Sociedad

Guardia Nacional, ¿el primer paso a la militarización de México?
Ernesto Hernández Doblas Jueves 17 de Enero de 2019
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Cuatro partidos políticos en la Cámara de Diputados aprobaron este miércoles la creación de la Guardia Nacional a iniciativa del presidente de la nación Andrés Manuel López Obrador.

La medida no ha dejado de tener fuertes críticas entre otras razones porque muchos analistas y actores políticos consideran que es un primer paso a la militarización del territorio nacional o a su reforzamiento.

Los objetivos según la parte oficial tienen que ver con resolver el delicado asunto de la seguridad interior que en los últimos tres sexenios se vio amenazada por el crimen organizado.

Cambio de Michoacán preguntó a varios académicos y actores sociales de la entidad para conocer su punto de vista al respecto y abonar al análisis de un tema que atañe a todas y todos.

Se aprobó en lo general Proyecto de Decreto en materia de Guardia Nacional, con una votación de 363 a favor, 3 abstenciones y 118 en contra, durante la Sesión Extraordinaria del Congreso federal
Se aprobó en lo general Proyecto de Decreto en materia de Guardia Nacional, con una votación de 363 a favor, 3 abstenciones y 118 en contra, durante la Sesión Extraordinaria del Congreso federal
(Foto: Cuartoscuro)

Francisco Lunar Vargas es médico de urgencias del Hospital "Miguel Silva" y de forma inmediata afirmó que la medida es pertinente dada la situación que se padece aún.

"Es necesaria pero sin mezclarla ni con la Marina ni con el Ejército. Que sea una Guardia Nacional que responda con calidad e inteligencia, a los intereses de los civiles".

Abundó que las dos instancias mencionadas deben ocupar sus funciones y principios de acorde a lo que marca la Constitución.

"Si mezclamos al Ejército con la Guardia Nacional corren el riesgo de contaminarse con la delincuencia".

Para concluir, no visualizó el riesgo de una militarización siempre y cuando sean separadas las funciones de cada fuerza, ya que de lo contrario la institución militar perdería calidad como sucedió, dijo, durante el período del ex mandatario Enrique Peña Nieto.

Quienes lograron aprobar este 16 de enero la iniciativa en cuestión fueron además del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES).

El Partido de Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC) la rechazaron por considerar que con ella se oficializa la militarización de México.

En el marco del debate, Erik Avilés Martínez presidente en Michoacán de Mexicanos Primero apuntó: "Lo que es un hecho es que el marco constitucional recién aprobado para la Guardia Nacional dota de atribuciones de intervención directa a miembros de las fuerzas armadas ante la ciudadanía, lo cual se contrapone a los criterios de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos".

Enseguida ejemplificó recordando uno de los muchos casos tales como el del abatimiento de dos presuntos delincuentes por parte del Gobierno de México en 2010, quienes en realidad resultaron ser estudiantes de excelencia del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

"En cuanto a la implementación del marco normativo, para llenar vacíos entre los elementos de las fuerzas armadas que pueden derivar en tragedias, resultará de capital importancia la formación inicial que reciban los futuros integrantes de la Guardia Nacional, con la finalidad de que estén debidamente capacitados para respetar y hacer respetar los derechos humanos de los civiles".

Avilés Martínez agregó que es preciso el diseño de un programa emergente de capacitación para quienes sean militares en servicio y se les pretenda comisionar a desempeñar labores dentro de la instancia recién creada.

Pero además, "debemos de estar muy al pendiente respecto a la política criminal, ya que la Guardia Nacional es solamente una parte de la construcción de una solución integral a los problemas en materia de seguridad pública, que implica fortalecer los derechos, las libertades y las garantías de los ciudadanos expandiendo sus capacidades".

De acuerdo a información internacional proveniente de Alemania, Eurodiputados y parlamentarios consideraron preocupante la reforma constitucional para crear la Guardia Nacional por las mismas razones ya mencionadas.

El escritor michoacano Rafael Calderón Torres pidió recordar que quien sacó a las Fuerzas Armadas a las calles fue el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa luego de hacerle una declaración de guerra al narcotráfico allá por el 2007 sin hacer ningún tipo de adecuación legal.

"Ahora, con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se hace por primera vez una reforma constitucional y bajo ésta se busca que su existencia legal sea bajo la ley para coordinar la pacificación del país en el problema de la violencia".

Luego de sus consideraciones de inicio, Calderón Torres negó el peligro sobre el que varias voces han alertado ya que entre otras medidas para evitar dicho escenario la Guardia Nacional, apuntó, será regida por ciudadanos que se coordinarán con la Marina, Policía Federal y Ejército.

Sin embargo "aunque los riesgos de una posible militarización existen, también es cierto que la normalidad ahora establecida tiene límites y estable mecanismos que antes no existían".

Es de apuntar que de acuerdo a la conferencia de prensa matutina que ofreció el presidente de México este jueves, solicitará al Senado incorpore algunos aspectos que fueron desechados por diputadas y diputados.

“Se eliminó un transitorio que se había propuesto sobre la participación de las Fuerzas Armadas. Así casi queda igual y es una reedición de la Policía Federal que ya sabemos que no funcionó”.

Finalmente, el activista por los derechos sexuales y reproductivos Raúl Martínez Rojas emitió su opinión en dos vías: reconociendo que la seguridad de la nación es un problema acumulado durante muchos años.

Desde la llamada guerra contra el narco se llevaron a cabo acciones desde la autoridad establecida que no obtuvieron resultados positivos.

Incluso a pesar de un gran número de elementos civiles y ciudadanos que se fueron sumando al esfuerzo como las autodefensas, los Pantera, el Ejército, la Marina, la Policía Federal, Comunitaria, Municipal y Estatal entre otros.

"Contamos con un aparato de seguridad demasiado amplio. Pero a la hora de las funciones que les toca no es claro las que les corresponde a cada uno y hasta dónde llegan sus atribuciones".

Por lo tanto se hacen necesarias, abundó, reglas claras en ese sentido. En un segundo punto lamentó que se pretendan igualar las funciones pero con formación distinta.

"El Ejército anda en las calles; recordemos sucesos como el de San Fernando y muchos más en donde han sido las Fuerzas Armadas quien han actuado en contra de la sociedad civil".

Si la apuesta es "abrazos y no balazos" remató, entonces se tiene que cambiar de dirección en cuanto a las maneras de generar seguridad.