Municipios

En el 2003 entre Huetamo. Tiquicheo y Tuzantla fue localizado el dinosaurio más viejo encontrado en México
Ángel Ramírez Ortuño Jueves 26 de Julio de 2018
A- A A+

Una nueva localidad con restos fragmentarios de dinosaurio ha sido descubierta en la Barranca Los Bonetes, Mpio; de Tiquicheo, Mich; y localidad vecina de Huetamo, según lo señalara en el año del 2013 la revista Investigación- Quo-Discovery, donde se afirma que es el primer reporte del caso de un hadrosaurio en el estado, cuya localización se ubica en una sucesión de depósitos continentales, constituidos por conglomerados, limolitas y areniscas, los cuales en su porción superior presentan rocas volcánicas intercaladas; se localizan en la margen oriental de la estructura conocida como “Anticlinal de Tzitzio” en los límites entre los estados de Michoacán y Guerrero y cuyas rocas fueron descritas por primera vez por Pantoja-Alor en (1959) y de Cserna, en (1978) como parte de la Formación Balsas, definida originalmente en la cuenca hidrológica del río Mexcala–Balsas.

Huehuecan Auhtlus Tiquichensis
Huehuecan Auhtlus Tiquichensis
(Foto: Especial)

En la barranca de Los Bonetes, entre los municipios de Tuzantla y Tiquicheo, justo en los linderos donde empieza la región de la Tierra Caliente, se descubrió en el 2003 un dinosaurio Pico de Pato que caminó por las tierras de Michoacán hace 84 millones de años, y que para el 2012 el biólogo mexicano Angel Alejandro Ramírez Velasco, especializado en paleontología lo bautizó como “ Huehuecan Auhtlus Tiquichensis” en náhuatl, --antiguo pato de Tiquicheo--, y otro tanto sucedió en Purechucho-Huetamo donde apareció el fémur de un mastodonte, y otros hallazgos se han registrado en la zona lacustre de Cuitzeo e Indaparapeo, don un amigo cronista conserva un hueso que data de millones de años atrás.

La historia se repitió en la zona del Balsas, dado que para en el año del 2003, Ramírez escucho al geofísico Maouloud Benammi hablar del citado fémur encontrado en un tramo de la carretera de Zitácuaro a Huetamo en la panorámica barranca de Los Bonetes, y sucedió que para continuar las investigaciones se solicitaron estudiantes voluntarios para realizar el rescate del fósil, y el tocayo ángel aceptó el reto, y ya presente en Tierra Caliente tuvo la suerte de encontrar parte de los huesos de la columna y del cráneo, y enseguida se llevaba la sorpresa que se trataba de un dinosaurio pico de pato, el más viejo localizado para ese entonces en México, lo que dejó al descubierto que era tal hallazgo 14 millones de años más viejo que otros dinosaurios encontrados en Coahuila.

Años después, Ramirez Velasco publicó un artículo científico donde bautizaba al dinosaurio con palabras en náhuatl: Huehuetl, “antiguo”, canauhtli, “pato”, y el nombre del pueblo donde se halló, y el resultado de aquel nombramiento científico fue; Huehuecanauhtlus Tiquichensis, y así mismo al seguir adelante con los estudios de tal especie logró descubrir que el dinosaurio padecía una enfermedad crónica, después de observar los huesos y compararlos con otros, y para tal fin se metió a varias clases en la Facultad de Veterinaria de la UNAM, donde realizó tomografías a los huesos, hasta localizar una especie de tumor que solidificó una vértebra con una costilla, lo que generaría que el dinosaurio que se paseó por Michoacán en la antigüedad tuviera problemas para respirar, y lo definió como “un gigante asmático”.

Por suerte, acá en Huetamo, tras una serie de excavaciones para un pozo artesanal de agua, casi a flor de tierra apareció un enorme fémur en terreno propiedad del Doctor Virgilio Reynoso Tapia, justo en el lugar donde ahora se construye Ciudad Mujer, y después la citada pieza quedó en resguardo en Huetamo, y así mismo se han localizado otro tipo de huesos con referencia de dinosaurios en los bordos que el río Balsas se ha ido tragando con la llegada de grandes corrientes, todo ello sobre la zona donde se localiza el asentamiento final del llamado Mar de Thetis, que abarca desde Chumbítaro, San Lucas, Purechucho, Huetamo, Turitzio, Comburindio y Zirándaro, donde será necesario realizar estudios más profundos al respecto.