Municipios

Luz Ángela Ramírez Herrera la nueva Ireri del Barrio de la Santísima Trinidad
Grecia Ponce Martes 29 de Mayo de 2018
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Luz Ángela Ramírez Herrera es la nueva Ireri del Barrio de la Santísima Trinidad-El Sagrado Corazón-El Vergel y el pasado fin de semana recibió el bastón de mando de su predecesora, Montserrat Nolasco Tejeda.

El ritual de la coronación de la actual Ireri se realizó en el marco de la fiesta patronal de la Santísima Trinidad, que junto con el Sagrado Corazón de Jesús, son las efigies que simbolizan la fe del barrio conocido actualmente como El Vergel.

Luz Ángela Ramírez Herrera, nueva Ireri del Barrio de la Santísima Trinidad
Luz Ángela Ramírez Herrera, nueva Ireri del Barrio de la Santísima Trinidad
(Foto: Grecia Ponce)

Este pasado fin de semana, se llevó a cabo la celebración en honor precisamente de la Santísima Trinidad y el próximo jueves 31 y hasta el próximo 10 de junio tendrán lugar las actividades festivas y religiosas del Sagrado Corazón de Jesús.

Por lo que toca al ritual de la coronación dio comienzo en realidad desde el pasado domingo 20 de este mes, con la despedida de Montserrat Nolasco Tejeda. Ya este sábado 26 como la tradición marca los invitados a la coronación acudieron al domicilio de Nolasco Tejeda para acompañarla en su trayecto final como Ireri.

Posteriormente el contingente se dirigió a la vivienda de Luz Ángela Ramírez para de ahí caminar en grupo hasta el kiosco del barrio, donde culminó el ritual.

La nueva Ireri, es hija de Florentina Herrera Estrada y Efraín Ramírez Vázquez y portó esa tarde un traje que calificó de sencillo, pero ahí radicó su elegancia.

Estaba confeccionado en manta y se componía de un huanengo o blusa bordada con la tradicional puntada Uruapan, que es un hilvancito recto; un rollo o falda de lana negra; un mandil con ribetes de encaje también bordado con el prespunte Uruapan y un rebozo hilado en telar de cintura. Además lució aretes de media luna, de plata; un collar de coral rojo, guaraches de araña, crisantemos en sus trenzas y una batea maqueada.

Como primera parte de la ceremonia, la Ireri saliente, Montserrat Nolasco agradeció a su barrio la deferencia que tuvieron sus habitantes en designarla como representante, mostró gratitud con las otras ireris y también les dio las gracias a los habitantes de los otros barrios fundadores.

Nolasco Tejeda fue despojada de la corona maqueada que portó durante el tiempo que duró su cargo y de la banda bordada que la indentificaba. Además tuvo que entregar el bastón que simboliza el mando.

Fue entonces momento de coronar a la nueva custodia de los santos del barrio, quien más tarde fue objeto de la bienvenida de sus compañeras las ireris de los otros asentamientos fundadores y después el ritual se selló con danzas y música.