Municipios

Se vivieron tres días de fiesta en honor a San Pedro en Uruapan
Grecia Ponce Domingo 1 de Julio de 2018
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Aguantaron hasta el final los hijos de San Pedro y en el barrio fundador que lleva su nombre, se cumplió con todas las ceremonias de la fiesta patronal, aunque al llegar al cuarto día, ayer domingo, este asentamiento parecía un desierto.

Hubo tres días de fiesta en honor de su santo patrono. Un grupo le ofrendó cultura, arte y pirotecnia; otro sólo ingesta de alcohol.

En esta festividad como en las otras de los asentamientos Constituyentes, quienes festejan a San Pedro están divididos en dos grandes grupos. El de los promotores culturales, que además toman parte en las actividades religiosas y el de los que nada más se dedican a ingerir alcohol, durante uno, dos o los tres días que dura la celebración.

Tras el desfile de Las Yuntas las familia y amigos se congregan para convivir y comer
Tras el desfile de Las Yuntas las familia y amigos se congregan para convivir y comer
(Foto: Grecia Ponce)

La fiesta de quien según los relatos católicos fue designado, según el propio Pedro apóstol, la piedra o base sobre la cual se construiría la iglesia católica, comenzó desde la noche del jueves 28, con la instalación de la portada en la puerta que lleva al atrio de la capilla.

En realidad en las capillas de los nueve barrios, se colocan dos portadas, una en la puerta de la capilla y otra en la puerta del atrio. Sin que esta reportera conozca la razón, se le da más importancia a la portada exterior que a la interna, aunque a veces, como en esta ocasión, la interior sea más elaborada que la externa.

También esa noche se coronó a la nueva Ireri, Fátima Guerrero Piñón, quien sustituyó en el cargo a la Ireri saliente, Cristina Guadalupe Urbina Mercado, la que tras representar durante el ciclo 2017-2018 a su barrio, ahora fue nombrada copalera.

Ya el viernes 29, fue lo que aquí se conoce como "el mero día de la fiesta", durante el cual se lleva a cabo el ritual de la corona de San Pedro (una ceremonia, donde un devoto esa apadrinado y porta una corona a semejanza y en homenaje del Santo Patrono); se ofrecen danzas, música, flores, ceremonias litúrgicas y no puede faltar la pirotecnia, ya que este barrio es cuna de los mejores maestros de este arte. Por ello la noche culmina con el encendido de un magistral castillo.

El sábado 30 es cuando la gente del barrio sale a compartir la fiesta con el resto de la población y los grupos de danza se lucen con sus atuendos y coreografías.

Es entonces cuando los mencionados grupos, coordinados con el patronato o comité cultural, se combinan para ofrecerle a los habitantes locales y a los visitantes un banquete, ya que en lo que se conoce como el Desfile de las Yuntas, todos los grupos de danza del barrio toman parte en un recorrido.

Ese momento también es aprovechado por el contingente de los que nada más acuden a alcoholizarse y que este sábado de ley seca, demostraron que esa determinación legal o es letra muerta o los aficionados a las bebidas alcohólicas son muy precavidos o se abastecieron con anterioridad.

Tras el desfile de Las Yuntas las familia y amigos se congregan para convivir y comer y ya por la noche, con las fuerzas que les quedan, se despide a las bandas de música y se queman los toritos pirotécnicos.