Municipios

Industria de la masa y la tortilla, en agonía; podrían desaparecer 360 mil empleos
» Se llevó a cabo en Uruapan asamblea nacional de este sector
Grecia Ponce Viernes 19 de Mayo de 2017
A- A A+

Lo anterior fue dado a conocer por el nuevo presidente de la Gran Alianza de Industriales de la Masa y la Tortilla de México, A. C., Juan Carlos Dávila Arteaga.
Lo anterior fue dado a conocer por el nuevo presidente de la Gran Alianza de Industriales de la Masa y la Tortilla de México, A. C., Juan Carlos Dávila Arteaga.
(Foto: Grecia Ponce)

Uruapan, Michoacán.- Podrían desaparecer 360 mil empleos porque la industria de la masa y la tortilla está en “agonía total”, desde el 2012, debido a que los consumidores están dejando de consumir el producto o porque lo adquieren fuera de los centros de producción en donde dan kilos incompletos y ofrecen baja calidad e higiene.

Lo anterior fue dado a conocer por el nuevo presidente de la Gran Alianza de Industriales de la Masa y la Tortilla de México, A. C., Juan Carlos Dávila Arteaga, quien rindió su protesta aquí en Uruapan, junto a delegados de 26 estados de la república que se reunieron en esta ciudad para analizar la problemática que vive el sector, pero también para plantear propuestas.

Luego de la ceremonia que se llevó a cabo en el marco de primera convención de esta agrupación, se instalaron mesas de trabajo en las que se analizaron las soluciones y la conveniencia de la certificación de los procesos de producción.

Dávila Arteaga llamó a buscar otros esquemas para recuperar el auge de los 90 mil establecimientos que integran esta agrupación y que generan en promedio 4 empleos directos, por cada uno de ellos.
Expuso que entre dichas estrategias está la certificación de los procesos, en la cual está trabajando y advirtió que “a diario se están cerrando tortillerías, cuando debemos generar empleos y no truncarlos. México es autosuficiente en la producción de maíz para consumo humano y eso depende de nuestros aliados que son los agricultores”.

Durante la ceremonia de toma de protesta de esta organización nacional, dijo que pretende tener la representación de toda la industria de México, por lo que llamó al sector a unirse para recuperar la preferencia de los consumidores.
Durante la ceremonia de toma de protesta de esta organización nacional, dijo que pretende tener la representación de toda la industria de México, por lo que llamó al sector a unirse para recuperar la preferencia de los consumidores.
(Foto: Guadalupe Hernández Elorza)

Llamó la atención acerca de que “la falta de certidumbre con respecto al precio del maíz, la proliferación de la venta de tortillas en tiendas de abarrotes, casa por casa, por cambaceo”, ha venido a perjudicar la industria.

Resaltó que la comercialización fuera de los centros de producción, “ha ocasionado que los consumidores no acudan a los negocios establecidos y por lo tanto el producto llega a las mesas de manera irregular en materia de sanidad e inocuidad, al desconocerse con que materias primas ha sido elaborada y ofertada en kilos de 800 gramos.

Durante la ceremonia de toma de protesta de esta organización nacional, dijo que pretende tener la representación de toda la industria de México, por lo que llamó al sector a unirse para recuperar la preferencia de los consumidores, mejorar las estructuras de costos, fortalecer los mercados regionales y el desarrollo de una nueva cultura enfocada a cumplir con los requisitos de calidad e inocuidad de este alimento tradicional en las mesas de los mexicanos.

El líder de la Alianza de Industriales de la Masa y la Tortilla de México, enfatizó que el objetivo central de este sector es garantizar la disponibilidad del producto a precios accesibles para toda la población y que mantengan la viabilidad de esta industria en su nivel real.

Juan Carlos Dávila Artega, dijo que la liberalización del mercado de la tortilla obliga a la recomposición entre los diferentes sectores de la industria con el campo, mediante el esquema de agricultura por contrato que los favorezca en la compra de maíz de manera directa al productor.

Expuso también que el sector se ha propuesto ser una industria limpia y sustentable, con menores requerimientos de agua, gas y energía eléctrica, disminución de desechos residuales a los drenajes, mayor higiene y mejores medidas para garantizar las condiciones sanitarias del producto.