Municipios

Se cumplieron cuatro años desde que Uruapan se quedó sin policía
Grecia Ponce Domingo 14 de Enero de 2018
A- A A+

Uruapan, Michoacám.- Este domingo se cumplieron cuatro años desde que Uruapan se quedó sin Policía Municipal ya que elementos de la Policía Federal y de Ejército Mexicano desintegraron la Secretaría de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad, el 14 de enero del 2014, dejando a más de medio millón de habitantes sin la seguridad más básica. Los elementos fueron trasladados a un campo militar en Tlaxcala, para una supuesta capacitación, pero más bien de trató de un arresto masivo.

Cuatro años después este municipio no se ha recuperado totalmente, ya que luego de la desintegración del cuerpo policiaco, pasaron tres años para contar con los primeros 21 elementos graduados y actualmente existen unos 300 policías municipales y elementos de Tránsito y Vialidad.

Uruapan aún no se recupera de la inseguridad
Uruapan aún no se recupera de la inseguridad
(Foto: Grecia Ponce)

Cuando se desmanteló la Secretaría de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad, la gente tuvo que rascarse con sus propias uñas, ya que a pesar de que a la Policía Municipal se le vinculaba con el crimen organizado, todavía algunos elementos hacían su labor y por lo menos la ciudadanía se sentía más segura, ya que se ejercía más control sobre la delincuencia común.

La labor de la policía preventiva quedó a cargo de la Policía Federal, la cual en momentos hizo el trabajo y en ocasiones no, por lo que finalmente en junio del 2015, se formó la organización ciudadana Vecinos Vigilantes la cual llegó a tener células en casi todas las colonias de la ciudad, y que se dedicaba a detener ladrones, los cuales ataba y entregaba a las autoridades, no siempre íntegros en cuanto a su físico.

Esta agrupación se hizo tan fuerte que llegó a convertirse en una autoridad paralela a la cual la ciudadanía acudía para atrapar delincuentes, hasta que fue detenida en seco en agosto del 2016, ya que las casas y negocios de sus principales líderes fueron atacadas con armas de fuego.

Mientras tanto, el gobierno local comenzaba a integrar su propia corporación, lo cual no era fácil, pues los candidatos a veces reunían los requisitos, pero no aprobaban los exámenes de control y confianza o viceversa; pero además los aspirantes no abundaban; a pesar de la mejora en oferta en salarios y prestaciones, dado que pocos quieren arriesgarse a ser policía.

Ahora se cuenta con unos 300 elementos; cifra muy por debajo de los estándares internacionales, pero la gente continúa sintiéndose insegura, ya que los robos de vehículos, a negocios y viviendas están a la orden del día y el nuevo Sistema de Justicia Penal ha influido para que los atrapados en flagrancia queden libres casi de inmediato, debido a que sólo se les puede acusar de tentativa de robo.

Esto coloca a la población en desventaja, dado que si los afectados impiden el robo, el presunto hechor queda fácilmente en libertad y sólo habría elementos para procesarlo, si no se llega a una conciliación y reparación del daño, si el hurto resultó exitoso.