Municipios

Marchan por la paz y contra la inseguridad en Uruapan
Grecia Ponce Domingo 22 de Julio de 2018
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Familiares y amigos de los tres pequeños productores de aguacate, que fueron asesinados frente a la cámara de seguridad de un negocio de lácteos, presuntamente para ser asaltados, convocaron y tomaron parte en una marcha por la paz y contra la inseguridad.

Como generalmente ocurre con este tipo de movimientos, nacidos de una inconformidad legítima, cuando se incorporan actores externos, en esta manifestación se infiltraron simpatizantes y ex candidatos locales del Partido Acción Nacional, cercanos a la ex candidata a presidenta municipal, Mary Dóddoli Murguía.

Desde la semana pasada se convocó a través de las redes sociales a una
Desde la semana pasada se convocó a través de las redes sociales a una "marcha masiva contra la inseguridad ciudadana"
(Foto: Grecia Ponce)

Desde la semana pasada se convocó a través de las redes sociales a una "marcha masiva contra la inseguridad ciudadana", la cual no tuvo mucho eco, ya que fueron aproximadamente unas 100 personas las que tomaron parte.

Al parecer fue convocada por dos grupos distintos, uno el de la familia Mondragón, la cual fue víctima del triple asesinato, cuya principal evidencia, un video de los hechos, fue exhibida por algunas páginas en las redes sociales, supuestamente dedicadas a informar.

Los familiares y amigos de esta familia llamaron a vestirse de blanco para partir ayer domingo desde la llamada glorieta de La Pepsi. Otro grupo convocó a vestirse de negro en señal de luto y a salir desde la facultad de Agrobiología, Presidente Juárez de esta ciudad; plantel que se sitúa frente a la mencionada glorieta.

Los participantes iniciaron su marcha alrededor de las 10:30 horas y no se encaminaron hacia el centro de la ciudad, sino a la Presidencia Municipal, en donde mediante pancartas y lonas manifestaron reproches en contra del presidente municipal, Víctor Manríquez y el gobernador Silvano Aureoles.

También pidieron que las instituciones bancarias investiguen a los empleados, pues les resulta inquietante que cuando alguien retira alguna suma importante, los delincuentes parecen tener la información precisa sobre sus víctimas.