Especiales

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia
El ex edil no sólo tendrá que enfrentar cuestionamientos sobre sus varias administraciones en la capital michoacana, sino su atrabancado paso por el gobierno estatal y en especial los señalamientos a sus hijos
Samuel Ponce Morales Martes 17 de Abril de 2018
A- A A+

(Segunda y última parte)

En una amplia sala de la principal oficina de la casa editorial, Fausto Vallejo se sitúa a sus anchas en un amplio sillón. Él sabe que como candidato a la alcaldía de Morelia tendrá que enfrentar una constante y casi permanente guerra sucia por parte de sus adversarios.

El ex edil no sólo tendrá que enfrentar cuestionamientos sobre sus varias administraciones en la capital michoacana, sino su atrabancado paso por el gobierno estatal y en especial los señalamientos a sus hijos, a Fausto y a Rodrigo, y muy en especial al segundo.

De los tres puntos, el candidato del Partido Encuentro Social (PES) los dos últimos vuelve a ponerlos sobre la mesa, pese a que tantas veces posibles lo ha hecho, una y otra vez, a veces breve, muy breve, y a veces en forma amplia y esta es una ocasión de ellas.

Lo de mi hijo Rodrigo está ampliamente conocido por la población, quien lo conoce a él y a mi familia sabe cómo nos comportamos, aseguró
Lo de mi hijo Rodrigo está ampliamente conocido por la población, quien lo conoce a él y a mi familia sabe cómo nos comportamos, aseguró
(Foto: Cambio de Michoacán)

Fausto, el hijo



–¿Está consciente de que habrá guerra sucia contra usted en varias vertientes, entre ellas la situación de sus dos hijos, uno que pretende ser diputado local y otro con el tema de la justicia, su paso por el gobierno del estado y su estado de salud?

“Lo de mi hijo Fausto, ¿qué hay en contra de mi hijo Fausto?, nada, absolutamente nada, es una gente totalmente limpia, trabajadora, amiguero, carismático, trabajador y, bueno, ¿le voy a cortar los deseos de participar…?”.

Hay un momento, agrega, “donde los hijos te dicen: ‘Papá, lo siento, yo también voy a participar’, y me da mucho gusto y lo estoy dejando solo, pero obviamente, como cualquier padre, lo tengo que apoyar, pero que él haga su esfuerzo, lo que no cuesta no vale.

“Él está haciendo su esfuerzo, además hay una cuestión interesante: tuvo oportunidad de ser candidato plurinominal y no quiso, nunca ha querido eso, quiere participar, someterse al veredicto de la población y a las reglas que hay…”.

Rodrigo



“Lo de mi hijo Rodrigo está ampliamente conocido por la población, quien lo conoce a él y a mi familia sabe cómo nos comportamos; salió un reporte en Proceso donde decía que extorsionaba a los bares y cobraba piso, con una sola prueba yo lo hubiera corrido de la casa…”.

Fausto Vallejo dijo que adoptó, como una responsabilidad institucional, las más de 600 obras semiconstruidas y deudas rezagadas de la anterior administración estatal, entre ellas una cifra considerable a dueños de microempresas.
Fausto Vallejo dijo que adoptó, como una responsabilidad institucional, las más de 600 obras semiconstruidas y deudas rezagadas de la anterior administración estatal, entre ellas una cifra considerable a dueños de microempresas.
(Foto: Especial)



Además añade que cuando lo detuvieron no intervino “para nada, no le anduve llorando al presidente de la República ni al secretario de Gobernación, dejé que el caso fluyera, lo que sí le proporcionamos fue un abogado; lo fui a visitar tres veces, la que iba cada semana era su madre…”.

¿Qué le pasó a Rodrigo?, pregunta el exgobernador, para inmediatamente establecer que su hijo, por necio, por desobediente, como sigue sucediendo, se fue rumbo a Ixtapa, y en el camino lo detuvieron, como a mucha gente le ha pasado, “¿a cuánta de ella no le han quitado las camionetas, extorsionado, baleado?”.

Habla de cómo fue obligado a sentarse en la misma mesa que el ex líder de Los Caballeros Templarios, La Tuta: “Él se está tomando una cerveza tibia, no había agua, y dándole la corriente; me dijo que es la cerveza más amarga que se ha tomado en su vida, y gracias a Dios lo soltaron”.

Y prosigue: “Sale obviamente un video donde si no hubiera sido hijo de gobernador ni siquiera lo detienen, yo conozco más de 100 videos con personalidades, con presidentes municipales, donde fueron víctimas de esas mismas circunstancias.

“Cuánta gente conozco o la conocemos de Lázaro Cárdenas, de Apatzingán o de Uruapan, líderes aguacateros, cantidad de gentes, ¿qué presidente municipal no subió, no fue para allá?”, puntualiza a renglón seguido.

Refiere que un alcalde le platicó que tuvo que ir al segundo llamado a una reunión de delincuentes porque, de no hacerlo, se meterían con su familia, y ahí La Tuta los insultó, los amenazó, les dio instrucciones para que le dieran dinero, obra y nombramientos; “yo di parte a Gobernación…”.

Ese video, establece el ex alcalde de la capital michoacana, no ha aparecido, pero debe existir. “Y repito, conozco a altos empresarios que estuvieron en las mismas circunstancias que Rodrigo, unos asistieron casi llorando, otros ofreciendo casi lo que no tenían”.

Dio algunos detalles de cuando salió el video, a petición expresa, convocó a su hijo a regresar de España y a presentarse ante las autoridades correspondientes; “llegó, lo recibió su madre…”.

Pondera cómo, de la Procuraduría General de la República (PGR), Tomás Zeron señaló que Rodrigo sólo declararía, “¡cuál declarar!, lo detuvieron porque era hijo de un gobernador, pues ustedes saben que un video no es contundente ni prueba absolutamente de nada…”, señala.
“Fue una época muy difícil la que se vivió…”, enfatiza.

La gubernatura



De voz pausada, Fausto Vallejo charla sobre cómo después de tantos esfuerzos llegó a la gubernatura y cómo se enfermó gravemente de una cirrosis que lo obligó a ausentarse y como pudo regresó a los dos meses, pero al volver a recaer tuvo que pedir licencia definitiva. “El doctor me dijo ‘al ratito no se va a servir ni a usted ni a su familia’, literal”.
Y al hablar de su breve estancia como titular del Poder Ejecutivo michoacano indicó los problemas a que se enfrentó ante la falta de liquidez, como la falta de dotación de parque a los ministeriales que se enfrentaban a una impresionante capacidad de fuego de los delincuentes.

Dijo que adoptó, como una responsabilidad institucional, las más de 600 obras semiconstruidas y deudas rezagadas de la anterior administración estatal, entre ellas una cifra considerable a dueños de microempresas.

“Pagué cerca de mil siete mil 800 millones de pesos a esa deuda que se tenía y tomé la decisión de lo que habían dejado; solicitamos el apoyo de la Federación, la pedí en dos vertientes para la seguridad y para la justicia social y en ello la generación de empleos…”.

Sin embargo, lamenta que la Federación no respaldó al estado como debía; luego pasó su licencia…

El inicio de la licuadora



Ante la falta de apoyo federal para cubrir el déficit presupuestal, reconoce que desvió recursos para hacer frente a la nómina y gastos, principalmente de sectores como el de educación, incluyendo a los universitarios, y el de salud.

“Tuve que distraer el recurso de otras cuestiones; era mi responsabilidad la gobernabilidad. A ver (Luis) Videgaray, no le voy a pagar a los a maestros porque no hay dinero, a Salubridad no le voy a comprar medicamentos, pues estalla el estado…”.

Y prosigue, “como son gente de buró, de escritorio, no saben las consecuencias, además de que no ha leído todavía nadie el espíritu de los michoacanos, que ya levantados en armas en un problema social, cuidado; no han conocido lo que es capaz la Universidad cuando se propone otro tipo de cuestiones.

“Esa fue mi responsabilidad, luego dicen ‘hay desviación de recursos’, me echan inclusive en el mismo costal que nuestros gobernadores, pues sí, pero en mi caso no hay peculado, además nosotros inventamos el término licuadora…

“Trajimos un auditor externo, entonces dijo ‘aquí hay una licuadora’, y dijimos a la gente que había una licuadora, había 120 cuentas bancarias, impresionante. Entonces no se supo nunca dónde quedó la bolita…”. No tiene la menor duda de que cada peso que se distrajo está totalmente comprobado.

“Eso que le hicieron a Luis, mi primer secretario de Finanzas, se demostró que fue una exhibición propagandística, mediática, y ya salió, y casi todos los medios de comunicación que lo señalaron, casi ninguno que está libre, exonerado…”.

El ex edil no sólo tendrá que enfrentar cuestionamientos sobre sus varias administraciones en la capital michoacana, sino su atrabancado paso por el gobierno estatal y en especial los señalamientos a sus hijos, a Fausto y a Rodrigo
El ex edil no sólo tendrá que enfrentar cuestionamientos sobre sus varias administraciones en la capital michoacana, sino su atrabancado paso por el gobierno estatal y en especial los señalamientos a sus hijos, a Fausto y a Rodrigo
(Foto: Especial)



¿Golpe de Estado?



–¿No fue un tipo de golpe del Estado a su gobierno?

“Cuando fui a decirle a Miguel Osorio Chong (entonces secretario de Gobernación) que me tenía que retirar, me dijo ‘bueno’, y le dije ‘oiga, yo lo que quisiera es que, los priistas hicieron un esfuerzo, va a ser priista la persona que van a dejar’, y me dijo ‘sí, no se preocupe’”.

Sin embargo, dice que a Michoacán “nos mandan a un perredista, una gente disfrazada, una gente a la que apoyé con dos mil millones de pesos para la Universidad Michoacana, cuando yo tenía 80 mil pesos de sueldo y él tenía, como rector, cerca de 200 mil.

“Y es él quien decía que todo mundo debía apretar el cinturón, que debería empezar a revisar el gasto corriente, que es lo que mata, que no anduviéramos haciendo cosas si no teníamos presupuesto…”.

–¿Y de salud?
“Al 100, a toda madre”.

La Entrevista con Fausto Vallejo (II parte)

Comentarios