Especiales

Corrupción, el principal lastre a vencer para el PRI
La no renovación de sus cuadros y el enfrentamiento por la exigencia de elegir candidatos de manera democrática enfrentan al tricolor, lo que complica la búsqueda de un priista que encabece la campaña presidencial de 2018
Gabriel Envila Fischer Lunes 24 de Julio de 2017
A- A A+

La corrupción, coinciden sus principales cuadros en la entidad, es el principal señalamiento que los priistas enfrentarán como activo en su contra en la elección presidencial del PRI;
La corrupción, coinciden sus principales cuadros en la entidad, es el principal señalamiento que los priistas enfrentarán como activo en su contra en la elección presidencial del PRI;
(Foto: Cambio de Michoacán)

Morelia, Michoacán.- Encabezando todas las encuestas como el partido que más rechazo provoca entre el electorado, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se prepara para la elección presidencial de 2018 bajo la incertidumbre, quizá inédita para en el tricolor, de encontrar entre sus filas un candidato capaz de revertir la percepción negativa que la gestión del presidente Enrique Peña Nieto ha acumulado a lo largo de sus cinco años de gobierno, la más alta en la historia del país.

La corrupción, coinciden sus principales cuadros en la entidad, es el principal señalamiento que los priistas enfrentarán como activo en su contra en la elección presidencial del PRI; la no renovación de sus cuadros y el enfrentamiento por la exigencia de elegir candidatos de manera democrática enfrentan al tricolor, complicando la búsqueda de un priista que encabece la campaña presidencial de 2018.

Renovación tardía



El dirigente estatal priista, Víctor Silva Tejeda, señala resultados positivos y alentadores al concluir la renovación de los consejos políticos municipales. “De los 113 tenemos ya 106; son el órgano más importante del partido a nivel nacional, a nivel estatal y en los municipios, porque ahí concurre la clase política del PRI, la representación territorial, sectores, organizaciones y algo muy novedoso que nuestros estatutos ahora toman en cuenta, que es el 30 por ciento de mujeres y hombres, jóvenes, menores de 35 años”.La renovación de los cuadros del PRI puntualiza que de cada 100 integrantes de los consejos municipales, que a su vez son en promedio compuestos por entre 150 y 250 priistas, dependiendo del tamaño del municipio, mitad mujeres y mitad hombres, de los cuales el 30 por ciento deben ser jóvenes.

La apertura para las nuevas generaciones dentro del PRI, señalan algunos, llegó tarde y aún más en Michoacán, donde tras dos periodos de gobiernos perredistas el PRI regresó al gobierno estatal encabezado por los dos personajes más emblemáticos del PRI en la entidad: Fausto Vallejo Figueroa y Jesús Reyna García, Silva Tejeda lo explica:

“Michoacán duró sin renovar Consejo Político Estatal ocho años y dirigencia estatal, diez años, por lo tanto, hasta hoy esta dirigencia que encabezo junto con Rosy Miranda, después de prácticamente nueve años justamente, no habíamos electo de manera estatutaria y jurídica un presidente y secretaria general”.

Entre interinos y encargados nombrados desde su órgano federal, agrega Tejeda, el PRI replicó las mismas formas verticales en los municipios, nivel en el que algunos comités llegaron a durar entre doce y hasta quince años. “Estamos en esa tarea que para nosotros es vital”.

La razón que comparte Silva Tejeda remite a la característica verticalidad del PRI. “Seguramente porque las condiciones políticas no lo permitieron, quienes estuvieron de responsables a nivel nacional y a nivel estatal consideraron que no era algo que viniera a contribuir para darle movimiento y vida al partido”.

Víctor Silva Tejeda, señala resultados positivos y alentadores al concluir la renovación de los consejos políticos municipales.
Víctor Silva Tejeda, señala resultados positivos y alentadores al concluir la renovación de los consejos políticos municipales.
(Foto: Especial)

Democracia conveniente



La verticalidad priista eliminó del imaginario de sus militantes la posibilidad de elegir no sólo a sus dirigentes, sino también a sus candidatos, tema que hoy mantiene abierta una disputa que se decidirá dentro de la Asamblea Nacional, el 12 de agosto.

Víctor Silva, también diputado federal, pronostica que la elección de los candidatos priistas para 2018 quedará en manos de la militancia. “Hoy (los priistas) están eligiendo a sus dirigencias, mañana van a elegir a sus candidatos. Para el próximo proceso electoral no va a decidir la dirigencia estatal quiénes van a ser candidatas o candidatos en los municipios, quienes van a integrar las listas de regidoras y regidores, los van a elegir en los consejos políticos municipales. Ese fue un compromiso que nosotros hicimos y que únicamente se trata de respetar los estatutos”.

–¿No se respetaban antes?
“Bueno, más que respetarlos, no había el convencimiento de que la militancia pudiera tener la posibilidad de decidir.

“Nosotros creemos que hay tiempos para todo y esa es la facultad que tienen los partidos políticos de apegarse a una autodeterminación democrática real o crear esquemas que te permitan simular, pero que finalmente no estás creando una base de fuerza política. Ha habido tiempos en que el PRI ha sido hegemónico durante muchos años y no importaba que las decisiones fueran verticales, pero hoy sí importa, y tan importa, que requerimos que en esta próxima elección de 2018 la fuerza del PRI emane de los municipios”.

En busca de un candidato presidencial



Con la llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República y el regreso del PRI a Los Piños muchos pensaron que había regresado la disciplina y el régimen absoluto que por muchos años gobernó el país. Con esto también se pensó que el “gran elector”, el presidente de la República, había vuelto.

Hace seis años el PRI contó con un precandidato casi único que logró muchos meses antes una popularidad dentro del priismo capaz de “jalar” a candidatas y candidatos, incluso sin arraigo en el PRI: Enrique Peña Nieto, quien en contraste hoy es el presidente con la peor aceptación social en toda la historia de México, lo que para la elección en puerta dificulta al PRI encontrar un candidato que pueda revertir la catastrófica caída electoral de este partido, registrada en las últimas elecciones y pronosticada por todas las encuestas para 2018.

Aunque las encuestas no son el cómputo de los votos sino fotografías del momento, casi siempre reflejan un dato sin equívoco: a los dos punteros de la elección en cuestión, y en la carrera por 2018 el priista mejor posicionado, Miguel Ángel Osorio Chong, dentro de las preferencias electorales que las encuestas se han medido se encuentra muy por atrás del primer lugar, cayendo hasta la tercera posición entre ocho y diez puntos por debajo del puntero de las encuestas, López Obrador.

El PRI tiene que prepararse para tener una elección desde la base misma del partido, insiste el presidente estatal, quien fuera coordinador en Michoacán de la campaña del hoy presidente Peña.

Para que eso resulte, puntualiza Silva Tejeda, debe dejarse la potestad de la elección del candidato a la militancia e incluso advierte que si esto no sucede (pese a la disciplina o institucionalidad del PRI), la militancia no trabajará por candidatos impuestos desde el estado o su órgano federal, porque simplemente no los sentirán suyos.

En la asamblea nacional del PRI, a realizarse durante la primera quincena de agosto, se decidirá el método para elegir a su candidato presidencial. “Se tomará una decisión en torno al método y la forma que legal y estatutariamente el partido, pueda darle la mayor ventaja y el mayor resultado como partido político; que cohesione más, que garantice la unidad”.

La elección del candidato presidencial del PRI, sin ser designado, será por el voto de los mil 300 militantes que conforman el Consejo Político Nacional, más 17 mil militantes que acudirán como parte del Consejo Político Ampliado.

Corrupción, la etiqueta a vencer



Víctor Silva Tejeda no evade la corrupción lacerante para el país, que recae, al menos en el imaginario del electorado, principalmente en las siglas del PRI. “Tenemos un reto y el reto tiene que ver con convencer a los ciudadanos de que el PRI puede seguir siendo la mejor opción para la Presidencia de la República, sobre todo porque hay un esquema donde ha habido poca información, lamentablemente, de los logros que ha obtenido el presidente Peña”, dice el dirigente.

Los logros de Peña, señala Tejeda, son una gran inversión en obra pública, crear empleos para más de tres millones de mexicanos, un gran apoyo sobre todo para Michoacán, que se reflejan, agrega, en el cumplimiento del 88 por ciento de los compromisos firmados ante notario del presidente para con el estado.

Los efectos negativos de la corrupción observada en varios de los gobiernos estatales priistas, considera Víctor Silva, “va a tener un efecto que va a ser digerido por la ciudadanía por la respuesta que está dando el gobierno”.

En contraste con los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, señala Silva Tejeda, “están en la cárcel los gobernadores priistas que han cometido ilícitos”.

–Pero el dinero no ha regresado.
“Pero tendrá que regresar”.

–Y si no ha regresado antes del día de la elección, no podría aplaudírsele al PRI.
“Yo creo que ese es un punto de vista muy personal y mi punto de vista es que sí habrá gente que lo aplauda”.

Para la coordinadora de los diputados locales del PRI y presidenta de la Junta de Coordinación Política, Adriana Hernández Íñiguez, los resultados del Estado de México y Coahuila dan al PRI una señal de que la población sí puede tener una esperanza en el PRI.

La competencia, señala la legisladora, es lo que impulsa a que los partidos políticos impulsen mejores candidatos y los partidos son medidos por sus siglas y no por las personas. “Las personas son las que empañan luego el trabajo, la fortaleza o el trabajo de una institución, y es ahorita el momento de impulsar personas confiables, personas serias, personas responsables que quieran a su estado o al país para salir adelante”.

El PRI, concuerda con el dirigente de su partido, enfrenta los actos de corrupción cometidos por la clase política, en particular de su partido, para enfrentar la elección de 2018.

Para la presidenta de la Junta de Coordinación Política, Adriana Hernández Íñiguez, los resultados del Estado de México y Coahuila dan al PRI una señal de que la población sí puede tener una esperanza en el PRI
Para la presidenta de la Junta de Coordinación Política, Adriana Hernández Íñiguez, los resultados del Estado de México y Coahuila dan al PRI una señal de que la población sí puede tener una esperanza en el PRI
(Foto: Cambio de Michoacán)


Correlación de fuerzas



–¿Quién es hoy Fausto Vallejo Figueroa en el PRI?
“Creo que es un cuadro importante, cuatro veces presidente municipal de Morelia, ex gobernador que aportó muchas cosas buenas para la ciudadanía y para el estado y al servir al estado y a la gente, sirvió al PRI.

“Él seguirá impulsando temas de aportación electoral o social a través de sus proyectos que tenga y yo no desdeño ni descalifico a nadie que ha servido a la gente”.

–¿Cuál es su peso político dentro del PRI?
“No lo sé a ciencia cierta, por el tiempo, no es lo mismo cuando fue presiente municipal, sobre todo en su segunda vez, que ahorita, creo que hay desgastes naturales, pero sí creo que debe tener todavía para dar su aportación al partido”.

–¿Quién es Jesús Reyna García dentro del PRI?
“Creo que es una persona que a lo largo de su vida demostró su amor por Michoacán, que no le tocaron momentos fáciles, que aún no han terminado y que sus abogados han estado trabajando, pero que sin duda y lo he escuchado de fuerzas políticas distintas a la nuestra, que aportó mucho para el estado de Michoacán”.

–¿Es un político con fuerza vigente?
“Sí, yo creo que sí”.

–¿Qué tanta influencia tiene dentro del PRI actualmente?
“No, yo creo que él de manera personal ya no es que influya o no, él tiene un proceso personal por el cual está trabajando e incuso creo que todos han decidido respetar el proceso y él está alejado del partido”.

Adriana Hernández ubicó únicamente tres fuerzas políticas importantes dentro de su partido: la corriente del senador Ascensión Orihuela Bárcenas, que sin poder señalar un bastión de fortaleza real cuenta con el apoyo de la actual administración federal del presidente Peña; la corriente de Fausto Vallejo y la de Reyna García que es encabezada hoy por Jesús Sierra Arias.