Escenarios

114 aniversario del natalicio de Salvador Novo, uno de los Contemporáneos
Ernesto Hernández Doblas Domingo 29 de Julio de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Los Contemporáneos fue uno de los grupos literarios e intelectuales más importantes de inicios del pasado siglo, con una pléyade de nombres que dieron lustre a la nación mexicana entre los que pueden enumerarse a Xavier Villaurrutia, Jorge Cuesta, Carlos Pellicer y Antonieta Rivas Mercado.

Salvador Novo López formó parte de dicho grupo, desempeñándose como poeta, dramaturgo, cronista historiador y ensayista.

Nació un 30 de julio de 1904 en la ciudad de México y perteneció además a la Academia Mexicana de la Lengua.

En 1920 comenzó su labor como escritor en revistas literarias y colaboró en publicaciones como Lecturas clásicas para niños
En 1920 comenzó su labor como escritor en revistas literarias y colaboró en publicaciones como Lecturas clásicas para niños
(Foto: Especial)

Se trató de uno de esos artistas que llevan su personalidad a lo creado y su creación es reflejo de su individualidad en una misma sintonía.

En ese sentido poseía una prosa ligera no exenta de elegancia lo que a su vez se afilaba con un deleite y habilidad para el sarcasmo y lo irónico e incluso, por lo escandaloso y considerado vulgar.

Es de apuntar que además gustaba mostrar su preferencia sexual con tintes de provocación hacia una sociedad cerrada y violenta hacia la homosexualidad.

Todas las características anteriormente dichas hicieron que Salvador novo se convirtiera en una figura destacada y transgresora siendo por lo mismo también incómoda para la cultura y el arte.

De la misma forma impartió clases de literatura en la Escuela Nacional Preparatoria y de Historia en el Conservatorio Nacional de Música.

En 1920 comenzó su labor como escritor en revistas literarias y colaboró en publicaciones como Lecturas clásicas para niños, Antena y Contemporánea.

Además entre 1927 y 1928 dirigió Ulises, al lado de otro de los destacados miembros de Los Contemporáneos, Xavier Villaurrutia.

Renovó también entre otros espacios el de la televisión, mediante participaciones en donde hacia gala y deleite de las características mencionadas.

En cuanto al terreno de lo escénico realizó un trabajo fundamental en la renovación del teatro mexicano, pues fue titular de Teatro en el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA); fundó el Teatro Ulises y el Teatro de la Capilla y dirigió la Escuela de Arte Dramático.

Entre sus obras como dramaturgo pueden destacarse La culta dama (1951), Yocasta o casi (1961) y su texto teórico Actuación y dirección teatral.

Se interesó por el arte cinematográfico, como director, productor y guionista, en películas como La Zandunga, Perjura, El capitán aventurero Don Gil de Alcalá y El signo de la muerte.

También dirigió el departamento Editorial de la Secretaria de Educación Pública (SEP); el de Publicidad en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el de Publicaciones de la Secretaría de Economía (SE).

En 1946 publicó Nueva grandeza mexicana, obra que lo hizo merecedor del título de Cronista de la Ciudad de México.

El también académico de la lengua cultivó la crónica, con obras como Breve historia de Coyoacán e Historia y leyenda de Coyoacán.

En 1967 fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura, en reconocimiento a su obra literaria y a sus aportes teóricos a los más variados aspectos de las letras mexicanas.

“Se puede decir que Salvador Novo, sin ser un escritor popular, sí es un secreto a grandes voces, y que, además, el personaje se ha implantado como paisaje de época y celebración de lo marginal”, afirmó Carlos Monsiváis en una ocasión.