Municipios

Supervisó Juan Luis García vieja cárcel municipal futura sede del archivo histórico de Huetamo
Ángel Ramírez Ortuño Jueves 6 de Septiembre de 2018
A- A A+

Huetamo, Michoacán.- Mientras que a finales del siglo X1X y en el apogeo de la gubernatura en Michoacán de Aristeo Mercado que se eternizaría en el poder, se inauguraba en Huetamo una serie de nuevas edificaciones que cambiarían para siempre la imagen pública municipal, entre ellas el puente de La Reforma, el cementerio municipal, la presa de El Pito Real, y en especial el bello edificio construido en el corazón de la antigua Villa de Huetamo, levantado con ladrillo rojo sobre la antigua calle de Las Flores, hoy Venustiano Carranza, que se convertiría con el correr de tres siglos en la famosa sede de la cárcel municipal, con todo y sus sórdidas historias de fugas y fusilamientos, de hombres y mujeres que ahí estuvieron presos del cuerpo y del alma.

Por tal motivo, y frente al arribo de la nueva administración perredista de Juan Luis García Conejo, vientos de fronda en favor de la cultura empiezan a soplar fuerte, y dentro de una de sus primeras actividades enfocadas a este rubro, acudió entrada la tarde del pasado martes acompañado de la Historiadora Ma. Guadalupe Martínez a visitar y recorrer el añoso inmueble municipal, ese mismo que en la anterior administración de Elías Ibarra Torres, y en una primera sesión de Cabildo se le designaba como nueva sede del Archivo Histórico Municipal de Huetamo, aprobación que solo quedó en mero proyecto.

El nuevo presidente de Huetamo,  con marcado entusiasmo cruzó la puerta principal
El nuevo presidente de Huetamo, con marcado entusiasmo cruzó la puerta principal
(Foto: Ángel Ramírez Ortuño)

En esta ocasión, el nuevo presidente de Huetamo, con marcado entusiasmo cruzó la puerta principal y enseguida se le franqueaba el paso entre gruesos barrotes que separaban a los presos con su libertad, y más allá escuchaba una y otra indicación de Lupita Martínez, sobre los tiempos en que fungió como un pequeño “palacio negro” este edificio, al recordar que algo similar sucedió allá en la Ciudad de México con el penal de Lecumberri, edificio que al ser cerrado como reclusorio se convirtió en la nueva sede del Archivo General de la Nación, AGN, de tal forma que algo similar podría suceder en Huetamo si se concreta el traslado del enorme acervo histórico que tiene en resguardo el Archivo Histórico de Huetamo, “General Jesús Millán Nava”.

Y mientras recorrían las herrumbrosas bartolinas, los recovecos que en ese penal sirvieron de purgatorio a cientos de presidiarios que ahí llegaron a pagar sus condenas, era, según cuentan las viejas crónicas, una doble pena moral el encarcelamiento, dado que si en la calle el calor de Huetamo era insoportable, ni imaginar lo que padecían los reclusos acusados de homicidio, abigeato, secuestro, violadores, marihuanos y pendencieros, pero también presos políticos famosos, como Manuel Ugarte, Murillo y otros, sin que se salvara la prensa, dado que alguna vez ahí estuvo detenida la Doctora María del Rosario Pineda, directora del semanario El Real Huetamo.

Después de recorrer cada crujía, el calabozo, el apando, los talleres, la capilla y otros espacios donde por cerca de un siglo fue la cárcel pública de Huetamo, aunque para otros era el “bote”, dado que junto con la cárcel se encuentra aún en funciones la comandancia, y en respuesta a que hace algunos años se cerró el Cereso para llevarse a los presos a Zitácuaro, tras subir a la parte alta del bien conservado inmueble, se daba la anuencia de Juan Luis García Conejo de iniciar los trabajos conducentes a convertir este lugar en un espacio digno y adecuado para los requerimientos que requiere la nueva instalación del Archivo Histórico de Huetamo, un espacio que marca un precedente en la historia de la archivista nacional.

Finalmente, en opinión de la Historiadora Lupita Martínez, titular del Archivo Histórico Municipal de Huetamo, que lleva el nombre del huetamense y cronista de la revolución mexicana en la Tierra Caliente, Gral. Jesús Millán Nava, el cambio de espacio para el acervo histórico municipal será de gran valor, dado que ya resultaba insuficiente el área destinada en el ayuntamiento a cientos de miles de documentos, algunos que datan del año de 1775, y que dadas las características del inmueble propiedad del ayuntamiento, esta medida será de gran beneficio para la comunidad en general, mientras que en el futuro el espacio que ocupa en la actualidad el archivo será la nueva oficina municipal del alcalde Juan Luis García, todo ello después del recorrido por el viejo inmueble construido en el centro de la ciudad a finales del siglo X1X.