Sociedad

Vendedores del Estadio Morelos, desplazados por empresa de Jalisco
Ernesto Hernández Doblas Miércoles 13 de Septiembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Con molestia y preocupación, vendedores de papas y chicharrones locales, que comercian sus productos al interior del Estadio Morelos, ofrecieron una conferencia de prensa, con el fin de dar a conocer su situación, en la cual han sido desplazados por una empresa foránea, proveniente del estado de Guadalajara, la que entre otras cosas, les ha obligado, a subir el costo de sus mercancías casi al doble.

48 personas son las que están viéndose afectados por una decisión que consideran arbitraria
48 personas son las que están viéndose afectados por una decisión que consideran arbitraria
(Foto: Especial)

48 personas son las que están viéndose afectados por una decisión que consideran arbitraria. Por esta y otras causas que hicieron saber, elaboraron un documento dirigido a los gobiernos estatal y municipal, además de solicitar también el apoyo de la afición moreliana.

Según el relato de Miguel Ángel Villalobos Andrade, representante de los comerciantes que laboran en el también llamado Coloso de Quinceo, explicó que esta situación tuvo comienzo el pasado seis de julio, cuando fueron citados a una reunión en las oficinas de la directiva del equipo de fútbol Monarcas.

Ahí entonces, Juan Manuela Barajas Hernández, del área de ventas y Giovani, representante de la empresa Botanas Pakal, les informaron que, a partir de la fecha mencionada, ésta vendría a sustituir al producto vendido por quienes dicen tener más de 20 años trabajando en el Estadio Morelos.

Sin embargo, les fue ofrecida una propuesta, consistente en ser empleados de los nuevos distribuidores, quienes, se les dijo, habían logrado un contrato directo para este fin, con directivos de la Ciudad de México.

Esto no dejó satisfechos a los vendedores de papas y chicharrón, entre otras cosas, porque también les fue impuesto un precio mayor al que ofrecían, por lo que a partir de ese momento tendrían que poner costos de 40 y 50 pesos respectivamente, con la consiguiente molestia de quienes asisten al Coloso de Quinceo.

“En un principio a nosotros se nos manejó que la afición estaba molesta porque nuestro producto lo dábamos a 30 pesos, y nos hicieron bajar cinco pesos en el precio de las papas y tortas para que quedaran en 25 pesos; llega esta empresa y nos dan órdenes de subir de precio a 40 y 50 pesos”.

Los comerciantes explicaron que si dieron a conocer su problemática hasta mitad del torneo futbolístico es porque Ricardo Dávila Alanís, hermano del presidente del equipo local, y directivo de la empresa en conflicto, según palabras de los afectados, les dio la esperanza, afirmaron, de que justo en estas fechas, recibirían apoyo de su parte, especialmente porque la empresa foránea estaba a prueba.

Así fue como el pasado cuatro de agosto, previo al partido de Monarcas contra Santos, Dávila Alanís les dijo que ya los había dejado trabajar solos durante mucho tiempo, lo cual negaron, ya que siempre han estado dispuestos a competir con otras compañías y marcas, seguros de la calidad de sus productos.

Barajas Hernández comentó que aceptaron en un principio las condiciones que Pakal y la directiva les puso, con el fin de no perder su empleo, pero, dijo, el ingreso de cada uno de los vendedores ha disminuido considerablemente desde entonces y en ocasiones no rebasan los 200 pesos por partido.

Al preguntarle la razón por la cual no les había sido otorgada a ellos la exclusividad de la venta de papas y chicharrones, la respuesta fue en el sentido de cuestionarles si ellos contaban con la cantidad requerida para eso, es decir, 300 mil pesos por el torneo.

De esa manera, la condición para dejarlos seguir vendiendo, fue la de que solamente podían introducir al estadio 300 bolsas de su producto y debían además darle diez pesos por cada venta a Botanas Pakal.

“Pedimos a nuestro gobierno municipal y a la afición, que nos ayuden a mantener nuestro trabajo y consumir lo que Michoacán produce; esperamos el apoyo total de nuestra afición”. Para finalizar, afirmaron que buscarán un mejor arreglo con la directiva de Monarcas, o el apoyo del gobierno municipal, pero que, de no encontrarlo, estarían dispuestos a radicalizar sus acciones de protesta y presión en defensa de su economía.