País

De la adversidad surgen oportunidades de éxito, opina migrante mexicano
Notimex Domingo 4 de Marzo de 2018
A- A A+

Laredo.- El restaurante mexicano "El Mes√≥n de San Agust√≠n" es un ejemplo de que el √©xito en los Estados Unidos tambi√©n lo alcanzan los negocios peque√Īos, m√°xime cuando son fundados con entrega por familias migrantes, como la de don Jes√ļs y do√Īa Mar√≠a de la Luz Bernal.

El peque√Īo restaurante se ubica en el coraz√≥n de esta ciudad estadunidense. Est√° repleto de comensales. La identidad mexicana se siente, se ve y se come por todo el lugar. Colores intensos, como verde y naranja, l√°mparas de l√°mina, cuadros con Catrinas e im√°genes de flores y c√°ntaros lo hacen especial.

Tras 47 a√Īos de vivir en Laredo, este mexicano todav√≠a no olvida que lleg√≥ por mera casualidad y sin dinero al pa√≠s del ‚Äúsue√Īo americano‚ÄĚ.
Tras 47 a√Īos de vivir en Laredo, este mexicano todav√≠a no olvida que lleg√≥ por mera casualidad y sin dinero al pa√≠s del ‚Äúsue√Īo americano‚ÄĚ.
(Foto: Especial)

Los clientes saborean la especialidad de la casa, pechugas rellenas ba√Īadas en distintas salsas elaboradas con recetas secretas. Todas est√°n hechas con mucho amor y con sabor casero, afirma Jes√ļs Bernal, mientras con orgullo muestra el negocio que hace 22 a√Īos fund√≥ junto con su esposa do√Īa Luz.

‚ÄúEl restaurante nace como todo hecho a lo largo de la vida. La adversidad, la b√ļsqueda. Quer√≠amos hacer algo, ser alguien‚ÄĚ, dice don Jes√ļs, en entrevista para Notimex, en la que manifiesta que no sabe cu√°nta agente atiende a diario. Pero se observa que son cientos los que vienen a buscar el sabor casero de su comida", dijo.

Se√Īal√≥ que ‚Äúcuando no se tiene nada, buscas y buscas, y tocas y chocas y te caes y te levantas. Y, en una de esas, boom, como el burro que toc√≥ la flauta. Hemos tenidos suerte y √©xito, gracias a Dios y a este trabajo diario desde hace 22 a√Īos‚ÄĚ.

Amable y mientras sirve mesas, asegura que ‚Äúla gente te dice que ya fregaste porque tienes restaurante. ¬°No se√Īor! ¬°No sabes cu√°ntos restaurantes han cerrado, porque no es tan f√°cil! Necesitas mantener la calidad, atender siempre igual, ser atento, de buen humor; y se nota en la comida y trato a la gente‚ÄĚ.

Luego, revela su secreto para encantar a estadunidenses y mexicanos, ‚Äúaqu√≠ no trabajamos, nos divertimos. Ese es el √©xito en cualquier actividad en la vida. Nos va a ir bien si lo hacemos con amor‚ÄĚ, remata, el empresario migrante de 65 a√Īos, que no quiere jubilarse, porque ‚Äúluego qu√© voy a hacer‚ÄĚ.

Tras 47 a√Īos de vivir en Laredo, este mexicano todav√≠a no olvida que lleg√≥ por mera casualidad y sin dinero al pa√≠s del ‚Äúsue√Īo americano‚ÄĚ.

Originarios de Nuevo Laredo, Tamaulipas, √©l y su pareja se casaron cuando iba a cumplir 18 a√Īos y Mar√≠a de la Luz ten√≠a 14. Entonces cruzaron la frontera para comprar sus muebles y ya con todo el menaje de casa no les dejaron pasarlo. As√≠, rent√≥ una casa para dejarlos y luego se vinieron a vivir aqu√≠ y ya nunca se fueron.

Recuerda que fueron tiempos dif√≠ciles. A pesar de que √©l siempre tuvo documentos estadunidenses y su esposa los obtuvo cuatro a√Īos despu√©s de su llegada, en aquel 1970. Durante m√°s de 20 a√Īos estuvo trabajando como comerciante, ‚Äúahora les llaman exportadores‚ÄĚ.

Aqu√≠ nacieron sus seis hijas, Perla, Lili, Alejandra, Sandra, Gaby y Laura. ‚ÄúPuras mujeres‚ÄĚ y todas ellas en la escuela. As√≠ que la presi√≥n, la necesidad, la adversidad y las ganas de salir adelante obligaron a la familia a buscar alternativas econ√≥micas.

Hoy, don Jes√ļs, su esposa Luz y tres de sus hijas atienden este restaurante familiar, que se ha construido gran prestigio a base de trabajo. Nunca han gastado un pesos en publicidad, su recomendaci√≥n es de boca a boca, e incluso ni siquiera tienen rotulado el nombre en la fachada del establecimiento ni hay anuncio alguno.

La gente busca el negocio porque les gusta su comida, toda preparada por do√Īa Luz, que aplica en su elaboraci√≥n los recuerdos de su infancia y el saz√≥n de sus familias de ra√≠ces jaliscienses y zacatecanas.

La familia Bernal es due√Īa de la finca donde se ubica el peque√Īo restaurante, que apenas cuenta con unas 10 coloridas mesas de madera y por lo que hay que esperar para encontrar un lugar.

La espera bien vale la pena por saborear esas deliciosas, jugosas y suaves pechugas rellenadas ba√Īadas en salsa de chipotle o de jalape√Īo, entre otros alternativas, disfrutar de un c√°lido y mexicano ambiente, de una atenci√≥n amable y de compartir el √©xito de los mexicanos avecindados en Estados Unidos.