Morelia

Colonia Rector Díaz Rubio, falta de espacios recreativos para combatir adicciones y delincuencia
Josafat Pérez Domingo 4 de Marzo de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- La adicción a sustancias ilícitas en plena calle, los asaltos en puntos ciegos y la falta de espacios recreativos, son problemáticas que requieren atención inmediata en la colonia Rector Díaz Rubio.

Ubicada al sur de la capital michoacana, entre Lomas de Vista Bella, Colinas del Sur, Peña Blanca y La Lágrima, la Rector Díaz Rubio es delimitada por el canal de aguas negras que corre de las tenencias sureñas y pasa por Casa de gobierno, para doblar hacia el rastro municipal y seguir su camino al Río Grande.

La Rector Díaz Rubio es delimitada por el canal de aguas negras que corre de las tenencias sureñas y pasa por Casa de gobierno, para doblar hacia el rastro municipal y seguir su camino al Río Grande
La Rector Díaz Rubio es delimitada por el canal de aguas negras que corre de las tenencias sureñas y pasa por Casa de gobierno, para doblar hacia el rastro municipal y seguir su camino al Río Grande
(Foto: Carmen Hernández )

A decir de varios vecinos, el puente que comunica la colonia con Lomas de Vista Bella es uno de los puntos ciegos de la zona, lugar que por su localización y condiciones -hay que bajar y subir al menos 20 escalones por lado para cruzar-, es la zona donde más se cometen asaltos.

Así lo señala Catalina Villa, quien además de quejarse del número de jóvenes que consumen sustancias ilícitas en la vía pública, advierte que "el canal es muy inseguro de noche y de mañana".

Como petición expresa al ayuntamiento de Morelia, la vecina dijo que es necesario "haya más seguridad y patrullaje para que limpien las calles de tantos jóvenes adictos" y sean arregladas las luminarias públicas que no funcionan en la zona.

Cabe destacar que la basura se ha convertido en un problema serio en las inmediaciones del canal. Según refiere la señora Villa, "antes un señor hacía la limpieza, recogía la basura y mantenía el altarcito a la Virgen del Tepeyac, muy ordenado".

En ese puente donde se acumula la basura y no pocas historias de asaltos, un vecino construyó con piedras un pequeño altar y en una cantera está representado Juan Diego y la Virgen morena. Sin duda, un rincón desconocido para muchos morelianos.

Por su parte, Lucía Cortés insistió en priorizar la vigilancia en el puente y las calles que comunican con la colonia Peña Blanca.

"Asaltan mucho a la hora en la que van a llevar a los niños a las escuelas, queremos ahí más vigilancia. También las escaleras están mal hechas, quisieramos que las pusieran a nivel para que la gente mayor no tenga que subir y bajar tantos escalones", dijo al reconocer que también hacen falta más espacios recreativos para niños y jóvenes.

"En la calle que va para Peña Blanca también ahí asaltan a la gente que pasa, les quitan sus celulares, mochilas o hasta los andan dejando sin zapatos".

Dado que un espacio recreativo digno puede representar una alternativa para combatir el problema de las adicciones entre los jóvenes, José Alberto Andrade dijo ya se han metido solicitudes al ayuntamiento para utilizar las dos pequeñas áreas verdes que rodean al templo de San Pedro y colindan con el canal.

"Queremos una cancha de futbol para los niños ahí junto al templo: una cancha, juegos infantiles o algún gimnasio al aire libre, pero quizá hay otras necesidades más apremiantes para el gobierno local", señaló.