Escenarios

Ciclo ‘Cine Mexicano Contemporáneo’ busca abrir espacios al documental mexicano
Omar Arriaga Garcés Martes 15 de Agosto de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Organizado entre la Filmoteca Michoacana que preside Javier Morett González y la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum), el ciclo Verano de Película en Michoacán “Cine Mexicano Contemporáneo”, inició este lunes con la develación de una placa a Miguel Contreras Torres en el Teatro Ocampo.

El programa, integrado por cuatro documentales seleccionados por Morett González, busca ahondar en un género al que no se le ha dado el peso suficiente y que el que verdaderamente innova en el cine mexicano, como explicó el director de la Filmoteca Michoacana.

La potencia del documental



Sobre Verano de Película en Michoacán, el también realizador dijo que se trata de abrirle espacios al cine mexicano, en particular al documental, “que es donde se está dando la renovación del cine mexicano”, apuntó.

Las funciones comenzaron este lunes y finalizarán el jueves en dos horarios: a las 16:00 y 19:00 horas en el Teatro Ocampo.
Las funciones comenzaron este lunes y finalizarán el jueves en dos horarios: a las 16:00 y 19:00 horas en el Teatro Ocampo.
(Foto: Especial)

“En la ficción ya no se hacen grandes cosas y cuando alguien hace algo interesante se lo llevan a Hollywood. El documental está abriendo canchas muy importantes”, añadió.

En ese sentido, afirmó haber hecho para este programa de cuatro documentales en ocho funciones -hasta el jueves 17 de agosto en el Teatro Ocampo en horario de 16:00 y 19:00 horas- una selección muy importante de trabajos con poca difusión, donde se busca establecer un diálogo.

“En la exhibición cultural el diálogo es parcial, por eso invité a los realizadores; el diálogo con el público es muy importante, el problema son los tiempos. Hoy José Antonio Corbero tuvo un problema académico que no le permitió de último momento venir, no siempre se puede”, externó sobre el realizador de Música ocular (2012), filme que se proyecta este 15 de agosto.
Adujo que el documental en el país no es conocido, salvo por los trabajos de Juan Carlos Rulfo, Everardo González o Jacaranda Correa, si bien “está dando mucho de qué hablar”.

A lo que agregó: “Pero no sólo en términos de los temas que se tratan, sino del lenguaje y del discurso; el documental adquirió mala fama como algo aburridón, con un comentarista que pontificaba. Eso ya se superó”.

Dijo que el documental genera ahora relatos con un discurso propio que rompe con el convencionalismo de la ficción y atrapa al público, ya que no se trata sólo “del disfrute estético” sino también de la reflexión, “hacer que al espectador le haya cambiado algo en su vida”.

Ello porque el cine de ficción no sería sino un entretenimiento “que a los 15 minutos ya se te olvidó, y así con la mayoría de las películas de ficción. Pero el documental da que pensar, es una manera de ver el mundo, de verte a ti mismo y al otro, son historias humanas relevantes”, manifestó Morett González.

Más cine mexicano con Verano de Película



El director de la Filmoteca Michoacana con sede en Cuitzeo refirió que en México hay más cine hollywoodense que en Estados Unidos en porcentaje de pantalla, pues “al igual que con la Coca Cola consumimos el cine de Hollywood. Somos el mayor consumidor per cápita de Coca Cola del mundo y de ese cine. Y hay otras propuestas interesantes e importantes”.

Por ello, explicó que tras platicar con la Secum se buscó generar actividades que abrieran las puertas al cine nacional, lo que se replicará cada verano “con mayor fuerza”, y no sólo con proyecciones y la presencia de sus realizadores, sino también con pláticas y cursos.

“Vamos a dar muchos cursos con gente que esté en la industria, los más fuertes en su área. Lorenza Manrique es la número uno en dirección de arte, traerá un curso que da a los egresados del CUEC (Centro Universitario de Estudios Cinematográficos) y del CCC (Centro de Capacitación Cinematográfica). Ese mismo curso lo dará aquí, pero está en rodaje, puede hasta noviembre”, señaló.

De igual modo, se buscará que Neri Barberis, formador de quienes hacen diseño de sonido para el cine nacional, visite el estado e imparta cursos en el verano, de manera muy intensiva, en tanto que la proyección de cintas, de estas cuatro en particular y en lo sucesivo, se llevarían también al interior del estado.

“Tampoco se vale que todo se centralice en Morelia, el problema es que los realizadores generalmente están muy ocupados, luego ya los invitaremos a distintos lugares”, tales como Pátzcuaro, Zamora, Cuitzeo, Apatzingán o Zinapécuaro, expresó.

La programación



De hecho, al vivir la familia de Miguel Contreras Torres en Zinapécuaro, agregó que sería indispensable ir a esa localidad, en que también vivió el cineasta michoacano, que está entre los más importantes de la industria nacional hasta los años 60 y que empezó con el cine silente.

Fue por tal motivo que tras la develación de una placa en honor de Contreras Torres a las 18:30 horas en el Teatro Ocampo este lunes 14 de agosto, el ciclo arrancó con el documental La historia negra del cine mexicano (2016) de Andrés García Franco Historia, quien es sobrino nieto del cineasta: “Su tema es muy michoacano. Y era relevante mostrar esa película que habla de Michoacán y del cine mexicano”.

De Música ocular, un trabajo “muy experimental, una historia de unos sordos que en base a sus sueños harán una película, en Zipolite, Oaxaca”, y que se proyecta este martes, comentó que el director no podría acudir por un compromiso: “Son gays y no hay palabras, todo está en lenguaje de señas mexicano. A ellos no les gusta que les llamen mudos, porque pudieran hablar si oyeran. Es un filme muy interesante”, mencionó.

Sobre China 1973. Crónica del país del centro florido (2016) de Óscar Menéndez, que se presentará este miércoles, Morett González apuntó que el autor es “el decano de los documentalistas independientes en México.

“Empezó a hacer cosas con José Revueltas. Produjo en el 68 algunos materiales muy interesantes y ha hecho películas desde los 60 hasta ahora. Esto es lo último que hizo”, expuso.

Sobre el documental, indicó que en 1973 Menéndez filmó muchas cosas en China, las cuales se encontraron en la Filmoteca de la UNAM, a partir de lo cual se reconstruyeron en forma de película: “Es muy interesante visualmente e interesante ver China desde la perspectiva de un mexicano con un lenguaje muy poético, antes del boom económico, donde todos vestían igual. Es la China de la época de Mao Tsé-tung”, dijo.

El último filme, a proyectar el jueves, será Mi sangre enarbolada (2016) de Luis David Palomino Benítez, la historia intimista de una familia en la que dos hermanos de niños se juran morir el mismo día.

“Y sí, murieron cada quien en su casa de cáncer, a partir de eso el realizador reconstruye la historia de Ana Benítez -una de las chefs más importantes de México que publicó gran cantidad de libros de cocina con Clío- y de José Benítez -un documentalista muy importante que reconstruyó lo que filmó Miguel Covarrubias-. Es una película muy emotiva, de una historia que podía haber sido una ficción, pero que fue un documental”, destacó.

Es de recordar que las funciones comenzaron este lunes y finalizarán el jueves en dos horarios: a las 16:00 y 19:00 horas en el Teatro Ocampo.

Para concluir, Javier Morett agradeció a la Secum, de la que dijo “no todo es negativo”: “Costó trabajo pero hubo buena aceptación por parte de Secum; a veces se les critica, pero también cuando hacen algo bueno hay que decirlo, con todo y las retenciones del presupuesto. Pero está el espacio del teatro y el apoyo para traer a los realizadores”, dijo, de los que esperó exhibir una segunda ronda de documentales en un plazo no muy lejano.