Educación

Confirma Alejandro Echevarría “El Mosh” tener en regla documentación en la SEE
Ernesto Hernández Doblas Martes 6 de Marzo de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- La Secretaría de Educación en el Estado (SEE) cuenta con los papeles que acreditan tanto el trabajo como profesor que lleva a cabo Alejandro Echevarría Zarco conocido popularmente con el sobrenombre de “El Mosh” como con las constancias de estudio para ello.

El pasado 19 de febrero, Echavarría Zarco llevó lo requerido por el secretario de educación, Alberto Frutis Solís por medios de comunicación, ya que hasta el momento no se han dado las solicitudes referidas por medio de una notificación formal.

Alejandro Echevarría Zarco  conocido popularmente con el sobrenombre de “El Mosh”
Alejandro Echevarría Zarco conocido popularmente con el sobrenombre de “El Mosh”
(Foto: Ernesto Hernández Doblas)

Es por ello que las califica de campaña de periodicazos, en una entrevista con Cambio de Michoacán de la cual esta es la segunda de tres partes.

Nivel extraescolar es al que pertenece el entrevistado y a donde se dirigió en un primer momento para entregar los documentos que muestran su desempeño docente en Álvaro Obregón.

Luego de ahí, realizó lo propio en la subsecretaría de educación. “A pesar de que no me llegó de manera personal una notificación, con mi director que es mi jefe inmediato, fuimos a entregar todo para dar fe y constancia de que no hay nada irregular”.

Incluso, asegura que los mismos funcionarios de nivel extraescolar le confirmaron que no sólo no había nada fuera de lo normal en el otorgamiento de su plaza sino que muchos otros docentes pasaban por la misma situación señalada por Frutis Solís como insuficiente.

Es decir, el hecho de que Echevarría Zarco presentó únicamente constancia de estudios de nivel bachillerato y las 480 horas de inglés, la materia que imparte.

“Así hay muchos en el nivel extraescolar, así hay muchos en Telesecundaria, que no son egresados de Escuelas Normales, sin embargo tienen su clave de maestro de acuerdo a las necesidades de las zonas de alta marginación que atendemos”.

Yo no me salgo de la norma, subrayó, al tiempo que acusó al secretario de educación de mentir deliberadamente, como una forma de persecución política.

Entonces se le preguntó la razón por la que pensaba que ocurría así, a lo cual respondió: “Bueno, yo fui parte de un movimiento estudiantil allá por finales de 1990 que dio una huelga muy importante en la Universidad Autónoma de México (UNAM) que logró detener su privatización”.

El movimiento triunfó, dice Echavarría Zarco emocionado y convencido a lo que agregó creer que de ahí podría derivarse el acoso y hostigamiento del que dice ser sujeto.

“Yo pensé que aquello ya se había calmado pero parece que no, ahora Frutis Solís y Silvano (Aureoles Conejo) lo reviven”.

Cómo la reviven, se le cuestionó, y entonces volvió a relatar que cuando fue detenido a mediados de enero pasado, la policía Michoacán investigó sus antecedentes y es cuando se dio cuenta de que se trataba de uno de los más visibles líderes del movimiento estudiantil que mantuvo durante nueve meses detenida a la máxima casa de estudios del país.

No pasó mucho tiempo para que se diera a conocer esto a los medios de comunicación con versiones que aseguraban que “El Mosh” tenía una plaza de docente sin haber estado nunca frente al aula ya que su llegada al estado en el 2014, tenía el objetivo de apoyar y asesorar al magisterio disidente en actividades de protesta y presión.

“Yo no quedé con ningún antecedente penal en mis actividades dentro del movimiento estudiantil porque fueron puros delitos prefabricados, así como ahora”.

Así que tú estuviste en la huelga de los muchachos desmadrosos, asegura Echevarría Zarco que comenzaron a decirle quienes lo detuvieron en las inmediaciones de la SEE.

De acuerdo a la apreciación del entrevistado, lo sucedido es una forma en la que el Estado sigue persiguiéndolo para culparlo y ejercer castigos por haber participado en aquella huelga histórica y por seguir “luchando con los profes”.

Antes de continuar con otros temas, Echavarría Zarco pidió la oportunidad de enfatizar el hecho de que el movimiento estudiantil del que fue visible y mediático rostro obtuvo el triunfo, al parar lo que de acuerdo a sus palabras era el intento de privatizar a la UNAM por medio entre otras medidas, de la implementación de cuotas para quienes tuvieran intención de estudiar en una de las instituciones educativas de educación superior más importantes de América Latina.

“Gracias a ese triunfo, jóvenes estudiantes, hijos de obreros y gente del campo han podido acceder a recibir educación. Gracias a esa lucha tenemos eso. No se me puede tachar de vándalo cuando participé con otros en una lucha por la educación pública de nivel medio superior y superior que además de todo, ganó”.