Política

Presidente Municipal
Apatzingán carga con el ya falso estigma de violento: César Chávez
» En seguridad no estamos al 100 por ciento, sería una mentira decir que lo estamos, pero si hemos mejorado
Samuel Ponce Morales Miércoles 10 de Mayo de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- El alcalde de Apatzingán, César Chávez Garibay, quien antes de estar en la política estuvo en los primeros niveles del ámbito empresarial de la región de Tierra Caliente, de antemano percibe que la entrevista tendrá entre los temas trascendentales el de la inseguridad.

Sin embargo, responde en forma mesurada, sin aspavientos, y es que para él Apatzingán está estigmatizado como violento, cuando la situación ha cambiado en demasía, pero, acepta, la percepción más allá del municipio sigue siendo diferente.

Él, de origen empresarial, ha sido dirigente de los hombres de negocios de su región, y como miembro del PRI ha sido líder juvenil, consejero en diversos niveles, regidor y hasta diputado local, pero por lo pronto no quiere hablar de su futuro político, “por lo pronto…”.

César Chávez Garibay, de origen empresarial, ha sido dirigente de los hombres de negocios de su región.
César Chávez Garibay, de origen empresarial, ha sido dirigente de los hombres de negocios de su región.
(Foto: Cambio de Michoacán)

Sin permiso para mentir



“Lo he venido mencionado: en seguridad no estamos al 100 por ciento, sería una mentira decir que lo estamos, pero si hemos mejorado”.

A veces, resalta, suceden cosas en los municipios que colindamos y siempre suelen decir que fue en Apatzingán; “nos estigmatizan, nos crean historias que no nos sucedieron”.

Y, vuelve a acotar, “repito, no podemos negar cosas, seríamos ciegos para no ver, pero se ha cambiado, los gobiernos del estado y el federal han hecho un buen trabajo.

“Poco a poco se ha ido reconstruyendo el tejido social y eso es lo que ha venido ayudando al municipio”.

–¿Y cómo podemos medir exactamente que ha bajado la inseguridad, la violencia?

“Anteriormente la gente no salía a sus plazas públicas, había fines de semana solos, había calles solas, hoy se transitan masivamente, se respira distinto; además, la economía ha mejorado y hasta las recaudaciones de impuestos municipales aumentaron, van al alza y eso es otro termómetro.

“De nuevo, la gente comienza a hacer sus fiestas los fines de semana, los hoteles habían perdido clientela, llegan ya nuevamente agentes de ventas pues Apatzingán es una zona comercial, no propiamente turística.

De la inseguridad al alcoholismo



–Si ya no es tanto la seguridad, ¿cuál sería en estos momentos el problema mayor de Apatzingán?

“Todavía sufrimos las secuelas de la violencia que hubo, aún nos cuesta trabajo la integración social, desde casa también se ha perdido”.

En lo particular establece que un grave problema es el alcoholismo entre los jóvenes y hasta en los menores de edad. Por eso, indica, “en mi gobierno no se ha autorizado ninguna licencia de venta de bebidas alcohólicas”.

En ese sentido, convocó a las familias de Apatzingán a que estén pendientes de sus hijos: dónde andan, con quién se juntan, qué hacen, revisarles sus teléfonos, sus mochilas…

El arribo de oaxaqueños y guerrerense



–Parece que la falta de empleo está siendo latente y aun así, ¿cómo explicar el fenómeno de que hay oaxaqueños y guerrerenses en el corte de limón?

“Hay una contradicción entre que se dice que no hay empleo cuando se están trayendo trabajadores de otros estados. Lo cierto es que hay quienes tienen un gran nivel académico o han logrado una carrera y suelen ser un porcentaje elevado de desempleados.

Señala que sí hay colonias ya muy grandes con gente de otros estados, sobre todo oaxaqueños y guerrerenses que traen para el corte de limón; hay tiempos que a veces no alcanza la gente para esa actividad.

Entonces, resume el ex legislador local de extracción priista, trabajo sí hay, pero a lo mejor no hay para la gente que estudió o que su situación académica es distinta.

Lo simbólico de la escasez de tabique



–¿Y cómo van las inversiones?, ¿están regresando?

–Se empiezan a ver, tenemos mucha obra pública y en general las construcciones, incluso hace menos de un mes escaseó el tabique en Apatzingán. El municipio a veces no acabala ni albañiles, las inversiones de gobierno son muy fuertes…

“Hace poco se estableció un nuevo negocio de franquicia. La industria en Apatzingán sigue creciendo. Sí, sí ha habido cierres, pero hay más licencias municipales de apertura. Si se cierran cinco negocios se abren 20”.

El privilegiado Cenobio Moreno



Más adelante el alcalde habla de las Comunidades Modelo de Tierra Caliente impulsadas por el gobierno del estado a partir de que eran bastiones del crimen organizado, y de las cuales una está situada en su territorio municipal, Cenobio Moreno, y otra está próxima a implementarse, San Antonio La Labor.
Ahí, pondera, en Cenobio Moreno, donde se ha recuperado el tejido social, la inversión pública, tanto federal como estatal, ha sido tan fuerte que ya rebasa la que tiene el gobierno apatzinguense que dirige.

–¿Tanto así?

Sí, sí, sí, sí, y el gasto público en la comunidad, iniciado hace casi un año, no sólo ha sido en obra, sino en programas deportivos, culturales y sociales, entre otros, y claro, ha cambiado su imagen, lo cual es muy notorio al entrar a ella.

Pero, abunda, no sólo ya no es bastión social del crimen organizado, sitio que era imposible penetrar y que hoy en día está fuertemente vigilado por la Policía, sino que se lograron bajar notablemente índices de drogadicción y de alcoholismo, principalmente entre los jóvenes.

En cuanto a la comunidad San Antonio La Labor, que está agendada para convertirse, al igual que Cenobio Moreno, en Modelo, dice que actualmente presenta situación preocupante en cuanto al tejido social, por eso ya se tomó la determinación de contrarrestarla.

Para César Chávez sería imposible replicar las Comunidades Modelo en todo Apatzingán, en sus tenencias, en sus encargaturas del Orden o en sus colonias; “se debe implementar sólo en zonas particulares”.

Para que los gobiernos estatal y federal atiendan a Cenobio Morenos (la tenencia más grande y productiva del municipio), delineó el edil, presididos por el gobernador Silvano Aureoles Conejo los funcionarios acuden al lugar, al sol, salen de sus oficinas.

“Se dan cuenta de las necesidades y eso también hace que sean más sensibles a los problemas de cada lugar, no es lo mismo en oficina que estar en el campo, y ese esquema ha funcionado porque no es cualquier cosa que un funcionario público trabaje sábados y domingos.

Vivir en el pasado



El edil, en la cabina de Cambio en Línea, se muestra tranquilo luego de sostener una reunión desayuno con seis de los catorce periodistas integrantes del Grupo Morelos, en la cual respondió a una cascada de cuestionamientos.

En la entrevista con Cambio de Michoacán acepta lo complicado que es revertir la imagen de un Apatzingán violento por el no tan reciente pasado y porque cualquier circunstancia de inseguridad, de enfrentamientos armados y aparición de muertos que se suscita en otra parte de Tierra Caliente se adjudica a su municipio.

Y, ejemplifica “con algo medio raro, algo de lo común (sic): fuimos a comer hace mucho tiempo a un lugar donde hubo algo que no nos pareció, y pasaron seis, siete años y no llegamos porque pensamos que todo sigue igual”.

Entrevista en Cambio de Michoacán con el alcalde de Apatzingán, César Chávez Garibay