».

Su única luz



Ruth Reyna, notaria pública en el estado e hija de Jesús Reyna, se asumió como su principal soporte. Ella habló, gestionó, luchó no sólo por demostrar la inocencia de su padre sino por asegurarle mejores condiciones.

Le cerraron puertas donde se supone, tenían que estar abiertas y encontró apoyo en quien no pensó.

Reyna García asegura que su hija fue engañada por un personaje del Poder Judicial quien le aseguro que en 40 días estaría en libertad. La frustración de la mentira le habría ocasionado sentimientos de culpa a la joven abogada.

Ruth Reyna también se encontró con Alfredo Castillo con quien abogó por su padre y habría sido sujeta por otros personajes a la petición de al menos un millón y medio de pesos para que en el Altiplano, Reyna recibiera buen trato.
Aun hubo más, aseguró Reyna. En un momento, durante esas primeras semanas después de su detención, le fueron solicitados 2 millones de pesos para dejarlo en libertad.

Su negativa a declarar ante la desaparecida SIEDO también dejó consecuencias. Dos preguntas que sonaron como terribles presagios: «¿Tiene una hija notaria verdad? ¿Cómo estará la notaria?».

Ruth Reyna fue localizada sin vida el 17 de diciembre del 2017 en su domicilio ubicado en la colonia Félix Ireta de Morelia.

Presentaba un impacto de bala en la cabeza y en el lugar fue localizada una pistola calibre 22. Ella, dio positivo a la prueba de rodizonato de sodio.

Los hechos ocurrieron un año y 5 días antes de que Jesús Reyna pudiera alcanzar la libertad.

El 22 de diciembre



Eran las primeras horas de la tarde del 22 de diciembre cuando dejo el penal David Franco Rodríguez, lugar a donde fue trasladado nueve meses antes, el 19 de marzo del 2018.

Su llegada a Charo, municipio donde se encuentra el Mil Cumbres marcó una diferencia sustancial para el político. Reglas menos rígidas y la oportunidad de interactuar con otros internos.

Arquímedes Oseguera, ex alcalde del municipio de Lázaro Cárdenas fue una de las personas con las que más convivió.

Las noticias del exterior empezaron a llegar en forma de diario. Al principio sólo nacionales, pues evitaba conocer lo que ocurría en el estado. Después, empezó a ponerse al tanto.

Fue cuando se dio el acercamiento con personajes ligados al Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

«Me ayudaron, pero no se ha establecido ningún tipo de compromiso. No hay compromiso de sumarse a su proyecto y no hay compromiso de dejar mi partido (PRI)», puntualizó.
Una de las preguntas más recurrentes que le han hecho desde su salida de prisión es si retomará sus actividades públicas y políticas.

No lo descarta, pero ahora vive el proceso de adaptación. Reconoce que ha sido difícil incluso volver a dormir en su cama. No pudo conciliar el sueño durante los primeros días fuera de su celda. Ha tenido pesadillas.

Su familia no está acostumbrada a tenerlo en casa. Su ausencia fue prolongada. Él sigue reconociendo sus cosas y sus espacios. Se está reencontrando.

Ve con admiración el sol, las nubes. Es como si hubiera estado en coma cuatro años, 7 meses y 17 días.

No conoce anécdotas como la de la invitación de Rubí, aquella quinceañera y su fiesta que hicieron viral las redes sociales y analiza la nueva forma de gobierno en nuestro país.

La defensa, después de la salida



¿Si ya estas libre, si la autoridad reconoció que no hay elementos para comprobarte culpabilidad alguna, si muchos dicen que fuiste un preso político, por qué anunciar demandas?, le pregunté durante los más de 50 minutos que platicamos.

«Porque quiero que mis hijos y los hijos de mis hijos caminen libres y con la frente en alto. Porque quiero dar la cara y que me digan de frente y demuestren que yo he cometido algún ilícito», dijo Reyna tajante.

Desde su salida de prisión ha revisado documentos que dejo su hija Ruth; el video con el que lo vincularon con Los Caballeros Templarios está siendo analizado y traducido por especialistas, otros documentos y testimonios están siendo integrados.

Trabaja en la creación de una página (jesusreyna.org.mx) en donde hará públicos todos los documentos de su caso con que cuenta: «lo haremos poco a poco».

Además, prepara denuncias contra funcionarios de la entonces Procuraduría General de la Republica y una Magistrada. También, alista quejas que presentara ante el Consejo de la Judicatura y piensa acudir ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos e incluso ante el Grupo de detenciones arbitrarias de la ONU.

«A la luz del sol, la mentira brilla», dijo antes de terminar la entrevista con una frase de Nelson Mandela: «Al salir hacia mi libertad supe que, si no dejaba atrás todo el odio, la ira y el resentimiento, seguiría siendo un prisionero»


Comentarios