Municipios

Brindan danzas en honor al Cristo Negro de Carácuaro
» En el marco de la fiesta de la imposición de ceniza
Rogelio Rico Jueves 8 de Febrero de 2018
A- A A+

Tacámbaro, Michoacán.- Dando continuidad a una tradición vigente en Tacámbaro desde hace más de medio siglo, las danzas bailaron en honor al Cristo Negro de Carácuaro, a quien alaban previo a la visita que habrán de realizar a ese municipio de Tierra Caliente.

Es la plaza principal de Tacámbaro donde las danzas bailan unos días antes de partir al municipio de Carácuaro para alabar al Cristo Negro y ser parte de la fiesta de la imposición de ceniza.

En las tres danzas destaca la herencia de esta tradición a las nuevas generaciones, ya que tanto niños como jóvenes cada año participan de manera entusiasta.
En las tres danzas destaca la herencia de esta tradición a las nuevas generaciones, ya que tanto niños como jóvenes cada año participan de manera entusiasta.
(Foto: Rogelio Rico)

Desde hace más de 50 años, las danzas de "El bien contra el mal" o "Señor Santiago", "Tacámbaro" y de "Los viejitos" bailan en la Plaza Benito Juárez y la Explanada Nicolás de Régules, cuya intención central es agradecer al Cristo Negro por favores recibidos durante el año.

La danza "El bien contra el mal" está conformada por casi medio centenar de personas de todas las edades, quienes inician los ensayos con varios meses de anticipación previo al Miércoles de Ceniza.

De acuerdo con los mayordomos, que son las personas que se encargan de coordinar la danza, ésta la encabeza el Señor Santiago que representa el bien, quien montado en un caballo y portando su espada pelea contra los diablos, que representa el mal, a quienes vence, lo cual significa la superioridad del bien sobre el mal en la tierra.

La danza está conformada por personas de todas las edades y de ambos sexos, quienes utilizan vestimentas muy coloridas que le dan mayor vida a la danza, al igual que los diablos que portan largas capas, máscaras y cuernos, así como los machetes en sus manos.

La danza “Tacámbaro”, aunque con un poco de menos integrantes, también se baila con la misma finalidad de alabar al Cristo Negro, conformada también por personas de todas las edades.

La “Danza de los viejitos” también desde hace algunas décadas de baila en Tacámbaro, la cual su surgimiento derivó como agradecimiento al Cristo Crucificado por el nacimiento de la colonia El Aile, ubicada en la periferia de la ciudad. Desde entonces se baila por adultos y niños habitantes de la propia colonia.

En las tres danzas destaca la herencia de esta tradición a las nuevas generaciones, ya que tanto niños como jóvenes cada año participan de manera entusiasta.

Es común la música calentana emitida por el violín, guitarra y contrabajo, sobre cuyo ritmo bailan los danzantes, siendo parte esencial la presencia de las reliquias del Cristo Crucificado que más tarde habrán de portar en sus espaldas hasta llegar a Carácuaro, para así cumplir una vez más con la tradición de llevarlas hasta ese municipio enclavado en Tierra Caliente.