Educación

Analizan académicos `¿A dónde llevan a la Universidad Michoacana?´
Ernesto Hernández Doblas Jueves 30 de Noviembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Más allá de la problemática financiera, acentuada en los últimos dos meses, así como de la que se prevé para el 2018, diversos integrantes de la comunidad nicolaita, han considerado necesario visualizar, reflexionar y debatir sobre un panorama más amplio.

Es así que nuevamente este día, al igual que la semana anterior, se llevó a cabo el panel: “¿A dónde llevan a la Universidad Michoacana?”, organizado por el Frente en Defensa de la Universidad Pública (FDUP).

La Facultad de Psicología de la Casa de Hidalgo, será el espacio en donde a las 16:00 horas, profesores, alumnos, empleados y ciudadanía en general, tendrán oportunidad de pensar y compartir ideas, en relación a los diferentes aspectos de la institución
La Facultad de Psicología de la Casa de Hidalgo, será el espacio en donde a las 16:00 horas, profesores, alumnos, empleados y ciudadanía en general, tendrán oportunidad de pensar y compartir ideas, en relación a los diferentes aspectos de la institución
(Foto: Especial)

Tres destacados docentes investigadores de la máxima casa de estudios del estado, protagonizaron el evento: Josefina Guízar Cendejas, Eduardo Nava Hernández y David Pavón Cuéllar.

La Facultad de Psicología de la Casa de Hidalgo, fue el espacio en donde a las 16:00 horas, profesores, alumnos, empleados y ciudadanía en general, tuvieron la oportunidad de pensar y compartir ideas, en relación a los diferentes aspectos de la institución educativa, además de los financieros.

La identidad nicolaita, el desmantelamiento paulatino de las instituciones de educación superior, la corrupción que muchas veces no se combate con firmeza y las complejas relaciones entre sindicatos y la parte patronal, fueron algunas de las preguntas en busca de ser respondidas en conjunto que en este y otros foros se han puesto sobre la mesa.

Hay que decir que una de las consecuencias de la crisis que financiera, que a últimas fechas va tomando forma, es la de la división entre las diversas partes de la Universidad Michoacana, dándose de manera especial y acentuada la confrontación entre el rector Medardo Serna González y las dos organizaciones sindicales mayoritarias quienes piden su salida.

Son muchas las voces dentro y fuera de la Casa de Hidalgo, que desde hace por lo menos cinco años, han subrayado la necesidad de hacer transformaciones en la vida administrativa y académica.

Así por ejemplo, hay quienes urgen a reformar el sistema de jubilaciones y pensiones, en consideración de que resulta una importante carga financiera la cual debe ser compartida entre la federación, la entidad y los trabajadores.

Junto a ello, hay una serie de compromisos no reconocidos por ninguna de las dos instancias de gobierno mencionadas, tales como la gratuidad y el apoyo que se ofrece a los alumnos de bajos recursos económicos, en los albergues estudiantiles.

Sin embargo, hay que apuntar que existen muchos otros rubros en los que al parecer tanto autoridades como gobernantes y legisladores no han puesto el mismo énfasis. Algunos de estos aspectos, tienen que ver con democratizar el nombramiento del rector y su equipo de trabajo, situación que actualmente recae en la Comisión de Rectoría, formada mayoritariamente por ex rectores.

Observar y adherirse a las nuevas disposiciones de los Sistemas Nacional y Estatal Anticorrupción, es otra de las acciones para una efectiva rendición de cuentas y transparencia, las que han sido cuestionadas por varios actores de la institución benemérita y centenaria.

No menos importante es la demanda de que los gobiernos asuman con mayor claridad y resultados más allá del discurso, su compromiso con el sector educativo que junto al de salud y seguridad, forman el triángulo que sostiene el bienestar de las sociedades.

Es decir, que aumenten las partidas presupuestales que muchas veces se le han reducido significativamente a la educación pública, al considerar, como han dicho algunos legisladores michoacanos, que existen otras prioridades.