Escenarios

Presenta contrapeso performance sobre un futuro presente
Ernesto Hernández Doblas Lunes 17 de Julio de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- El futuro es hoy, aquí. El futuro es una máquina que ha sido puesta en funcionamiento desde un pasado del que los seres humanos apenas se dieron cuenta. El futuro se nos viene encima como una ola que nació de su espuma.

Otra característica de este grupo teatral, es abrirse a la experimentación y a la posibilidad de formar actores, lo cual hace, entre otras cosas
Otra característica de este grupo teatral, es abrirse a la experimentación y a la posibilidad de formar actores, lo cual hace, entre otras cosas
(Foto: Especial)

Desde el 16 de junio, la Asociación Teatral Contrapeso está presentando un performance de creación colectiva que tiene que ver en buena parte con los enunciados anteriores. La cita es en el Foro Eco, ubicado en Nicolás Bravo número 430, a las 20:00 horas, para la recepción, y a las 20:30 horas para la presentación, viernes y sábados, con una cooperación de 50 pesos, que contempla los descuentos acostumbrados.

En los programas de mano y la publicidad virtual están escritas las frases “Nadie se acuerda de ellos […] Ni nosotros […]”, las cuales comienzan ya el juego que ha sido característica de esta importante agrupación teatral moreliana; juego del texto e intertexto, juego de la experimentación y la memoria, juego del teatro y lo que va más allá o más acá del teatro.

En cuanto al performance que los viernes y sábados presentan, se trata de un collage de textos tanto de los integrantes de Contrapeso como de los teóricos y personajes de la actividad teatral que de algún modo han influenciado de manera importante a Roberto Briceño Figueras, filósofo y director de un grupo que ha marcado diferencias en la forma de ver y pensar el hecho escénico en nuestro estado.

Jerzy Grotowski, Tadeusz Kantor y Heiner Müller son quienes en buena parte nutren las acciones y el decir de los ocho actores que en el escenario despliegan sus esfuerzos para desarrollar lo que no es una historia, sino una serie de cuadros o relámpagos discursivos cuyos temas son principalmente tres: la situación del mundo en nuestros tiempos, la posibilidad de la destrucción humana a manos de lo humano y el hecho teatral y artístico como una de las posibilidades para que vuelva a ser posible lo digno de serlo.

Al inicio del performance las actuaciones de los actores van a cubrir la escena con movimientos de cyborg, ese futuro que ya no lo es porque la máquina y nosotros hace tiempo que ha celebrado sus nupcias, acrecentando cada día la promiscuidad entre ambos.

Imposible no remitirse a Mad Max, pero también a muchas de las películas que han inundado a la industria del cine con visiones apocalípticas o postapocalípticas del mundo. Hay que decir que una preocupación de Contrapeso ha sido desde siempre que el entrenamiento corporal de sus actores tenga el papel principal en su propuesta estética.

Un papel que busca acercar al ejecutante con sus máximas posibilidades de expresión desde el cuerpo. Eso puede verse, por ejemplo, cuando en este performance, hay una serie de diálogos que parecen más bien proclamas de los personajes que tampoco lo terminan siendo del todo, porque al no tratarse de una obra de teatro, la idea es que las ideas encarnen en lo que el espectador atestigua.

Otra característica de este grupo teatral, es abrirse a la experimentación y a la posibilidad de formar actores, lo cual hace, entre otras cosas, que muchas veces, sobre todo en los últimos años, no haya una agrupación consolidada, sino personas que ven en este grupo, la oportunidad de mirar y mirarse de cerca en un escenario.

Por ello algunos de los momentos de este ejercicio escénico muchas veces no terminan de concretarse en cuanto a contundencia expresiva. Resultando con ello una puesta en escena desigual en resultados. Sin embargo, el esfuerzo es patente y el mensaje es lanzado a la sensibilidad de los espectadores que salen de ahí con buen alimento para pensar la realidad que a veces de tan cercana, se escapa.