Escenarios

Carlos Rojas, un escritor que no termina de creérsela
Ernesto Hernández Doblas Jueves 17 de Mayo de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- `Soy un escritor que no termina de creérsela´, afirma frente a Cambio de Michoacán Carlos Rojas quien firma sus textos como Caliche Caroma.

Dice el consejo popular que no hay quinto malo, y eso es lo que habrá de verse este próximo lunes 21 de mayo a las 19:00 horas en el Teatro Ocampo, cuando se presente por quinta ocasión la adaptación teatral del tercer libro del entrevistado llamado Morguelia.

El costo de recuperación es de 50 pesos, dinero por el cual quienes asistan podrán además escuchar los comentarios previos de Tere Sánchez y Jorge Arturo Reyes.

Carlos Rojas es una especie de hombre orquesta que camina la ciudad para después escribirla y hacerla sonar.
Carlos Rojas es una especie de hombre orquesta que camina la ciudad para después escribirla y hacerla sonar.
(Foto: Especial)



Es importante agregar que este producto escénico mezcla poesía, actuación y música en una especie de performance dirigido por Sergio Camacho y su Compañía Teatral Foro 4, quienes llevan más de tres décadas sobre los escenarios.

También, es la oportunidad para que el autor pueda vender su texto que fuera publicado por Diablura Ediciones, de Toluca.

Carlos Rojas o Caliche Caroma, como se prefiera, habló para este diario de lo que ha sido la experiencia de ver el traslado de su texto Morguelia a otro lenguaje como es el musical y actoral.

No siempre el resultado ha sido de su gusto según comentó, sin embargo se encuentra además de agradecido con la compañía de teatro, motivado para retomar su interés por la dramaturgia.

Es así que ya cocina la escritura de una obra de teatro, basada a su vez en una novela también de su autoría que próximpróximamente verá la luz y cuyo título es Chamaco enfadoso.

Podría decirse que Carlos Rojas es una especie de hombre orquesta que camina la ciudad para después escribirla y hacerla sonar.

Y es que dentro de su currículum vital tiene además de los libros ya mencionados, un paso por la Facultad de Filosofía de la Universidad Michoacana, una trayectoria importante como músico, un algo que contar como actor y varias búsquedas creativas que lo han acompañado.

Sus intereses temáticos están enraizados fuertemente en lo citadino y su tragicomedia, por ello las páginas de sus tres libros chorrean además de sangre e imprecaciones, una dosis de ironía y sarcasmo.

Es la burla del retrato que se aguanta las ganas de llorar por medio de la carcajada.

Para muestra un botón: "No hay un mundo en este universo, que detenga este corazón. Grito a los cuatro vientos mi verso: he de bailar el pasito perdón".

Morguelia se presentó por primera vez el pasado 19 de marzo y desde entonces ha viajado a Uruapan y Zamora además de una vez más en la ciudad que le dio nombre.

La Piedad y Ocotlán son dos localidades que están en la mira del porvenir de esta obra que ha encontrado en el público diversas reacciones, según cuenta Carlos Rojas.

Éstas han ido de la sorpresa, al disgusto, pasando por el emocionado aplauso. En cuanto al número de personas que la han visto en cada puesta en escena comentó que son entre 80 y 100.

Con entusiasmo y vitalidad sus palabras van desgranándose y apuntando horizontes. Dice con sencillez y a la vez con orgullo que no termina de creerse que es escritor y al mismo tiempo que quiere conquistar otras latitudes.

Salir de esta burbuja de comodidad, apunta. Es decir llevar a sus textos a otras partes nacionales e internacionales.

Así entonces vuelve a comentar que están por salir dos libros de ensayo de su autoría, una novela y la obra de teatro que la adaptación teatral de Sergio Camacho le provocó hacer.

Da la impresión de que tendremos artista para rato.