Municipios

Exigen uruapenses mayor vigilancia en el cerro de La Cruz para evitar incendios, tala ilegal y paracaidazos
Grecia Ponce Martes 13 de Febrero de 2018
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Exigen ciudadanos mayor vigilancia en el Cerro de la Cruz para evitar los incendios provocados que año con año afectan esta superficie, la tala ilegal, el establecimiento de huertos de aguacate y paracaidazos; pero además presentaron propuestas para evitar catástrofes como las ocurridas en abril del 2016, cuando la mayor parte de la superficie de este bosque quedó devastada por la lumbre.

Ambientalistas y personas que acostumbran a subir a este monte, en donde se ha comprobado la existencia de enormes huertos de aguacate, gigantescas ollas de agua para regar esos cultivos, grandes superficies taladas y asentamientos humanos irregulares, en conferencia ante medios hicieron un llamado a las tres comunidades que son poseedoras de sus terrenos y a las autoridades de los tres niveles de gobierno a hacer causa común para su preservación y recuperación.

El cerro de La Cruz tiene una superficie aproximada de mil 300 hectáreas
El cerro de La Cruz tiene una superficie aproximada de mil 300 hectáreas
(Foto: Grecia Ponce)

Teresa de la Cruz, Mayela Salas, José Hernández, Juan Manuel Téllez, Patricia y Eduardo Rodríguez Flores informaron que actualmente existen por parte del Ayuntamiento de Uruapan sólo dos brigadas, formadas por 13 personas, para el combate del fuego en toda esta demarcación.

También resaltaron que estas 13 personas tiene que cubrir un área de mil kilómetros cuadrados y que su horario de trabajo se redujo de las 8:00 a las 15:00 horas, por lo que no existe vigilancia dejando al cerro en poder de quienes le prenden fuego intencionalmente para establecer asentamiento humanos y huertas de aguacate.

Explicaron que de las tres de la tarde en adelante, ya no trabajan, dado que no les autorizan el pago de horas extras y que incluso les han quedado a deber desde el mes de octubre la compensación correspondiente a horarios fuera del establecido.

Por si fuera poco los brigadistas carecen de equipo adecuado, se les escatiman los víveres y el agua; se les han reducido sus prestaciones y por falta de vehículos adecuados o en condiciones de prestar el servicio, tardan un promedio de 31 minutos en llegar al foco del fuego, tan sólo en el caso del cerro de la Cruz.

Algo similar ocurre con los combatientes federales, ya que únicamente 14 brigadistas de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) atienden a 32 municipios.

Destacaron que el cerro de La Cruz tiene una superficie aproximada de mil 300 hectáreas, que sus posesionarios son comuneros de San Juan Bautista, con 263 hectáreas; San Miguel con 565 y Caltzontzin con 250.

Explicaron que el resto está distribuido en pequeñas propiedades convertidas en huertas de aguacate y "recientemente paracaidazos, algunos permitidos por el propio gobierno, según lo dicho por los propios invasores (algunos de los cuales incluso exhiben fotos con las autoridades municipales, reciben despensas, cobijas y otras por parte de funcionarios del gobierno local)".

Recordaron que este cerro es el principal pulmón de la ciudad, que produce unas mil 800 toneladas de oxígeno que ya son insuficientes y que el deterioro del bosque se ha traducido en una disminución de los mantos freáticos, el declive del aforo de los manantiales y la reducción del caudal del río Cupatitzio.

La propuesta de los ambientalistas consiste en involucrar a las mencionadas comunidades, a la sociedad en general, a las autoridades, pero de una manera organizada y no por separado como hasta ahora.

Lo anterior, para por lo menos reforzar la vigilancia y dar los primeros pasos para el mantenimiento y recuperación de esta zona natural protegida, que ni siquiera alcanza a pesar de su importancia la categoría de Área Natural Protegida.