Escenarios

Inauguran la exposición ‘Ultramar, canción para mis hijos’
Josafat Pérez Miércoles 14 de Febrero de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Los niños y su participación en un entorno cada vez más hostil, legado por los adultos, es el tema de Ultramar, serie de dibujos que indaga también el papel que los infantes juegan en la vida cotidiana y los fenómenos culturales que intervienen en su desarrollo.

Entrevistado por Cambio de Michoacán, Cristhian Díaz Reyes, artista visual, refiere que hay una serie de fenómenos como la transformación del medioambiente y la violencia que afectan a la sociedad entera, pero de manera específica a los infantes, quienes conforme crecen, aprenden a vivir y socializar esa experiencia.

Cristhian Díaz Reyes, artista visual
Cristhian Díaz Reyes, artista visual
(Foto: Héctor Sánchez)

“Mis hijos fueron primero modelos para dibujar y ahora son un tema recurrente en esa serie que me gustaría expandir, no sé, hacia lo tridimensional, con talla en madera de mediano formato”, señaló.

El también titular del “Laboratorio de lenguaje y experimentación en intervención y entorno”, impartido en la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES-UNAM), comenta que ha impartido talleres de pintura mural a niñas y niños, con el objetivo de que ellos expresen su pensar y sentir sobre problemáticas como la contaminación del medioambiente, con el fin de concientizar desde un ejercicio a base de preguntas que los pequeños responden con imágenes.

Los niveles de violencia en los que han crecido las nuevas generaciones son otro tema que recupera la serie de dibujos, “sobretodo del sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) a nuestros días”, comenta el artista visual luego de invitar al lector a su exposición este jueves a las 19 horas en Galería Pórtico, Aquiles Serdán 744, colonia Centro.

Importancia de las artes en la escuela



Sobre la marcha, le preguntamos a Díaz Reyes qué papel juegan las artes plásticas en la educación de los niños, cuando las artes y humanidades paulatinamente son desplazadas en los planes de estudios a nivel básico, medio y medio-superior.

“Es tan importante como matemáticas y español, la cuestión aquí es que hay mucha desinformación, entonces tiende a intelectualizarse demasiado y se olvida que el arte también es una forma de construir conocimiento, de generar lenguaje, códigos y comunicación”, advirtió.

A pregunta expresa sobre los espacios oficiales y alternativos para proponer proyectos orientados a las artes visuales, asegura que “hay una oferta cultural importante por parte del estado, pero es irregular porque la continuidad de los proyectos depende de los cambios de administración y eso genera inestabilidad”.
Sin embargo, reconoce esfuerzos como Pórtico, Omo y de lugares como Cactux y Giraluna, que dentro de su oferta cultural tienen un espacio para la exhibición de artistas.

“Siempre está la idea paternalista que, más allá de permitirnos crecer como gremio, nos afecta porque no tenemos objetivos en común y entonces cada quien manotea y patalea por su lado. Aunque no debería ser así, estamos muy acostumbrados a esas dinámicas de convivencia y lo vamos dejando pasar”, señaló.

Trabajar o no con el estado



“Cada colega tiene su forma, sus estrategias de interactuar y desarrollarse; a mí muchas veces se me va el tiempo en otras cosas porque trabajo en una cooperativa desde hace nueve años y esa labor no tiene mucho qué ver con al ambiente artístico”, refiere al señalar que es muy difícil dedicarse a producir de tiempo completo, cuando se precisa de uno o dos empleos más.

La venta de obra es una alternativa que, sin embargo, también depende de relaciones, espaldarazos y contactos, cuando no de un representante que promueva el trabajo de los jóvenes o de quienes aún no logran reconocimiento fuera del estado.

“Unos dicen que sí hay, otros dicen que no hay. Lo cierto es que muchas veces no nos conocemos o no sabemos quiénes pueden ayudarnos a mover la obra. La gente que se dedica a vender obra a nivel internacional, generalmente van a lo seguro, con artistas consolidados a nivel internacional, como vendedores eso les permite cierta seguridad y al artista le da holgura para hacer sus cosas”, expuso.