Municipios

En Uruapan, incumple empresa Tata Lázaro acuerdo sobre restricción de uso de celulares de sus choferes
Grecia Ponce Lunes 6 de Noviembre de 2017
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- La empresa de transporte público colectivo, Tata Lázaro, incumple el acuerdo que firmó hace cuatro meses, en lo referente a la cláusula de restricción de uso de teléfonos móviles por parte de sus operadores, durante su horario de trabajo.

La disposición de no utilizar teléfono móvil, mientras se conduce, además está incluida en el Reglamento de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad del Municipio de Uruapan, por lo que más allá del convenio, manejar, mientras se habla por teléfono es un acto ilegal.

Manejar mientras se habla por teléfono es un acto ilegal
Manejar mientras se habla por teléfono es un acto ilegal
(Foto: Grecia Ponce)

El convenio mencionado se pactó luego de un accidente en el que hubo dos mujeres muertas y 24 heridos, pero esta compañía (que por cierto pasa por alto los derechos laborales de sus choferes, a quienes no les otorga ninguna prestación, bajo el pretexto de que se trata de una cooperativa), no hace valer lo que firmó ante usuarios y autoridades estatales y municipales.

Como ejemplo basta decir que los operadores de los autobuses de esta línea que presta el servicio de transporte colectivo urbano (al igual que los de la otra línea, la empresa conocida como Unión de Autos Colectivos), van conduciendo y hablando por teléfono, como se puede constatar de manera cotidiana.

Otra muestra de lo anterior fue el chofer de la unidad modelo Mercedes Benz, número económico 268, placas, A-29384-N, que aproximadamente a las 16.30 horas del domingo pasado, cubría la ruta 76, Constituyentes-Quirindavara-Colorín-Centro.

Este operador durante todo el trayecto desde el libramiento Oriente, hasta la avenida Chiapas, manejaba mientras hablaba por teléfono, veía videos, enviaba y recibía mensajes a través de Whats App, poniendo en riesgo al pasaje, entre éste varios niños y al resto de los conductores.

Cabe mencionar que dentro del los autobuses del transporte colectivo, conocidos en esta ciudad como "urbanos", hay letreros que contienen números de teléfono a los cuales se puede reportar que el chofer use su teléfono móvil, mientras conduce, lleve acompañantes o utilice gorra, pero curiosamente alguien arranca parte de los engomados, dejando los números de teléfonos incompletos o bien el número económico de la unidad, lo cual hace imposible el reporte.

Como se recordará el pasado 29 de junio un autobús de transporte colectivo de la línea Tata Lázaro, se desbarrancó, murieron dos mujeres y 24 personas más salieron heridas. En esa fecha, la empresa intentó evadir su responsabilidad en cuanto a indemnizaciones y una semana después, el 5 de julio, comerciantes y deudos de una jovencita que murió como resultado del accidente, se apoderaron de 25 autobuses, en el centro de la ciudad, para hacer presión.

Se logró el acuerdo de que la empresa indemnizaría a la familia de la niña muerta que estaba a punto de cumplir 15 años, de acuerdo a la ley y no con los 100 mil pesos que la empresa proponía.

Se desconoce si esta empresa que no otorga las prestaciones de ley a sus trabajadores, indemnizó a los familiares de la otra mujer que pereció o si pagó los gastos de los 24 heridos.

Lo que sí se tiene la certeza, de acuerdo a la copia del acuerdo en poder de esta corresponsal, que además está firmado por autoridades locales, estatales, los afectados y la compañía de transporte público, es que Tata Lázaro se comprometió a que "de manera inmediata, todos y cada uno de los choferes, quienes laboran en dicha empresa, se les ha pedido que su equipo de telefonía celular sea entregado, en las bases de las rutas y no será entregado, mientras ellos desempeñen su trabajo".