Municipios

Huetamo
Recuerdan en su tierra al futbolista Manolo Negrete
Ángel Ramírez Ortuño Miércoles 11 de Abril de 2018
A- A A+

Manolo Negrete, en el año de 1986.
Manolo Negrete, en el año de 1986.
(Foto: Ángel Ramírez Ortuño)

Huetamo, Mich.- El futbolista Manolo Negrete, nacido en Ciudad Altamirano, Guerrero, el 11 de marzo de 1959, ganó esta semana la encuesta convocada por la FIFA en la que se buscaba definir cuál había sido el gol más hermoso en la historia de la Copa del Mundo, que inició en el año de 1930, y la fortuna favoreció aquella anotación realizada en una media tijera en un partido jugado en el Estadio Azteca en el año de 1986 en el partido jugado entre la Selección Mexicana contra la de Bulgaria, y donde el futbolista Manolo Negrete, de origen terracalentano, se cubría de gloria aquel inolvidable mes de junio, y 32 años después alcanzaba nuestro paisano tal distinción.

Por tal situación, la Tierra Caliente del Balsas se encuentra de plácemes al saber tal noticia, ya que en Ciudad Altamirano se le considera un héroe popular de las canchas, en razón de que había nacido en el Barrio de La Costita, por lo que Tierra Caliente se encuentra de plácemes por ese paisano, quien desde niño brilló en las canchas del futbol llanero, después emigró a la capital del país y se enroló en el equipo Pumas, donde demostró desde un principio su grandeza, genio y personalidad en el manejo del balón, y en especial por ser una persona tratable y sencilla dentro y fuera de las canchas.

De aquel memorable partido podemos señalar que el destino nos permitió estar presentes en el Mundial México 86, en tiempos en que laborábamos en la empresa Sunbeam Mexicana, misma que obsequió cientos de boletos a sus empleados, de tal forma que a temprana hora cruzábamos desde Tlalnepantla, Estado de México, gran parte del Distrito Federal, hoy Ciudad de México, hasta llegar a la terminal del Metro Taxqueña, y desde ese punto avanzar en autobús hasta Tlalpan para ingresar al Coloso de Santa Úrsula, que aquella fecha cubrió su capacidad total de 110 mil personas.

Justamente nos ubicamos frente a la portería norte del estadio, en la zona de graderías, listos a presenciar aquel partido que tenía enfrente a un fuerte cuadro europeo, el de Bulgaria, y en medio del estruendo de la fanaticada vino una jugada de ataque del cuadro mexicano y dentro de una jugada de fino futbol entre Rafael Amador y Javier Aguirre, que terminó en una asistencia a Manolo Negrete, quien sin pensarlo se tendió en el aire en espectacular tijera para colocar el balón en el ángulo inferior izquierdo del portero búlgaro y poner el marcador 2-0 en favor de México, mientras el estadio parecía venirse abajo ante el estruendo de los mexicanos estupefactos.

Sin embargo, no todo en la vida es miel sobre hojuelas, dado que después de una brillante carrera del paisano de Altamirano, quien se coronara campeón con Pumas en 1981 y también con Atlante en 1993, después de haber jugado en Portugal y España, regresaba al país con la finalidad de consolidar su carrera como director técnico con Pumas, cuestión que no logró consolidar al negarle ese equipo la oportunidad, por lo que siguió otros derroteros, como ser director del Deporte en Guerrero, y en este momento es candidato del PRD por la alcaldía de Coyoacán, mientras que en Altamirano una liga de futbol lleva su nombre y una estatua de bronce recuerda para siempre aquel bello gol.