Escenarios

Conapred presenta la Colección Legislar sin Discriminación
Omar Arriaga Garcés Jueves 8 de Marzo de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- La discriminación es un problema estructural y recurrente que debe combatirse, señaló Alexandra Haas Paciuc, presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), durante la presentación de la Colección Legislar sin Discriminación.

Realizado en el Antiguo Palacio de Justicia, el evento concluyó con la participación de la funcionaria federal, quien dijo que desde el Artículo 1 Constitucional socavar los derechos de los demás está prohibido, además de lo cual existe la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, sin embargo, manifestó que “no basta dejar las cosas como están sino tomar medidas para acortar las brechas de desigualdad”; ello con tres tipos de medidas: Medidas de nivelación, con la distribución de libros en braille, por ejemplo; medidas de inclusión, al eliminar las desventajas existentes; por ejemplo, con la capacitación de funcionarios sobre las necesidades particulares de pueblos indígenas; y medidas de acción afirmativas, a fin de corregir situaciones de desigualdad, como que haya igual número de candidaturas para mujeres.

El evento se realizó en el Antiguo Palacio de Justicia, contó con la presencia de Alexandra Haas Paciuc, Pedro Ramírez Martínez, Nalleli  Pedraza y Alberto Hernández
El evento se realizó en el Antiguo Palacio de Justicia, contó con la presencia de Alexandra Haas Paciuc, Pedro Ramírez Martínez, Nalleli Pedraza y Alberto Hernández
(Foto: Omar Arriaga Garcés)

Poco antes, había dicho que los marcos normativos deben ajustarse al texto constitucional y a los tratados internacionales, y destacó que la discriminación aparece cuando se vulneran los derechos de alguien, ya sea por su género, sexo o etnia, lo que -explicó- “no es nada más el resultado de un caso aislado de violación a un derecho; es un fenómeno más amplio, que llamamos estructural, recurrente. Cuando se analizan los casos vemos que no se da uno de vez en cuando, se dan de manera reiterada; cuando a un migrante se le niega el empleo hay discriminación”, afirmó, tras lo cual añadió que la discriminación ocurre pese a las intenciones de las personas: “Muchas veces pasa desapercibida y no significa que no haya discriminación, puede ser indirecta o no intencional”.

En ese sentido, apuntó que la discriminación es generalizada y que existe en dependencias, instituciones, escuelas, casas, centros de trabajo y medios de comunicación a causa de sus hondas raíces históricas, lo que genera relaciones desiguales de poder y un acceso asimétrico al trabajo, la salud y los servicios: “Hay quien gana y quien pierde con la discriminación, existe la comodidad de tener un lugar dominante en una sociedad; no son minorías las que se ven afectadas”, externó al referirse a los pueblos indígenas, mujeres, niños y niñas, personas con algunas discapacidad, de la tercera edad, afrodescendientes, entre otros.

Para concluir, aludió al contenido de los nueve tomos de la Colección Legislar sin Discriminación, el primero de los cuales pone las bases de la legislación con un enfoque antidiscriminatorio; el segundo trata de los derechos de los matrimonios y familias en plural, defiende sus derechos no importando su orientación sexual, así como los derechos de padres y madres solteros, de familias compuestas, niñas, niños y adolescentes; el tercer tomo versa sobre educación inclusiva e incluye una hoja de ruta para eliminar las barreras que tienen los migrantes para acudir a la escuela; el cuarto tomo es sobre las personas mayores, con discapacidad, los farmacodependientes, niños y niñas, en relación a la carencia de derechos que tienen para tomar decisiones sobre su propia vida; el quinto tomo, ya agotado, trata sobre la libertad expresión y establece los límites de dicha libertad; el sexto se refiere a las herramientas legislativas para trabajadoras del hogar, ya que tanto la Ley Federal del Trabajo como la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) las excluyen; el tomo siete es sobre los afrodescendientes y los derechos de ese grupo, conformado por 1.5 millones de personas en México; el octavo tomo reza sobre la accesibilidad para personas indígenas, con discapacidad, adultos mayores, niños y niñas; en tanto que el noveno discute el derecho de consulta de pueblos y comunidades indígenas, así como de afrodescendientes en la explotación de recursos naturales adyacentes a sus hogares.

Sobre la presentación de dicha serie editorial, Pedro Ramírez Martínez, magistrado de la Tercera Sala Penal del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, indicó que la fecha no pudo ser más adecuada, siendo el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, a fin de continuar la lucha por erradicar todas las formas de discriminación contra la mujer “y darle el lugar y reconocimiento que le corresponde en la sociedad”; ello con las herramientas que proporciona la ley en la práctica, toda vez que aun cuando está plasmado en la Constitución y en otros instrumentos internacionales signados por México, en la realidad hay categorías injustas, ilegales y estigmatizantes que se siguen usando, por lo que que los jueces deben garantizar un trato igual y no discriminatorio: “No basta la prohibición legal de la discriminación”, subrayó el magistrado, y dijo que es preciso que en la práctica se apliquen.

Agradeció al Conapred por el acceso a trabajadores del Supremo Tribunal de Justicia de Michoacán a programas que se imparten en línea, ya que su actuación se fortalece con la nueva serie editorial, a fin de caminar en la impartición de justicia con un enfoque antidiscriminatorio, prestando mayor atención a grupos vulnerables, para “que la sociedad que no discrimine ni violente a sus integrantes vulnerables”, acotó.

Nalleli Julieta Pedraza Huerta, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso local en la LXXIII Legislatura, refirió que se debe construir una sociedad sin discriminación con base en una cultura de igualdad y recordó que el 1 de marzo fue el Día Internacional de la Cero Discriminación, “lamentablemente debemos reconocer que en nuestra sociedad la discriminación continúa socavando los esfuerzos para construir un mundo más justo”, razón la cual pidió eliminar la discriminación en consonancia con la legislación, algo sobre lo que ya los legisladores michoacanos habrían tomado cartas en el asunto, al “armonizar la legislación vigente para darle un sentido incluyente para alcanzar los más altos estándares de protección para los michoacanos”.

Agregó que la LXXIII Legislatura ha logrado ponerse de acuerdo en temas en los que en otros estados parecen no estarlo, como el matrimonio igualitario, la paridad entre hombres y mujeres, la tipificación del delito de discriminación y la protección de personas en situación de calle.

A su vez, Alberto Hernández Ramírez, director general del Consejo Estatal para Prevenir y Eliminar la Discriminación y la Violencia, apuntó que la dependencia que preside tiene un año funcionando al 100 por ciento con poco presupuesto, aunque se congratuló porque ya hay: “Para ser una institución joven, todavía en condiciones de dificultad, los resultados no han sido nada malos; hemos dado pasos importantes. El hecho de que exista la instancia en el estado significa un gran avance para nuestra sociedad”.

Por otro lado, añadió que una de las primeras acciones del consejo fue convocar a la sociedad en la denominada Cruzada por un Michoacán Incluyente, acuerdo que signaron el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM), el Instituto Electoral de Michoacán (IEM), la iniciativa privada, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), universidades públicas y privadas, los tres poderes del estado, entre otras instancias, “con la idea de fortalecer la actuación del consejo y generar en la sociedad acciones para la construcción de una cultura incluyente, cumplir a cabalidad lo que se genera como normativa desde el Poder Legislativo y que la ley no se convierta en letra muerta”, finalizó.