Municipios

La leyenda de "La Pila del Torito"
Armando Martínez Jueves 28 de Junio de 2018
A- A A+

Pàtzcuaro, Michoacàn.- La 'Pila del Torito', ubicada en uno de los extremos de la antigua Plaza San Agustín, ahora Plaza Gertrudis Bocanegra es parte de la historia, la leyenda y la cultura de Pátzcuaro, aun es incierta la fecha que se construyó en su lugar original, a unos pasos de donde se encuentra actualmente, removida por 'un castigo' impuesto en su contra y por lo cual fue su destino instalarla en otro lugar.

De acuerdo a información del historiador patzcuarense, Antonio Salas León, en su libro 'Pátzcuaro, Cosas de Antaño y Hogaño', manifiesta que en la parte sur de la Plazuela de San Agustín y cerca de la desembocadura de la calle Iturbe, se levanta una antigua fuente con abrevadero que se conoce con el nombre de 'La Pila del Torito'.

 La leyenda de
La leyenda de "La Pila del Torito"
(Foto: Armando Martínez)

Cuenta la leyenda, que allá por los tiempos de la colonia española, dicha fuente se hallaba situada muy cerca del lugar que ahora ocupa, pero dentro de la calle Iturbe, con frente a la calle La Paz. Pero sucedió que en uno de aquellos 300 años de la dominación hispánica, los transeúntes y no pocos desocupados de la calle Iturbe (Antigua de Las Campanitas), fueron testigos de un hecho que les llenó de terror, pues vieron venir de la Plaza Mayor (hoy Vasco de Quiroga) a un caballo en carrera desenfrenada que pasó velozmente a los largo de la calle montado por un oficial del ejército español, que luchaba por dominar al animal sin conseguirlo; sin embargo, el jinete no perdía la serenidad y seguramente que vislumbró rápidamente la esperanza de parar al bruto caballo frente a la pila y hacia allá logró dirigirlo, más el caballo se metió entre la pared y la pila, pasando tan cerca de esta que azotó al jinete contra la torre causándole una muerte instantánea.

Las autoridades de la ciudad acusaron a la fuente de homicidio y le abrieron un formal proceso que se inició con suspenderle el agua, ya que su misión era dar vida y no quitarla y después de un juicio largo y engorrosos, en el que tuvieron que desfilar multitud de testigos, fue condenada a perder su sitio y cambiarse a otro lugar, para que en lo sucesivo no osara hacer más daño, 'siendo que su oficio es dar vida con el agua que de ella emana'. Se dice que cuando se 'cumplió la sentencia', solo autoriza que fue voluntad de los jueces, que al mudarle de sitio no se le derribara, sino que se le cambiara entera, sin quitarle ni ponerle, a fin de que toda ella sufriera la condena, lo cual se cumplió al pie de la letra.

 La leyenda de
La leyenda de "La Pila del Torito"
(Foto: Armando Martínez)

Sea lo que fuere, dice Salas León, y de lo que esto haya verdad, lo cierto es que cuando se pavimentó la calle Iturbe, se descubrieron los cimientos de la fuente original en el lugar que ocupaba dentro de la calle y muy cera de la esquina.

En la actualidad, la fuente sigue siendo dotadora de agua pura y cristalina y en los tiempos de escasez del vital líquido, la gente va a surtirse de ella para llevarla a sus hogares.